egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Del endemoniado a la enfermedad neurológica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maat



Cantidad de envíos : 10280
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Del endemoniado a la enfermedad neurológica   Sáb Dic 06, 2008 1:58 am

Del endemoniado a la enfermedad neurológica

La ciencia moderna ha logrado dar explicación a síntomas que el hombre ha padecido a lo largo de la historia. Sin embargo, en siglos anteriores las enfermedades se explicaban por la acción de espíritus o demonios, o se consideraban un castigo divino por los pecados cometidos, en virtud de un pensamiento mágico-religioso. De Cerebri Morbis es un manual que repasa las afecciones neurológicas desde los inicios de la humanidad y que ha realizado y recopilado el Grupo de Historia de la Sociedad Española de Neurología.
05/12/2008
Desde los primeros albores de la historia el hombre ha creído que su comportamiento estaba regido por un alma, un espíritu o un sistema racional. En la Grecia clásica, Aristóteles definía al cerebro como un radiador que enfriaba la sangre, mientras que el corazón era la fuente de los procesos mentales. Sólo el desarrollo de la ciencia moderna le ha conferido ser el residente de las funciones superiores.

Para comprender la interpretación que se ha hecho del cerebro y sus procesos patológicos a lo largo de los siglos, el grupo de Historia de la Sociedad Española de Neurología ha publicado la monografía De Cerebri Morbis, patrocinado y distribuido por UCB. El libro quiere celebrar el 450 aniversario de la muerte de Jason Pratensis, autor del primer manual de neurología. "Se exploran los síntomas y tratamientos de enfermedades que antes ni se sospechaban y que ahora se conocen parcialmente con una historia relativamente moderna. Por la información histórica disponible sospechamos que pudieron entenderse en la antigüedad de forma peculiar", explica su coordinador, Antonio Martín Araguz, neurólogo del Hospital Central de la Defensa, de Madrid.

Enfermedades como el ictus, la histeria, la epilepsia y la migraña se achacaban a la acción de espíritus o demonios o como castigo de los dioses. "Todo lo que no se comprendía se trataba de explicar con términos mágicos. Muchas patologías tenían un estigma que la ciencia ha conseguido erradicar, aunque algunas lo mantienen en cierta forma, como la epilepsia. Ésta se denominó enfermedad sagrada, y desde la antigüedad hasta el siglo XVIII fue considerada como la manifestación de una posesión. "Las culturas orientales, desde los antiguos mesopotámicos, los egipcios y el islam, han considerado a estos enfermos como tales, mientras que la sociedad helenístico-romana y paleocristiana occidental les tachaba de impuros. El nombre de enfermedad comicial se remonta a la época romana, en la que "se suspendían los comicios cuando alguien sufría una crisis y había que purificarse. Se trataba de una enfermedad esputable, los ciudadanos sanos escupían al ver a un epiléptico para eliminar las miasmas. La Iglesia Católica conservó un poco el espíritu administrativo del Imperio Romano, y se continúo creyendo que eran endemoniados". Sin embargo, las culturas islámicas contaban con bimaristanes, instituciones sanitarias en las que atendían a endemoniados y enfermos psiquiátricos.


Según explica Martín, las epilepsias focales complejas podrían incluso ser el origen de algunas experiencias místicas. "Según el tipo de epilepsia, o les hacían santos o les quemaban en la hoguera; dependía de la suerte del enfermo". Se cree, incluso, que santa Hildegarda de Bingen pudo haber padecido una migraña con aura visual.

Otras explicaciones
La trepanación ha sido la técnica neurológica más realizada desde la prehistoria. Tiene la peculiaridad de que se ha producido en diferentes culturas que nunca han confluido, como la mediterránea y los indios preincaicos. La técnica de éstos fue tan depurada que hay cráneos con siete trepanaciones a lo largo de su vida.

Su práctica tuvo una gran connotación mágico-religiosa, ya que se concebía que al agujerear el cráneo el espíritu invasor liberaría el cuerpo. "El trozo de hueso que se obtenía después de la trepanación -el rondel- se utilizaba como un amuleto de protección frente a estas enfermedades". En Egipto no eran muy frecuentes, ya que no le daban importancia al cerebro. En la momificación lo extraían con un gancho por la nariz para no desfigurar al muerto y lo desechaban.

Asimismo, la Biblia contiene la descripción de muchas manifestaciones neurológicas, como el primer ictus hemorrágico, o la enfermedad de cuerpos de Lewy, explicada en la historia de Nabucodonosor II.



Por otro lado, la migraña y el ictus han acompañado a la humanidad desde sus orígenes. El migrañoso era considerado un pecador. El hecho de padecer un dolor sin manifestaciones, y que la mayoría de las afectadas fueran mujeres tenía su origen en alguna falta. Lo mismo ocurría con el ictus, que aparecía de forma brusca y dejaba secuelas. "Dependiendo de la manifestación era un endemoniamiento, una posesión o el castigo por un pecado".

No fue hasta mitad del siglo XIX cuando se inició la neurología moderna en la Escuela Anatomoclínica francesa, donde se estudiaron las lesiones en el sistema nervioso y su relación con los síntomas. "Jean-Martin Charcot y sus seguidores instituyeron la neurología como especialidad clínica".

1549: 'de cerebri morbis', primera edición
En 1549 el médico holandés Jason Pratensis publicó De Cerebri Morbis (Sobre las enfermedades neurológicas, en latín), el primer manual dedicado a la neurología como tal, en el que se diferenciaba el cerebro como un órgano esencial para el organismo que se debía estudiar de forma separada. Hasta el momento la tendencia "agrupaba las enfermedades por regiones del organismo, no por órganos.

Si se estudiaba, por ejemplo, la cabeza, se incluía la tiña, la sarna, la apoplejía, las patologías de los ojos, de los dientes y del cerebro", afirma Martín. Pratensis utilizó el método galénico de considerar no las regiones topográficas, que eran herencia de los médicos bizantinos, sobre todo de Pablo de Egina, sino que volvió a la raíz de los clásicos, especialmente a los conceptos hipocrático-galénicos, que consideraban que el cerebro era el órgano más importante. Aunque mantuvo algunas creencias supersticiosas y astrológicas de los siglos anteriores, Pratensis usó observaciones clínicas, anatómicas y fisiopatológicas que serían la base y el origen de la neurología y la medicina científica en los siguientes siglos posteriores. No obstante, el término neurología no se acuñó hasta el siglo XVII.

http://www.dmedicina.com/edicion/diario_medico/dmedicina/vida_sana/varios/es/desarrollo/1190034.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Del endemoniado a la enfermedad neurológica
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Del endemoniado a la enfermedad neurológica
» Paleopatología neurológica en las culturas precolombinas
» ¿Ateísmo una enfermedad psicológica?
» santeria o enfermedad sicologica?
» Enfermedad de crohn

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: