egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Divina, científica y terrenal: la meteorología

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maat



Cantidad de envíos : 10289
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Divina, científica y terrenal: la meteorología   Dom Abr 13, 2008 1:12 am

La preocupación por la predicción del tiempo se arrastra desde la vida prehistórica en la que la actividad dependía de los devaneos del tiempo. La observación de los cambios cíclicos de aspectos naturales tenía una componente meteorológica.
Egipto sufría inundaciones periódicas anunciadas por la aparición de la constelación del Can (de ahí canícula) visible con la estrella Sirio. La relación entre fenómenos y tipos de tiempo se concretó desde Egipto hasta China, pasando por las cuencas del Tigris y el Eufrates. Aspecto del cielo, vientos, aparición de aves etc, sirvieron para construir aforismos, no exentos de cierta componente mitológica.

Babilonios y chinos establecieron calendarios agrícolas, basados en ciclos meteorológicos. Las observaciones correspondían a actuaciones de los poderes divinos y no se concebía interpretarlos debidos a causas naturales. Zeus dominaba el aire ya en el siglo IX a. C. en los relatos de Homero. Aristóteles (348 y 322 a.C), nos legó su Meteorológica, donde hay una aproximación científica a la interpretación de los procesos meteorológicos, usando elementos objetivos. En el mundo romano se mantuvo el interés por la meteorología y Plinio y Ptolomeo recopilaron el saber natural y sus legados tuvieron vigencia hasta la Edad Media. El Islam recogió el saber grecorromano y lo potenció en los siglos VIII y IX la idea de la relación entre la meteorología y los movimientos de los cuerpos celestes. Estrellas y planetas y sus movimientos y conjunciones pasaron a ser la referencia básica de la predicción Las denominadas “cartas toledanas” anunciaban presagios y desastres a partir de elementos como conjunción de planetas. La época oscura supuso un retraso imperdonable del avance científico al incorporar la iglesia romana estos elementos como autoridad meteorológica. Llegó a formar parte de la actividad de científicos, tan notables como Kepler y Brahe, en una especie de astrometeorología que concurría con la astrología en la predicción. No obstante, habían voces, como la de Oresme, que confiaban en el descubrimiento de reglas exactas que permitirían predecir el tiempo con fundamento.

El meteorólogo inglés Merle es el autor del primer registro sistemático conocido (1337 a 1344). En el siglo XV se editaban panfletos denominados “prognóstica” que incluían la predicción del tiempo, según la astrología. Los fiascos fueron numerosos cuando alcanzaron gran difusión. La Luna no escapó como causa del comportamiento atmosférico. Lamarck, que formuló una de las primeras teorías de la evolución biológica, a quien se debe el término Biología, publicó un anuario meteorológico desde 1800 a 1811 basándose en datos lunares. En el siglo XIX, no faltaron propuestas de atribución del comportamiento meteorológico a objetos, como lunas, invisibles, girando en torno a la Tierra.

Pero se estaba dando un movimiento científico subterráneo. Leonardo da Vinci como precursor, Copérnico con su teoría heliocéntrica, Galileo con los instrumentos de observación y Torricelli con el barómetro, junto a los postulados del método científico de Bacon y Descartes, formaban un cuadro donde era posible predecir el tiempo, entre otras cosas, de otro modo. Registros de presión, temperatura, humedad, dirección del viento y estado del cielo, dieron paso a la predicción de tormentas en 1660 al observar Otto von Guerike en Prusia, la caída de presión en el barómetro. Derham y Hadley en Londres, repararon que los cambios de presión no se daban en varios lugares a la vez. Bordan estableció la relación de la propagación de los cambios de presión con el viento. Franklin en 1743 identificó los desplazamientos de tormentas, vientos y lluvias. Lavoisier pensó implantar una red mundial de estaciones de observación para predecir el tiempo con uno o dos días de anticipación, pero la transmisión de datos nunca fue suficiente para ser útil. De forma individual, en el marco de sociedades científicas y en los diarios de navegación se recogieron los datos.

Morse aportó la idea de telégrafo y en 1840 las comunicaciones eran rápidas y aplicables a la meteorología. Mapas, tabulaciones y estudios sinópticos de los sistemas meteorológicos. Le Verrier en el observatorio de París, empleó las isobaras y publicó pronósticos desde 1863. El noruego Bjerkness logró en Bergen una análisis de los mapas meteorológicos sinópticos en los que plasmó áreas amplias identificando un ciclo vital que describe la evolución de los sistemas frontales desde su inicio hasta su desaparición, prediciendo la actividad ciclónica. Las propiedades térmicas y las condiciones de humedad pasaron a ser relevantes en la propuesta de Bergeron en la Escuela de Bergen. La atmósfera se comporta como una gigantesca máquina térmica. Globos sonda, radiosondas, satélites y una amplia red de estaciones permiten confeccionar mapas de los niveles superiores de la atmósfera.

el farodecartagena
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Divina, científica y terrenal: la meteorología
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» PREDICCIÓN CIENTÍFICA DE SISMOS (TERREMOTOS Y TSUNAMI)
» Explicación Científica de las 10 plagas de Egipto
» La Comunidad Científica reconoce que las ballenas y delfines son "personas no humanas"
» PREDICCIÓN CIENTÍFICA DE SISMOS (TERREMOTOS Y TSUNAMI)
» PREDICCIÓN CIENTÍFICA DE SISMOS

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: