egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Variaciones sobre un tema de Oriana Fallaci

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maat



Cantidad de envíos : 10289
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Variaciones sobre un tema de Oriana Fallaci   Dom Mar 23, 2008 3:15 am

Oriana Fallaci,
autodenominada atea cristiana, fue periodista y cubrió las guerras de Vietman y
Líbano., realizó entrevistas a decenas de personajes famosos.

Tomas G. Muñoz

23 de marzo de 2008


En 1998, ante
el pleno de la ONU, el entonces presidente iraní Muhammad Jatami propuso su
Diálogo de Civilizaciones, que prontamente los imams del patio desautorizaron
(eventualmente, le costó el retiro de la política en 2005). En 2004, con su
peculiar capacidad de copiar las ideas ajenas, el presidente español Rodríguez
Zapatero introdujo su Alianza de Civilizaciones ante, también, la Asamblea
General de la ONU, en la que presenta una no bien definida alianza entre
Occidente y el mundo musulmán, para combatir el terrorismo islámico por la vía
del diálogo pacífico.

Esa es la Alianza que pasa por alto la Declaración
de los Derechos Humanos en el Islam (El Cairo, Agosto de 1990), cuyo Artículo 10
dice: "El Islam es la religión de la naturaleza incorrupta. Está prohibido
ejercer cualquier forma de coacción sobre las personas o aprovechar su pobreza o
ignorancia para empujarlas a convertirse a otra religión o al ateísmo." Esto
contradice meridianamente a la Declaración Universal de los Derechos Humanos
(Nueva York, Diciembre de 1948), Artículo 18: "Toda persona tiene derecho a la
libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la
libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de
manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en
público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la
observancia." Así pues, el Sr. Rodríguez Zapatero propugna la alianza con una
civilización que hasta le niega su derecho a ser agnóstico, como lo
es.

Recientemente, la Alianza ha tenido su primera reunión, en Madrid,
patrocinada por Turquía y España —que, a contrapelo del pensar de los
principales miembros de la Unión Europea aboga por una pronta entrada de Turquía
en el grupo. Fue un fracaso: poca gente relevante asistió, y sus aburridas
ponencias se centraron en ataques a los sospechosos usuales —Estados Unidos,
Israel, la guerra en Iraq… Mientras tanto, Turquía, a través de su primer
ministro, bravuconeó que "los obstáculos que su país pueda encontrar en su
camino de adhesión a la Unión Europea serán también obstáculos para la paz."
¡Menudos aspirantes! Pero, la razón real del chasco radica en el propósito de la
conferencia: dialogar ¿con quién? ¿con bin Laden y sus seguidores? Sería
altamente infructuoso, porque ellos van por el camino de la Yihad, la
recuperación de al-Andalus, y la derrota de la civilización occidental. Si, como
dice Sayyid Qutb (descrito más adelante), "El género humano sólo merece la moral
y los valores del Islam, las enseñanzas y salvaguardas del Islam, y de esta
inmutable y verdadera medida del progreso humano, el Islam es la verdadera
civilización, y la sociedad islámica es verdadera civilización," ¿cómo se puede
dialogar con gente que piensa así? Y una aproximación a los islámicos moderados
sería igualmente infructuosa, porque al deslindarse de los radicales, aquéllos
no tienen condiciones de rectificar la ruta del terrorismo.

LOS
NEOPROFETAS

"El éxito tiene muchos padres, el fracaso es huérfano," dice
el adagio. Después del desgraciado suceso del S-11, los neoprofetas han
proliferado como topillos en los campos de Castilla, producto de la feraz
narrativa de los escribidores, ora eruditos occidentales o islámicos, ora
catetos del Oriente Medio —impresa o en Internet, que tiende a albergar a este
segundo grupo. A todos debemos el haber traído a la luz a no pocos psicópatas.
De éstos, dos han tenido una decisiva influencia aún décadas antes del 11-S
—Sayyid Qutb y Mustafá ben Abd al-Qadir Setmariam Nasar: ello no quiere decir
que a tal enjambre le falten elementos: figuran con honores Imad Mughniya, "el
más eficiente y esquivo terrorista internacional"; Muqtada al-Sadr, "el clérigo
que limpia las calles de islámicos suni;" Sheik Abd al-Qadir bin Abd-al-Aziz,
"cuyos escritos son lectura obligada en el currículo yihadista… Como veremos
después, junto a las principales organizaciones (Al-Qaeda, Hamas, Al-Fatah y
Hizbollah) hay espacio para freelancers. Formada en los años ´80, Al Qaeda tiene
sus raíces en la Sociedad de los Hermanos Musul-manes (Egipto, 1928),
organización político-fundamentalista a la que han pertenecido todos los
terroristas conocidos —vivos o muertos, intelectuales o activistas, que en estos
80 años ya contabilizan varios magnicidios o tentativas de magnicidio. El líder
intelectual de la Sociedad, un filósofo pan-islamista, Sayyid Qutb (1906-1966),
escribió una decena de libros sobre temas islámicos, algunos traducidos al
inglés: Milestones; In the shade of the Qur´an; Social Justice in Islam e Islam,
the religion of the future.

En 1952, la revolución pan-arábica de
Muhammed Naguib y Gamal Abdel Nasser envió al exilio a Faruq I, el calavera y
tragaldabas rey de Egipto. Pronto Nasser echó a Naguib, se alió a la URSS y
fundó, junto con Siria, la fugaz República Árabe Unida. Este proceder
desilusionó a la Sociedad y a Qutb, que duramente critican al régimen y a
Nasser: él ha roto el sueño de una teocracia pan-arábica y pan-islamista bajo la
shari´ah, máxime por los escarceos del antiguo coronel con el socialismo
soviético, anatema en el Islam fundamentalista de Qutb. Éste cae preso en 1954,
es excarcelado brevemente durante tres meses, pero cuando posteriormente se
produce un atentado a la vida de Nasser, el régimen culpa a Qutb como autor
intelectual. El filósofo es juzgado y condenado a la horca en 1966. Saturno
devora a sus hijos.

Aún en la cárcel, Qubt escribe Milestones, basado en
temas de escritos anteriores. Muchas veces citado durante el juicio a Qubt, esta
obra exuda resentimiento, intolerancia, todo el pensar abyecto del que es capaz
un ser humano. Se dice que la publicidad que recibió −especialmente después de
la soga− ha hecho del libro el vademécum de los muyahidin. Es lógico, por tanto,
atribuir a Sayyid Qutb una de las autorías intelectuales de Al Qaeda, su yihad
particular y el fanatismo de sus seguidores.

El otro neoprofeta había
aparecido a finales de los ´80: el sirio pelirrojo Mustafá Setmariam, (n. 1958),
estudiante de ingeniería mecánica en la Universidad de Alepo. En 1980, desde los
Guerrilleros de Vanguardia (otro vástago de la Sociedad) lucha contra el
laicista, pan-arábigo y temible Baath sirio. Descubierto, huye e inicia un largo
periplo que lo lleva a Jordania, Francia y España, donde se establece —ahora
maduro yihadista— y en 1987 se casa con una madrileña de familia otrora
anti-franquista. El matrimonio le depara la nacionalidad española y el rechazo
de sus suegros por la conversión su mujer al islamismo. Entonces, adopta su
nombre de guerra, Abu Musab al-Suri, o también El Español o El Rubio. De España,
parte a liberar Afganistán de la ocupación soviética. Incansable, emigra a
Londres, desde donde propaga el mensaje anti-americano de Al Qaeda y concierta
entrevistas de la prensa occidental con Osama bin Laden. Vuelve a Afganistán en
1997 como asesor del gobierno talibán, es arrestado en Pakistán en 2005, y se
cree que en algún lugar —¿Guantánamo?— es prisionero de los Estados Unidos. Los
servicios estadounidenses de inteligencia lo llaman "el mayor teórico de la
yihad en nuestros días."

De su lado intelectual, ha escrito (en árabe)
Llamado global islámico a la resistencia, mamotreto de 1,604 páginas hasta ahora
no disponible totalmente en otras lenguas: es una estrategia militar para Al
Qaeda que él llama "sistema, no organización," de estructura plana e inconexa,
disponible a todos en toda parte —lo que la hace prácticamente invulnerable a un
ataque frontal o global primeramente porque hay muchas Al Qaeda que persiguen el
mismo fin, sólo aglutinados por "metas y doctrinas comunes, y programas de
auto-educación." Así, por ejemplo, si siete o diez fanáticos se montan un combo
en cualquier lugar del planeta, no existe manera lógica o fácil de detectarlo o
de prevenir un atentado. Lo que nos lleva a una faceta que la Fallaci apenas
toca en sus libros: Iberoamérica.

NUESTRA AMÉRICA

Mucho antes del
11 de septiembre de 2001, y los atentados subsecuentes, Trinidad & Tobago y
Argentina habían amargamente saboreado el terror islámico:

En Julio de
1990, Yamaat al Muslimeen (organización radical de musulmanes negros) hizo
explotar un coche-bomba frente al Parlamento de Port-of-Spain (capital de
Trinidad & Tobago), con la intención de dar un golpe de estado. Los
terroristas secuestraron al Primer Ministro Robinson y su gabinete, y se
entregaron después de negociaciones con el gobierno y la intervención de los
embajadores de Estados Unidos, el Reino Unido y otros países del
Caribe.

En Marzo de 1992, una furgoneta-bomba conducida por un suicida se
estrelló contra el edificio de la Embajada de Israel en Buenos Aires —el primer
ataque terrorista en Suramérica y Argentina, donde reside la más grande
comunidad judía en Iberoamérica, y la quinta del mundo. El saldo fue de 29
muertos y 242 heridos, entre israelíes y argentinos. Se supone que los autores
del ataque habían ingresado al país a través de la región llamada Triple
Frontera, donde convergen los límites de Argentina, Brasil y Paraguay. Aunque se
desconocen los pormenores, se atribuye el atentado al líder de Hizbullah Imad
Mughniya, ya descrito anteriormente.

En julio de 1994, la Asociación
Mutual Israelita Argentina recibió el mayor ataque terrorista jamás llevado a
cabo en Argentina, y también el mayor contra judíos desde el Holocausto. De esta
vez resultaron 87 muertos y 103 heridos. Atribuido a Hizbollah y la República
Islámica de Irán, el atentado permanece aún encubierto gracias —se dice— a la
intervención del Presidente Menem, un islámico converso.

Aunque desde
1994, el terrorismo islámico no se ha hecho presente en Iberoamérica, la
venezolana Isla Margarita y la Triple Frontera son focos de actividades como
mínimo ilícitas (drogas, lavado de dinero, contrabando).

En Margarita
viven alrededor de 4,000 inmigrantes árabes —palestinos, árabes y libaneses, que
se reúnen en la mezquita de la Isla. Aunque éstos son menos del 2% de la
población total de Margarita, se ha dicho que dan claros indicios de apoyo a
actividades terroristas, dado que sus acaudaladas economías les permiten influir
en el día-a-día de la Isla. Por ejemplo, la televisión por cable local transmite
a Al-Yazira y otros canales de Siria y Líbano. Al investigar estos trajines, las
autoridades venezolanas alegan que no han encontrado nexos con los fanáticos.
Qué más se puede creer de un gobierno cuyo presidente mantiene estrechos lazos
con la cúpula iraní, al punto que, desde el año pasado dos vuelos semanales de
la venezolana Conviasa unen Caracas a Tehran y Damasco.

Desde los días de
Stroessner, la zona de la Triple Frontera ha gozado de una reputación de oeste
salvaje, especialmente en el lado paraguayo. Sus selvas y montañas, su clima de
todo vale, la hacen el edén del contrabando, la trata de blancas, la piratería
de CD y otros productos de marca, el procesamiento de coca, y el lavado de
dinero, que deben haber costeado el terrorismo en otros lugares [me comentaba un
misionero destacado en el área que "aquello tenía más en común con Rabat, El
Cairo o Beirut que con su enclave suramericano."]. Aunque es difícil establecer
la implicación de la militancia fanática, o la existencia de campos de
entrenamiento, desde el atentado a la Embajada israelí en Buenos Aires hay
sospechas de que aquí sucede algo, tal vez enclaves de grupos como Al-Qaeda u
otros. Ante esto, las autoridades se hacen la vista gorda: el hurgar demasiado
provocaría un indeseable atentado.

Con todo esto, la realidad es que hay
alrededor de un millón de musulmanes practicantes en 19 países de Iberoamérica y
el Caribe, presentes en 12 mezquitas y 25 centros islámicos. Establecida
principalmente en los últimos 25 años, la avanzada islámica se dedica a propagar
la fe, y —quién sabe— a reclutar yihadistas. La imbecilidad o la corrupción de
muchos gobiernos de la zona han generado pobreza e ignorancia, y por ende
abonado el terreno para el enganche de nuevos conversos. La suerte está echada.


NOSOTROS, ¿QUÉ HACEMOS?

La prensa y los políticos, tanto
liberales tontos como izquierdistas progres— se han envuelto en el ritornello
que la comunidad musulmana aboga por la paz y el entendimiento con otras
culturas o creencias, por tanto, no constituye un real peligro hacia nuestra
civilización. Esto era cierto, si pasamos por alto las fanfarronerías,
invasiones y matanzas de los radicales durante siglos. Pero, el 11-S destapó una
caja de Pandora que probablemente estaba entreabierta desde los primeros tiempos
de la Sociedad.

Volvamos a Allan Watts. Si el problema del terrorismo
islámico tiene solución, basta entenderlo para resolverlo. Parecería que los
avatares de la historia apuntan a su extinción: si cayeron Roma, Al-Ándalus,
Bizancio, Britannia, el derecho divino de reyes, el fascismo, el comunismo
(soviético al menos), el falangismo, las Brigadas Rojas, y muchos otros que
harían una lista interminable, al menos podemos consolarnos de que el fanatismo
musulmán tendrá fin. Sólo que no sabemos ni cómo ni cuándo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10289
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Variaciones sobre un tema de Oriana Fallaci   Dom Mar 23, 2008 3:16 am

Conocemos que las autoridades estadounidenses y algunas europeas han tenido
éxito en contener los atentados en sus países, lo que no se aplica a la
capacidad preventiva de las iberoamericanas, norafricanas o asiáticas, aunque al
menos desde Londres, la ira islámica ahora se vuelca entre los propios
musulmanes. Al tiempo, Iraq continúa envuelta en una interminable guerra en pro
de una democracia que no se manifiesta, mientras que un experimento en Basora
(segunda ciudad y eje comercial del país) ha producido alarmantes niveles de
violencia civil después de la remoción de las tropas británicas, y entrega del
gobierno a las autoridades locales. Y el inacabable diferendo entre Palestina e
Israel, los escarceos nucleares en Irán, y la falta de un rumbo claro en
Afganistán y Pakistán, llevan al interrogante de si entendemos el problema.


En su propuesta, parecería que el filósofo Watts hizo un alto a medio
camino. Al Nosotros, ¿qué hacemos? debe añadirse, Ellos, ¿qué hacen? Porque es
de todos el problema que no entendemos ni resolvemos y que no entienden ni
resuelven.

http://www.eldiarioexterior.com/noticia.asp?idarticulo=19525
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Variaciones sobre un tema de Oriana Fallaci
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mas sobre el tema Maya
» Carta abierta de Denise Dresser a Joaquín Vargas sobre el tema Aristegui
» LIBRO INTERESANTE SOBRE LA AUTOESTIMA, LO Q NO TENEMOS LOS FS
» Estelas en el aire, palabras sobre el mar: Wenamón y ...
» El corte de la madera: informaciones varias y teoría sobre el tema

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: