egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec

Ir abajo 
AutorMensaje
Semíramis
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 53586
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec   Jue Jul 12, 2018 11:58 pm

Élisée Reclus


Ir a la navegación
Ir a la búsqueda
Élisée Reclus

Élisée Reclus fotografiado por Nadar (c. 1900)
Información personal
Nombre de nacimiento
Jacques Élisée Reclus
Nacimiento
15 de marzo de 1830
Francia, Sainte Foy la Grande
Fallecimiento
4 de julio de 1905, 75 años
Bélgica, Torhout
Nacionalidad
Francesa
Lengua materna
Francés
Familia
Padre
Jacques Reclus
Educación
Educado en
Faculté de théologie protestante de Montauban (fr) (Teología; 1848–1849)
Alumno de
Carl Ritter
Información profesional
Ocupación
Geógrafo
Empleador
université nouvelle de Bruxelles (fr)
Rama militar
Garde nationale
Participó en
Sitio de París
Miembro de
Academia de Ciencias de Hungría
Federación del Jura
Gran Oriente de Francia (desde 1858)
Sociedad de Geografía de París (desde 1858)
Primera Internacional (desde 1864)
Distinciones
Gold Medal (1894)
[editar datos en Wikidata]
Jacques Élisée Reclus, más conocido como Élisée Reclus (Sainte Foy la Grande, Gironda, Francia, 15 de marzo de 1830 - Torhout, Bélgica, 4 de julio de 1905), también conocido como Eliseo Reclus en los países de lengua española, fue un geógrafo francés, miembro anarquista de la Primera Internacional, creador de la Geografía social. Sus innumerables trabajos sobre geografía humana y geografía económica están entre los mejor elaborados en la historia de estas ciencias.
Índice [ocultar]
1
Biografía
2
Obras
3
Traducidas
4
Bibliografía
4.1
Artículos
5
Enlaces externos
6
Véase también
Biografía[editar]
Segundo de una familia de catorce hijos de un pastor protestante, cuya madre descendía en línea directa de Enrique I de Inglaterra. Los hermanos de Elisée alcanzaron también gran notoriedad: Elías, el mayor, mitólogo y etnólogo, profesor de religiones comparadas en la Universidad Nueva de Bruselas; Onésimo, geógrafo experto en África; Pablo, notable cirujano, profesor de la Facultad de Medicina de París, Armando, oficial de la Marina francesa, explorador de la zona del Darién y uno de los padres del proyecto del Canal de Panamá.
En 1842, cuando Elisée tenía doce años, abandonó la casa paterna con su hermano mayor Elías para ganarse el pan y conocer el mundo, dirigiéndose a Alemania, donde encontraron en Nemwied (provincias renanas) un puesto en el colegio dirigido por los hermanos moravos. La estadía en ese establecimiento, más bien lánguida, les permite familiarizarse con el alemán y otros idiomas. Los Reclus conocen en ese internado al futuro novelista británico George Meredith. Cuando Elisée regresa a Francia en 1847, se matricula, por indicación de su padre, en la Facultad de Teología de Montauban. En 1848 estalla la revolución en París, acontecimiento que cambia la orientación intelectual de Elisée, que a sus lecturas habituales añade ahora las de Henri de Saint-Simon, Charles Fourier, Augusto Comte. Elías y Elisée se escapan del colegio con otros compañeros, recorriendo las provincias francesas del Mediterráneo, donde se mezclan en agitaciones populares de un marcado carácter socialista. Entonces el padre, que no pierde las esperanzas de contar con otro pastor en la familia, decide enviar a Elisée a estudiar teología a la Universidad de Berlín. Pero ya es tarde. Ha de resignarse a la evidencia de la transformación de su hijo, que desdeña ahora la teología. Elisée cambia las Escrituras por las clases de Carl Ritter, catedrático de geografía de la Universidad de Berlín, autor de "La geografía en sus relaciones con la naturaleza y la historia del hombre", obra inconclusa en diez tomos, publicada entre 1822 y 1859, uno de los trabajos fundamentales de la geografía comparada que, en cierta manera, sería complementado más tarde por la "Geografía universal" de 'Elisee Reclus, al incluir estudios de Europa, América y Oceanía.
En 1851 Elisée y Elías vuelven a Francia, a Orthez, a la casa paterna. En diciembre de ese año se produce el golpe de Estado de Luis Napoleón, presidente de la República, quien ocupa el trono imperial como Napoleón III. La muerte de la joven República suscita olas de protesta y un levantamiento armado en la capital y en las provincias. Mientras Víctor Hugo encabeza la insurrección en París, en Orthez, Elías y Elisée Reclus fracasan en su intento de tomarse el ayuntamiento. El gobierno ordena la deportación de los insurrectos. El 1 de enero de 1852, los dos abandonan Francia. Se instalan en Londres, donde aspiran a desempeñarse como maestros. No lo consiguen, y marchan a Irlanda donde subsisten como peones agrícolas.
A los 22 años, Elisée Reclus se embarca como ayudante de cocina del John Howell, velero de tres mástiles que zarpa de Valentía con destino a Nueva Orleans, donde consigue empleo de preceptor en casa de los Fortier, propietarios de extensas plantaciones. Entonces descubre la tragedia de la esclavitud. Su capacidad de análisis y su indignación compasiva le permiten escribir "La esclavitud en los Estados Unidos", serie de artículos publicados por la Revista de dos Mundos en 1860, cuando se inicia la guerra de Secesión. Impelido por su deseo de conocer nuevas tierras, recorre varios países de América Latina y en 1855 llega a la Nueva Granada. En 1867 se afilia a la Internacional de Trabajadores.
La casa de la calle Feuillantines Nº 71 en París, donde viven Elías, Elísée y Clarisse, su compañera, es centro de reunión semanal de anarquistas y emigrados rusos, polacos, españoles. En 1868 aparece el estudio de Elisée sobre los continentes, que constituye el primer volumen de "La Tierra", y luego sus libros "Historia de una arroyo" e "Historia de una montaña", ejemplos clásicos de geografía viviente. En Francia y en el extranjero, se afianza su fama como geógrafo. Clarisse, hija de senegalesa y de un capitán de la Marina Mercante de Sainte-Fay, muere el 28 de febrero de 1869.
La guerra Franco-Prusiana estalla en 1870 y Elisée, unido ahora a Fanny Lherminez, ingresa en la Guardia Nacional. Nadar y Reclus crean un servicio de correo postal con globos (con personas y palomas mensajeras a bordo), que tanto alivia el sitio de París. Después de la firma del armisticio con Prusia, con la capital aún sitiada, es proclamada La Comuna de París, lo que significa la guerra civil. Reclus aboga por la conciliación en un artículo escrito para El Grito del Pueblo, diario de Jules Vallés. En una salida de las tropas "federadas" (Guardia Nacional), a las cuales se había unido como voluntario, es hecho prisionero por las tropas de Versalles en la explanada de Châtillon.
Detenido, soporta meses de incertidumbre, hasta que el 15 de noviembre de 1871 es sometido a un consejo de guerra en Saint-Germain-en-Laye, que lo condena a deportación perpetua. Tanto en Brest como en Quelern, prisiones a las que es sucesivamente trasladado, hace gala de admirable entereza. Corrige en las mazmorras las pruebas del segundo volumen de "La Tierra" y organiza cursos de geografía e inglés para los presos que van a ser deportados a Nueva Caledonia. Elías, que durante La Comuna dirige la Biblioteca Nacional, luego de la derrota debe huir para salvar la vida.
Gracias a la intervención de algunos europeos notables pertenecientes al mundo de la ciencia y de las letras, la sentencia de deportación perpetua es conmutada por diez años de destierro. Entre ellos se encuentra Charles Darwin. Reclus permanece en Suiza desde 1872 hasta 1890. Fanny Lherminez muere en Lugano en 1874 y Elisée, que soporta mal la soledad, se une a la botánica y entomologista Ermance Trignant-Beaumont. Los de Suiza son años de intenso trabajo y en su nueva esposa encuentra una colaboradora invalorable. En 1872 firma con la casa Hachette un contrato para la redacción y publicación de la "Nueva geografía universal": 19 tomos de 800 a 900 páginas cada uno, mil grabados y cuatro mil mapas, obra que se editaría primero en fascículos de 16 páginas. Reclus emplea veinte años en concluirla. Por su trabajo recibe 600 francos mensuales, más dos céntimos por cada fascículo vendido.
En 1877, Reclus conoce a Pedro Kropotkin. El anarquista ruso era también geógrafo y sus trabajos científicos despiertan todavía hoy gran interés. Elisée Reclus muere en Thouront, Bélgica, el 4 de julio de 1905. Se había trasladado a ese país por invitación de la Universidad de Bruselas para dictar un curso de geografía. Diferencias insalvables con las directivas motivaron que el curso no se realizara allí sino en la Universidad Nueva (conocida también como Instituto de Altos Estudios y Universidad Libre), fundada por el propio Reclus y por Guillermo de Greet, para dictar en ella sus clases.
Obras[editar]
Guide du voyageur à Londres et aux environs (1860)
Voyage à la Sierra Nevada de Sainte Marthe. Paysages de la nature tropicale (1861)
Les Villes d’hiver de la Méditerranée et les Alpes maritimes(1864)
La terre, description des phénomènes de la vie du globe (1867-1868)
Histoire d'un ruisseau (1869)
Géographie Universelle (1875-1894)
La Peine de mort Ginebra, 1879
Histoire d’une montagne, (1880)
Évolution et révolution, (1880)
Unions libres (Chamerot, París)
L'Évolution, la révolution et l'idéal anarchique (1897)
L'Enseignement de la géographie. Globes, disques globulaires et reliefs (1901)
L'Homme et la Terre (1905-1908)
Antología
Du sentiment de la nature dans les sociétés modernes et autres textes, Éditions Premières Pierres, 2002 – ISBN 9782913534117
Traducidas[editar]
Novísima Geografía Universal (1906) en seis volúmenes, traducido por Vicente Blasco Ibáñez con la colaboración de Alberto Carsí. Editorial Prometeo Valencia.
Evolución, revolución y anarquía (2014), traducido por Javier Serrano Sánchez. Editorial Libros de Itaca. ISBN 978-84-942513-3-7
Viaje a la Sierra Nevada de Santa Marta (1992); prólogo de Alvaro Rodríguez Torres. (Voyage à la Sierra Nevada de Sainte Marthe. Paysages de la nature tropicale (1861))
El Hombre y la Tierra (1931) Editada en fascículos y también disponible en tomos encuadernados.
"El arroyo" (2001). Edita: Media Vaca (Valencia). Comentario de Nicolás Ortega.
Bibliografía[editar]
Joseph Ishill, Élisée and Élie Reclus, The Oriole Press, Berkeley Heights, New Jersey, USA, 1927
Cahiers Pensée et Action, Élisée Reclus, savant et anarchiste, Paris Bruxelles, 1956
Paul Reclus, Les frères Élie et Élisée Reclus, ou du Protestantisme à l'Anarchisme, Les Amis d'Elisée Reclus, Paris, 1964
Revue Hérodote n°2, Élisée Reclus, Géographe, Anarchiste, 1976
Revue Hérodote n°117, Élysée Reclus, 2005
Gary S. Dunbar, Élisée Reclus, Historian of Nature, Archon Books, Hamden, Connecticut, USA, 1978
Revue Hérodote n°22, Élisée Reclus, un géographe libertaire, 1981
Hélène Sarrazin, Élisée Reclus ou la passion du monde, Editions du Sextant, Paris, 2006
Marie Fleming, The Geography of Freedom, the Odyssey of Élisée Reclus, Black Roses Books, Montreal, New York, 1988
Joël Cornuault, Élisée Reclus, géographe et poète, fédérop, Église-Neuve d'Issac, 1995
Roger Gonot, Élisée Reclus, Prophète de l'idéal anarchiste, Covedi, 1996
Henriette Chardak, Élisée Reclus. L'homme qui aimait la Terre, Stock, 1997
Itinéraire n°14, Élisée Reclus, Chelles, 1998
Joël Cornuault, Élisée Reclus, étonnant géographe, Fanlac, Périgueux, 1999
Crestian Lamaison, Élisée Reclus, l'Orthésien qui écrivait la Terre, Orthez Cité du Livre, 2005
Joël Cornuault, Élisée Reclus et les Fleurs Sauvages, Librairie La Brèche, Bergerac, 2005
Joël Cornuault, Les Cahiers Élisée Reclus, Librairie La Brèche, Bergerac, 1996 - 2006
Ernesto Mächler Tobar (Introduction et choix de textes), Un nom confisqué: Elisée Reclus et sa vision des Amériques, Paris, Editions Indigo & Coté-Femmes, 2007.
Federico Ferretti, Il mondo senza la mappa: Elisée Reclus e i geografi anarchici, Milano, Zero in Condotta, 2007.
Christophe Brun, Élisée Reclus, une chronologie familiale, 1796-2015, 2e version, avril 2015, 440 p., illustrations, tableaux généalogiques, documents, [1], [2].
Artículos[editar]

Federico Ferretti, “Traduire Reclus : l’Italie écrite par Attilio Brunialti”, Cybergeo, revue européenne de géographie, (2009) http://www.cybergeo.eu/index22544.html
Federico Ferretti, "Europa y Occidente en la Nueva Geografia Universal de Eliseo Reclus” Germinal, Revista de Estudios Libertarios, 7 (2009), p. 27-54.
Federico Ferretti, “La Comuna de París y los orígenes del pensamiento anarquista: la experiencia de los hermanos Reclus”, Germinal, Revista de Estudios Libertarios, 8 (2009), p. 8-41.
Federico Ferretti, “Comment Élisée Reclus est devenu athée : un nouveau document biographique”, Cybergeo, revue européenne de géographie, (2010) http://cybergeo.revues.org/index22981.html
Philippe Pelletier, La "plus grande merveille de l'histoire", le Jappn vu par Élisée Reclus, Hérodote, 117, p. 183-191, 2005
Philippe Pelletier, La géographie innovante d'Élisée Reclus, les Amis de Ste Foy et sa région, n°86-2, p. 7-38, 2005
Philippe Pelletier, La géographie innovante d'Élisée Reclus (version longue), Orthez, Cité du Livre, conférence du 10 décembre 2005
Philippe Pelletier, La grande séparation à résorber : l'Orient et l'Occident vus pas Élisée Reclus, Transtext(e)s-Transcultures, p. 80-99, 2005
Ernesto Mächler Tobar, "Un avantage pour des hommes sans peur. El sueño anarquista de Elisée Reclus en el Caribe Colombiano", in América, Cahiers du CRICCAL, Voyages et Fondations, 1ère Série, N° 35, Paris, Presses de la Sorbonne Nouvelle, 2006, p. 75-85.
Enlaces externos[editar]
Wikisource contiene obras originales de o sobre Élisée Reclus.
Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre Élisée Reclus.
Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Élisée Reclus.
La geografía como metáfora de la libertad. Textos de Eliseo Reclus.
La montaña de Eliseo Reclus.
Eliseo Reclus en español, en RA Forum
Élisée Reclus
Ponencia sobre Eliseo Reclus
Homenaje a Eliseo Reclus
Escritos montañeros de Élisée Reclus
Eliseo Reclus y su concepción anarquista de la Geografía
Evolución, revolución y anarquismo, por Eliseo Reclus
Catálogo de libros de geografía de Elisée Reclus
VIAJE A LA SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA, Digitalizado por la Biblioteca virtual Luis Àngel Arango del Banco de la República, Colombia

wikipedia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Semíramis
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 53586
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Re: Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec   Vie Jul 13, 2018 12:04 am

Daniel Hiernaux-Nicolás. La geografía como metáfora de la libertad. Textos de Eliseo Reclus. Centro de Investigaciones Científicas Tamayo/Plaza y Valdés editores, México, 1999, 314 págs. ISBN 968-856-655-1
Héctor Mendoza Vargas

Esta selección de textos de Eliseo Reclus (1830-1905) realizada por Daniel Hiernaux-Nicolás, profesor titular de la Universidad Autónoma Metropolitana (Xochimilco) y especialista en el estudio de las sociedades latinoamericanas, se compone de una presentación y de seis textos que combinan la perspectiva histórica y geográfica de Reclus.
En la introducción, se indica la motivación de la publicación luego de detectar la limitada posibilidad de leer a Reclus entre los lectores mexicanos. De Reclus, existen versiones de sus textos directamente en castellano publicadas en España, Argentina o México que sólo grupos reducidos leyeron y conocieron, particularmente, en foros y reuniones de formación de los "compañeros" anarquistas. Mientras tanto, en el mundo universitario del México posrevolucionario, en especial de los geógrafos, no se encuentran indicios de haber revisado la postura teórica de Reclus. Su obra, por tanto, permaneció apartada de las preocupaciones de los maestros de la época y de la enseñanza universitaria de la Geografía. El resultado no es difícil imaginar, docenas de generaciones realizaron los estudios profesionales y la tesis sin haber examinado la obra de este geógrafo francés.
En la presentación se puede leer que el rechazo de su época hacia la figura y obra científica de Reclus se debió principalmente a la influencia de la obra de Vidal de La Blache (1845-1918). En los círculos académicos siguieron a este maestro y los alumnos privilegiaron los estudios regionales en sus tesis doctorales y como la tarea propia del geógrafo. La obra de Reclus, en cambio, se apartaba de ese estilo de investigación y creaba una tonalidad más descriptiva de la Geografía, a manera de conversación agradable dirigida al gran público y, casi siempre, alejada de las "instituciones académicas oficiales".
Reclus
Reclus fue hijo de una familia de buena fortuna. De su padre, pastor protestante, recibió una influencia perecedera como "su profundo apego a los valores individuales, a la primacía de la persona frente a la sociedad" (p. Cool. La familia fue importante en la vida de Reclus y su relación con los hermanos es esencial para adoptar patrones diferentes a los deseados por su padre, que no eran otros que los de la religión. Los biógrafos de Reclus indican la importancia de los idiomas en su aprendizaje. El latín y griego para la escuela, pero también el holandés e inglés y nociones de alemán y castellano. Esta habilidad lingüística le será útil unos años después, por ejemplo, cuando viaja fuera de Francia a los veintiún años.
En 1848, ingresó a la Universidad de Berlín para escuchar las lecciones de Carl Ritter (1799-1859) y, después, traducir su obra: La configuración de los continentes (1857). A los veintidós años se encuentra en Irlanda, tras la represión del golpe de Estado de Napoleón III. En ese lugar se interesa por la vida rural y por el paisaje. Una influencia duradera para estudiar la Geografía. Joven e inquieto se embarca para hacer las Américas. Su entrada a los Estados Unidos fue por Nuevo Orléans. En ese país conoce nuevas formas de vida, "las desigualdades sociales y la esclavitud" (p. 10). Su viaje sigue, en 1855, hacia la Nueva Granada (hoy, Colombia). En ese país se convierte en colonizador, según la orientación de los anarquistas para crear "nuevas comunidades" (p. 10). La realidad se impone y en poco tiempo regresa a Francia debido al fracaso empresarial y la desilusión del "paraíso soñado".
De regreso, Reclus se ha convertido en un comunista libertario dispuesto a "luchar por el fin de la explotación de los oprimidos y profesionalmente a comenzar su trabajo como geógrafo: explicar el hombre y la Tierra". El ambiente de Paris es muy distinto. Francia se coloca en la punta del imperialismo con participaciones directas en África, Oceanía, Asia y en lugares como España, Polonia, Alemania y México. En medio de la miseria, Reclus fue ayudado por su familia. La editorial Hachette le ofrece empleo como oficinista.
La intervención francesa por el mundo suscita una demanda de información geográfica y de los viajes que la editorial aprovecha para producir guías. A esa labor fue vinculado Reclus para hacer viajes por Francia y escribir numerosas notas de interés geográfico. En 1862 conoce a Karl Marx en Londres y más adelante a Miguel Bakunin, cuyo entorno lo recibe.
En la tercera etapa de su vida, según María Teresa Vicente Mosquete, Reclus se casa por segunda vez, de forma libre y con un evidente "rechazo de las instituciones impuestas". En esa época, actúa directamente para defender a la patria en la Comuna de París. Escribe "panfletos anarquistas que se multiplicaban en aquellos días como lluvia por las calles de París, llamando a la fraternidad universal". Atrapado en los altos de Châtillon, Reclus es enviado a cárceles donde el gobierno lo aisló y pasó momentos de vida extrema. Allí escribió sus Experiencias de un prisionero, un documento todavía perdido (1983).
La Sociedad de Geografía de París se ofrece para interceder ante el gobierno, así como desde Londres se envía un documento de la Sociedad Geológica y Zoológica de Londres con 61 firmas. La presión es decisiva y recibe del gobierno una condena de exilio. En Suiza, Reclus inició su nueva vida. En ese país, la editorial Hachette lo contacta para trabajar. Una relación que se prolongará durante diecinueve años, "para la publicación de un tomo anual de Geografía Universal" en un tono que no fuera político-religioso-sociológico-militante.
Daniel Hiernaux señala la amistad de Reclus, a partir de 1877, con Pierre Kropotkin. Ambos colaboran en la redacción de una parte del proyecto de la Geografía Universal. Hacia 1883 comienzan los grandes viajes de Reclus por Oriente, África, Norteamérica y su dedicación al trabajo geográfico, que culmina en 1893 con la terminación de la obra enciclopédica para la editorial francesa. Por esa época, Reclus se alejaba del movimiento anarquista, tras la violencia y asesinato del presidente Carnot por el anarquista Caserio.
Reclus se dirige a Bélgica, su última residencia. Termina su relación con la editorial Hachette y dirige el Instituto de Geografía de Bruselas. Allí escribió su obra El Hombre y la Tierra, entre 1895 y 1903. A los setenta y cinco años, Reclus muere en Bélgica en 1905.
Los textos
Esta selección de los textos de Reclus comienza con los de tipo "militantes" e histórico. Primero La Anarquía (1896) y después A mi amigo el campesino (1873). En ambos, para Daniel Hiernaux, se revela la orientación política de Reclus. En este, se puede leer sobre los peligros del poder, la moral, el libre pensamiento, la evolución: "sin Dios, es posible pensar, hacer avanzar la ciencia y, sobre todo, construir un pensamiento propio, no sólo de las elites sino, particularmente de las masas". (p. 21). En el otro, reivindica la posesión de la tierra para los que la trabajan, un derecho presente en la posición de Zapata (p. 22).
Los siguientes tres textos son de tipo geográfico. El Fragmento de un viaje a la Nueva Orléans (1860), procede de su experiencia y contacto con los Estados Unidos en un momento particular de asombro por "la increíble belleza del cielo tropical". Anota los rasgos de la ciudad de Orléans, su traza urbana, sus barrios y la descripción de sus casas, pero también opina sobre las patologías urbanas, la esclavitud y la especulación religiosa (p. 23-25). En El agua en la ciudad (1868), Reclus describe "los usos del agua por la sociedad" y la relación entre el agua y la agricultura o el agua y la vida urbana (p. 26).
En su trabajo sobre La Evolución de las ciudades (1895), Reclus revela el espanto de la miseria y el hacinamiento de las masas, frente a las decisiones de los capitalistas de transformar el paisaje urbano (p. 27). Reclus señala la decadencia de la ciudad (p. 89), le preocupan las instituciones políticas, la invasión de las industrias y la higiene urbana (p. 103). Para él, el ideal moderno de la ciudad era "la conciliación de las ventajas de la vida rural y de la vida urbana; una aportando el aire, el paisaje, la soledad deliciosa; la otra, la facilidad de la comunicación, la distribución de la energía, de luz y agua por redes subterráneas" (p. 105). De acuerdo con el análisis presentado por Peter Hall en su libro Ciudades del mañana (Serbal, Barcelona, 1996), esa época perteneció a la sociedad victoriana con depresión, violencia y temor de las clases medias de una insurrección de la clase trabajadora de las grandes ciudades como Londres, París, Berlín o Nueva York.
La parte principal y más amplia del libro es el capítulo México (1905) escrito por Reclus para la Geografía Universal. Es un texto muy interesante que merece una lectura atenta. Las fuentes informativas de Reclus indican que contaba con lo mejor de su época y combina los resultados procedentes del país estudiado como de Francia. De México estudia el "cuadro geográfico" de Antonio García Cubas, el geógrafo oficial conocido por sus obras no sólo en castellano, sino también disponibles en versiones de inglés y francés. Así como los trabajos de otros mexicanos como Antonio del Castillo, Mariano Bárcena, Santiago Ramírez, José Lobato, Luis Velasco, Manuel Orozco y Berra y las publicaciones de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y las Memorias de la Sociedad Científica Antonio Alzate. Otra información proviene de lo publicado por la Commission Scientific du Mexique y por los numerosos viajeros ingleses, franceses y alemanes por México durante el siglo XIX.
La descripción del país comienza por la frontera "geométrica" de México con los Estados Unidos, una línea matemática que le resulta extraña ante la tradición europea de fijar límites con la historia y la naturaleza (p. 30 y 107-109). Reclus elabora una amplia descripción del relieve, la hidrografía, el clima y la fauna mexicana. La clasificación del territorio nacional por regiones comienza por Baja California, Sonora y Sinaloa; Chihuahua y Durango; Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; los estados "internos" Zacatecas, Aguascalientes y San Luis Potosí: Guanajuato, Jalisco y Tepic; Colima y Michoacán; la meseta de Anáhuac; Querétaro, Hidalgo, Méjico, Distrito Federal y Veracruz; Morelos, Guerrero y Oaxaca; para terminar con Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán.
Con base en autores clásicos de la historia mexicana, Reclus no oculta su interés por los grupos indígenas de México y las formas de control de la tierra colectiva a través del calpulli, así como su valoración "positiva de los saberes y cualidades laborales del indio; el otro México de Bonfil Batalla" (p. 33). Como advierte Daniel Hiernaux, Reclus entregó un cuadro comprensible a los lectores europeos "para formarse una idea bastante aceptable de Méjico", con datos de la economía de cada zona, la demografía, la agricultura, las comunicaciones como el ferrocarril que cruzaba la indómita naturaleza mexicana. Sin olvidar en su descripción, por supuesto, las desigualdades sociales del México de Porfirio Díaz. Una mención oportuna que contrasta con la imagen nacional que el régimen militar se había propuesto limpiar desde tiempo atrás para convencer a los capitalistas y promotores extranjeros sobre las bondades y seguridad de invertir en nuestro país.
Jules Verne
No queremos terminar esta breve noticia del libro de Daniel Hiernaux sin dejar de señalar la extrañeza que causa la falta evidente de relacionar a Reclus con Jules Verne y no sólo indicar la amistad con Kropotkin y Bakunin o los contactos con Marx. Tanto Pere Sunyer (1988) como Robert Ferras (1989) han mostrado el valor de esa relación y la influencia del primero sobre el segundo. Ambos vivieron "unas circunstancias políticas y sociales determinadas en la Francia del siglo XIX como fueron los sucesos del 48 en París, el optimismo y el pesimismo por el desarrollo de la ciencia y la industria, el auge del imperialismo, la carrera por las colonias, etc., cada uno desde su puesto de trabajo coincidió en intentar reflejar los males de la sociedad y de su progreso mal concebido".
Verne, en su enorme proyecto literario al servicio de la editorial de Jules Hetzel, utilizó como fuente de información geográfica la monumental Nueva Geografía Universal de Reclus, así como numerosas revistas geográficas de la época. Reclus y Verne "enamorados del viaje. Uno del real, el otro del imaginario se dedicaron a divulgar el saber geográfico entre la burguesía del II imperio". Desde el punto de vista de la ideología y la política, como destaca Sunyer, Reclus y Verne son completamente distintos. El primero, inmerso en el movimiento anarquista; el segundo, un republicano de ideas conservadoras. Mientras Reclus participa en la Comuna, a Verne le indigna por el desorden que introduce en la República. Sin embargo, esto no significa que en la obra de Verne falte la defensa de la utopía por una sociedad libertaria y por la propia individualidad ante cualquier imposición.
En resumen, sólo falta esperar que esta iniciativa de Daniel Hiernaux para difundir esta parte de la obra de Reclus tenga eco en las aulas de los estudiantes, especialmente entre geógrafos e historiadores. Es de lamentar, por último, el escaso diseño y cuidado de los textos por parte de la editorial.

Bibliografía complementaria

Berdoulay, Vincent. La formation de l'ecole française de géographie. París: CTHS, 1995. 253 p.
Capel, Horacio. Filosofía y ciencia en la Geografía contemporánea. Una introducción a la Geografía. Barcelona: Barcanova, 1981. 509 p.
Ferras, Robert. Les Géographies Universelles et le monde de leur temps. Montpellier: G.I.P. RECLUS. Maison de la Géographie, 1989. 112 p. (Collection Reclus n.14).
Lejeune, Dominique. Les sociétés de géographie en France et l'expansion coloniale au XIXe siécle. Paris: Albin Michel, 1993. 236 p.
Meyner, André. Histoire de la pensée géographique en France. Paris: Presses Uiversitaires de France, 1969. 224 p.
Ortega Cantero, Nicolás. El viaje iberoamericano de Eliseo Reclus. Eria, Revista de Geografía. Universidad de Oviedo, Núm. 28, 1992, p. 125-133.
Reclus, Elisée. El hombre y la Tierra. Introducción y selección de Béatrice Giblin. México: Fondo de Cultura Económica, 1986, 399 p. [Síntesis de la Tesis de doctorado de tercer Ciclo (Inédita), Université de Paris VIII-Vincennes, 1972. En francés por Maspero, 1982]
Sunyer Martin, Pere. Literatura y ciencia en el siglo XIX: los viajes extraordinarios de Jules Verne. Geocrítica. Cuadernos críticos de Geografía Humana. Universidad de Barcelona, 1988, No 76, 56 p.
Vicente Mosquete, María Teresa. Eliseo Reclus. La Geografía de un anarquista. Barcelona: Los libros de la frontera (Realidad Geográfica/5), 1983. 304 p.


© Copyright Héctor Mendoza Vargas 1999
© Copyright: Biblio 3W 1999



Volver al índice de Biblio3W
Menú principal


http://www.ub.edu/geocrit/b3w-163.htm
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Semíramis
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 53586
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Re: Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec   Vie Jul 13, 2018 12:04 am

Daniel Hiernaux-Nicolás. La geografía como metáfora de la libertad. Textos de Eliseo Reclus. Centro de Investigaciones Científicas Tamayo/Plaza y Valdés editores, México, 1999, 314 págs. ISBN 968-856-655-1
Héctor Mendoza Vargas

Esta selección de textos de Eliseo Reclus (1830-1905) realizada por Daniel Hiernaux-Nicolás, profesor titular de la Universidad Autónoma Metropolitana (Xochimilco) y especialista en el estudio de las sociedades latinoamericanas, se compone de una presentación y de seis textos que combinan la perspectiva histórica y geográfica de Reclus.
En la introducción, se indica la motivación de la publicación luego de detectar la limitada posibilidad de leer a Reclus entre los lectores mexicanos. De Reclus, existen versiones de sus textos directamente en castellano publicadas en España, Argentina o México que sólo grupos reducidos leyeron y conocieron, particularmente, en foros y reuniones de formación de los "compañeros" anarquistas. Mientras tanto, en el mundo universitario del México posrevolucionario, en especial de los geógrafos, no se encuentran indicios de haber revisado la postura teórica de Reclus. Su obra, por tanto, permaneció apartada de las preocupaciones de los maestros de la época y de la enseñanza universitaria de la Geografía. El resultado no es difícil imaginar, docenas de generaciones realizaron los estudios profesionales y la tesis sin haber examinado la obra de este geógrafo francés.
En la presentación se puede leer que el rechazo de su época hacia la figura y obra científica de Reclus se debió principalmente a la influencia de la obra de Vidal de La Blache (1845-1918). En los círculos académicos siguieron a este maestro y los alumnos privilegiaron los estudios regionales en sus tesis doctorales y como la tarea propia del geógrafo. La obra de Reclus, en cambio, se apartaba de ese estilo de investigación y creaba una tonalidad más descriptiva de la Geografía, a manera de conversación agradable dirigida al gran público y, casi siempre, alejada de las "instituciones académicas oficiales".
Reclus
Reclus fue hijo de una familia de buena fortuna. De su padre, pastor protestante, recibió una influencia perecedera como "su profundo apego a los valores individuales, a la primacía de la persona frente a la sociedad" (p. Cool. La familia fue importante en la vida de Reclus y su relación con los hermanos es esencial para adoptar patrones diferentes a los deseados por su padre, que no eran otros que los de la religión. Los biógrafos de Reclus indican la importancia de los idiomas en su aprendizaje. El latín y griego para la escuela, pero también el holandés e inglés y nociones de alemán y castellano. Esta habilidad lingüística le será útil unos años después, por ejemplo, cuando viaja fuera de Francia a los veintiún años.
En 1848, ingresó a la Universidad de Berlín para escuchar las lecciones de Carl Ritter (1799-1859) y, después, traducir su obra: La configuración de los continentes (1857). A los veintidós años se encuentra en Irlanda, tras la represión del golpe de Estado de Napoleón III. En ese lugar se interesa por la vida rural y por el paisaje. Una influencia duradera para estudiar la Geografía. Joven e inquieto se embarca para hacer las Américas. Su entrada a los Estados Unidos fue por Nuevo Orléans. En ese país conoce nuevas formas de vida, "las desigualdades sociales y la esclavitud" (p. 10). Su viaje sigue, en 1855, hacia la Nueva Granada (hoy, Colombia). En ese país se convierte en colonizador, según la orientación de los anarquistas para crear "nuevas comunidades" (p. 10). La realidad se impone y en poco tiempo regresa a Francia debido al fracaso empresarial y la desilusión del "paraíso soñado".
De regreso, Reclus se ha convertido en un comunista libertario dispuesto a "luchar por el fin de la explotación de los oprimidos y profesionalmente a comenzar su trabajo como geógrafo: explicar el hombre y la Tierra". El ambiente de Paris es muy distinto. Francia se coloca en la punta del imperialismo con participaciones directas en África, Oceanía, Asia y en lugares como España, Polonia, Alemania y México. En medio de la miseria, Reclus fue ayudado por su familia. La editorial Hachette le ofrece empleo como oficinista.
La intervención francesa por el mundo suscita una demanda de información geográfica y de los viajes que la editorial aprovecha para producir guías. A esa labor fue vinculado Reclus para hacer viajes por Francia y escribir numerosas notas de interés geográfico. En 1862 conoce a Karl Marx en Londres y más adelante a Miguel Bakunin, cuyo entorno lo recibe.
En la tercera etapa de su vida, según María Teresa Vicente Mosquete, Reclus se casa por segunda vez, de forma libre y con un evidente "rechazo de las instituciones impuestas". En esa época, actúa directamente para defender a la patria en la Comuna de París. Escribe "panfletos anarquistas que se multiplicaban en aquellos días como lluvia por las calles de París, llamando a la fraternidad universal". Atrapado en los altos de Châtillon, Reclus es enviado a cárceles donde el gobierno lo aisló y pasó momentos de vida extrema. Allí escribió sus Experiencias de un prisionero, un documento todavía perdido (1983).
La Sociedad de Geografía de París se ofrece para interceder ante el gobierno, así como desde Londres se envía un documento de la Sociedad Geológica y Zoológica de Londres con 61 firmas. La presión es decisiva y recibe del gobierno una condena de exilio. En Suiza, Reclus inició su nueva vida. En ese país, la editorial Hachette lo contacta para trabajar. Una relación que se prolongará durante diecinueve años, "para la publicación de un tomo anual de Geografía Universal" en un tono que no fuera político-religioso-sociológico-militante.
Daniel Hiernaux señala la amistad de Reclus, a partir de 1877, con Pierre Kropotkin. Ambos colaboran en la redacción de una parte del proyecto de la Geografía Universal. Hacia 1883 comienzan los grandes viajes de Reclus por Oriente, África, Norteamérica y su dedicación al trabajo geográfico, que culmina en 1893 con la terminación de la obra enciclopédica para la editorial francesa. Por esa época, Reclus se alejaba del movimiento anarquista, tras la violencia y asesinato del presidente Carnot por el anarquista Caserio.
Reclus se dirige a Bélgica, su última residencia. Termina su relación con la editorial Hachette y dirige el Instituto de Geografía de Bruselas. Allí escribió su obra El Hombre y la Tierra, entre 1895 y 1903. A los setenta y cinco años, Reclus muere en Bélgica en 1905.
Los textos
Esta selección de los textos de Reclus comienza con los de tipo "militantes" e histórico. Primero La Anarquía (1896) y después A mi amigo el campesino (1873). En ambos, para Daniel Hiernaux, se revela la orientación política de Reclus. En este, se puede leer sobre los peligros del poder, la moral, el libre pensamiento, la evolución: "sin Dios, es posible pensar, hacer avanzar la ciencia y, sobre todo, construir un pensamiento propio, no sólo de las elites sino, particularmente de las masas". (p. 21). En el otro, reivindica la posesión de la tierra para los que la trabajan, un derecho presente en la posición de Zapata (p. 22).
Los siguientes tres textos son de tipo geográfico. El Fragmento de un viaje a la Nueva Orléans (1860), procede de su experiencia y contacto con los Estados Unidos en un momento particular de asombro por "la increíble belleza del cielo tropical". Anota los rasgos de la ciudad de Orléans, su traza urbana, sus barrios y la descripción de sus casas, pero también opina sobre las patologías urbanas, la esclavitud y la especulación religiosa (p. 23-25). En El agua en la ciudad (1868), Reclus describe "los usos del agua por la sociedad" y la relación entre el agua y la agricultura o el agua y la vida urbana (p. 26).
En su trabajo sobre La Evolución de las ciudades (1895), Reclus revela el espanto de la miseria y el hacinamiento de las masas, frente a las decisiones de los capitalistas de transformar el paisaje urbano (p. 27). Reclus señala la decadencia de la ciudad (p. 89), le preocupan las instituciones políticas, la invasión de las industrias y la higiene urbana (p. 103). Para él, el ideal moderno de la ciudad era "la conciliación de las ventajas de la vida rural y de la vida urbana; una aportando el aire, el paisaje, la soledad deliciosa; la otra, la facilidad de la comunicación, la distribución de la energía, de luz y agua por redes subterráneas" (p. 105). De acuerdo con el análisis presentado por Peter Hall en su libro Ciudades del mañana (Serbal, Barcelona, 1996), esa época perteneció a la sociedad victoriana con depresión, violencia y temor de las clases medias de una insurrección de la clase trabajadora de las grandes ciudades como Londres, París, Berlín o Nueva York.
La parte principal y más amplia del libro es el capítulo México (1905) escrito por Reclus para la Geografía Universal. Es un texto muy interesante que merece una lectura atenta. Las fuentes informativas de Reclus indican que contaba con lo mejor de su época y combina los resultados procedentes del país estudiado como de Francia. De México estudia el "cuadro geográfico" de Antonio García Cubas, el geógrafo oficial conocido por sus obras no sólo en castellano, sino también disponibles en versiones de inglés y francés. Así como los trabajos de otros mexicanos como Antonio del Castillo, Mariano Bárcena, Santiago Ramírez, José Lobato, Luis Velasco, Manuel Orozco y Berra y las publicaciones de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y las Memorias de la Sociedad Científica Antonio Alzate. Otra información proviene de lo publicado por la Commission Scientific du Mexique y por los numerosos viajeros ingleses, franceses y alemanes por México durante el siglo XIX.
La descripción del país comienza por la frontera "geométrica" de México con los Estados Unidos, una línea matemática que le resulta extraña ante la tradición europea de fijar límites con la historia y la naturaleza (p. 30 y 107-109). Reclus elabora una amplia descripción del relieve, la hidrografía, el clima y la fauna mexicana. La clasificación del territorio nacional por regiones comienza por Baja California, Sonora y Sinaloa; Chihuahua y Durango; Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; los estados "internos" Zacatecas, Aguascalientes y San Luis Potosí: Guanajuato, Jalisco y Tepic; Colima y Michoacán; la meseta de Anáhuac; Querétaro, Hidalgo, Méjico, Distrito Federal y Veracruz; Morelos, Guerrero y Oaxaca; para terminar con Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán.
Con base en autores clásicos de la historia mexicana, Reclus no oculta su interés por los grupos indígenas de México y las formas de control de la tierra colectiva a través del calpulli, así como su valoración "positiva de los saberes y cualidades laborales del indio; el otro México de Bonfil Batalla" (p. 33). Como advierte Daniel Hiernaux, Reclus entregó un cuadro comprensible a los lectores europeos "para formarse una idea bastante aceptable de Méjico", con datos de la economía de cada zona, la demografía, la agricultura, las comunicaciones como el ferrocarril que cruzaba la indómita naturaleza mexicana. Sin olvidar en su descripción, por supuesto, las desigualdades sociales del México de Porfirio Díaz. Una mención oportuna que contrasta con la imagen nacional que el régimen militar se había propuesto limpiar desde tiempo atrás para convencer a los capitalistas y promotores extranjeros sobre las bondades y seguridad de invertir en nuestro país.
Jules Verne
No queremos terminar esta breve noticia del libro de Daniel Hiernaux sin dejar de señalar la extrañeza que causa la falta evidente de relacionar a Reclus con Jules Verne y no sólo indicar la amistad con Kropotkin y Bakunin o los contactos con Marx. Tanto Pere Sunyer (1988) como Robert Ferras (1989) han mostrado el valor de esa relación y la influencia del primero sobre el segundo. Ambos vivieron "unas circunstancias políticas y sociales determinadas en la Francia del siglo XIX como fueron los sucesos del 48 en París, el optimismo y el pesimismo por el desarrollo de la ciencia y la industria, el auge del imperialismo, la carrera por las colonias, etc., cada uno desde su puesto de trabajo coincidió en intentar reflejar los males de la sociedad y de su progreso mal concebido".
Verne, en su enorme proyecto literario al servicio de la editorial de Jules Hetzel, utilizó como fuente de información geográfica la monumental Nueva Geografía Universal de Reclus, así como numerosas revistas geográficas de la época. Reclus y Verne "enamorados del viaje. Uno del real, el otro del imaginario se dedicaron a divulgar el saber geográfico entre la burguesía del II imperio". Desde el punto de vista de la ideología y la política, como destaca Sunyer, Reclus y Verne son completamente distintos. El primero, inmerso en el movimiento anarquista; el segundo, un republicano de ideas conservadoras. Mientras Reclus participa en la Comuna, a Verne le indigna por el desorden que introduce en la República. Sin embargo, esto no significa que en la obra de Verne falte la defensa de la utopía por una sociedad libertaria y por la propia individualidad ante cualquier imposición.
En resumen, sólo falta esperar que esta iniciativa de Daniel Hiernaux para difundir esta parte de la obra de Reclus tenga eco en las aulas de los estudiantes, especialmente entre geógrafos e historiadores. Es de lamentar, por último, el escaso diseño y cuidado de los textos por parte de la editorial.
 
Bibliografía complementaria
 
Berdoulay, Vincent. La formation de l'ecole française de géographie. París: CTHS, 1995. 253 p.
Capel, Horacio. Filosofía y ciencia en la Geografía contemporánea. Una introducción a la Geografía. Barcelona: Barcanova, 1981. 509 p.
Ferras, Robert. Les Géographies Universelles et le monde de leur temps. Montpellier: G.I.P. RECLUS. Maison de la Géographie, 1989. 112 p. (Collection Reclus n.14).
Lejeune, Dominique. Les sociétés de géographie en France et l'expansion coloniale au XIXe siécle. Paris: Albin Michel, 1993. 236 p.
Meyner, André. Histoire de la pensée géographique en France. Paris: Presses Uiversitaires de France, 1969. 224 p.
Ortega Cantero, Nicolás. El viaje iberoamericano de Eliseo Reclus. Eria, Revista de Geografía. Universidad de Oviedo, Núm. 28, 1992, p. 125-133.
Reclus, Elisée. El hombre y la Tierra. Introducción y selección de Béatrice Giblin. México: Fondo de Cultura Económica, 1986, 399 p. [Síntesis de la Tesis de doctorado de tercer Ciclo (Inédita), Université de Paris VIII-Vincennes, 1972. En francés por Maspero, 1982]
Sunyer Martin, Pere. Literatura y ciencia en el siglo XIX: los viajes extraordinarios de Jules Verne. Geocrítica. Cuadernos críticos de Geografía Humana. Universidad de Barcelona, 1988, No 76, 56 p.
Vicente Mosquete, María Teresa. Eliseo Reclus. La Geografía de un anarquista. Barcelona: Los libros de la frontera (Realidad Geográfica/5), 1983. 304 p.
 
 
© Copyright Héctor Mendoza Vargas  1999
© Copyright: Biblio 3W 1999



Volver al índice de Biblio3W
Menú principal


http://www.ub.edu/geocrit/b3w-163.htm
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Semíramis
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 53586
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Re: Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec   Vie Jul 13, 2018 12:06 am

Élisée Reclus
De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.


Ir a la navegación
Ir a la búsqueda
Elisée Reclus

«El hombre es la naturaleza que toma conciencia de sí mismo».
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 113 años.

Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.
Elisée Reclus (n. Sainte-Foy-la-Grande, Gironda; 15 de marzo de 1830 - m. Thourout, Bélgica; 4 de julio de 1905) fue un geógrafo francés, miembro anarquista de la Primera Internacional. Sus tratados sobre geografía humana y geografía económica están entre los mejor elaborados en la historia de estas ciencias.
Citas[editar]
«Así, para resumir, nuestra finalidad política en cada nación particular es la abolición de los privilegios aristocráticos y en la Tierra entera es la fusión de todos los pueblos. Nuestro destino es llegar a ese estado de perfección ideal en que las naciones no tendrán ya necesidad de hallarse bajo la tutela de un gobierno o de otra nación; es la ausencia de gobierno, es la anarquía, la más alta expresión del orden. Los que no piensan que la Tierra pueda un día prescindir de la autoridad, esos no creen en el real progreso, esos son reaccionarios».
«Asociaos con los compañeros cuyas tierras están amenazadas con las vuestras por el usurero, los grandes especuladores agrícolas y los aficionados a las grandes cacerías, cuya tendencia es convertir en bosques todos los campos roturados; olvidad las pequeñas rivalidades entre vecinos y agrupaos en comunidades en las que todos los intereses sean solidarios y cada puñado de tierra tenga como defensores a todos los miembros».
«El hombre es la naturaleza que toma conciencia de sí misma».
«La anarquía es la más alta expresión del orden. Para que el socialismo llegue a su perfecta expresión, es preciso que salvaguarde al mismo tiempo los derechos del individuo y los derechos colectivos. El hombre no es un accidente sino un ser libre, necesario y activo, que, ciertamente, se une con sus semejantes pero no se confunde con ellos».
«La evolución es el movimiento infinito de cuanto existe, la transformación incesante del universo y de todas sus partes desde los orígenes eternos y durante el infinito del tiempo».
«Tarde o temprano las edades heroicas de la exploración de las montañas acabarán, como las de la exploración de la llanura, y el recuerdo de los trepadores famosos se convertirá en leyenda».
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec   

Volver arriba Ir abajo
 
Élisée Reclus Ir a la navegación Ir a la búsqueda Élisée Rec
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Rusia y China pueden crear el sistema de navegación global más competitivo: GLONASS
» Navegación, caza y pesca en el antiguo Egipto
» Navegación, mareos y biodramina
» Búsqueda 131
» Búsqueda 129

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: