egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Aribert Heim murió en el Cairo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Por la que brilla el sol



Cantidad de envíos : 1729
Fecha de inscripción : 13/07/2008

MensajeTema: Aribert Heim murió en el Cairo   Jue Feb 05, 2009 2:53 am

He leido hoy esto en elpaís


El criminal nazi Aribert Heim, 'Doctor Muerte', falleció en 1992 en El Cairo


Uno de sus hijos relata a la televisión alemana que el nazi, considerado un sádico por sus prácticas médicas en los campos de concentración, se convirtió al islam en los 80


El criminal nazi Aribert Heim, más conocido como Doctor Muerte, falleció en 1992 en El Cairo a causa de un cáncer de colon, según el relato de uno de sus hijos recogido por la cadena de la televisión pública alemana ZDF, que ha investigado el caso y reunido numerosos documentos. Nacido en 1914 en Austria, el llamado Doctor Muerte estaba huido desde 1962 y era uno de los criminales nazis más buscados, pese a que su familia hace tiempo aseguraba que estaba muerto.
La cadena ZDF cita en su información a un hijo de Heim, así como a personas que le conocieron durante su estancia en Egipto, a donde llegó utilizando su segundo nombre de pila, Ferdinand, que después cambió por el de Tarek Farid Hussein tras convertirse al islam en la década de los años 80. "Sí, mi padre vivió en El Cairo", sostiene en una entrevista televisiva que se emitirá mañana Rüdiger Heim, uno de los tres hijos del criminal nazi, acusado de torturar y matar a más de 300 prisioneros con los que practicó horrendos experimentos médicos en el campo de concentración de Mauthausen.
Las tesis de la ZDF se desmarcan así de las especulaciones que desde hace años ubicaban a Heim en países latinoamericanos como Chile o Argentina. Miembro de las tropas de asalto de Hilter (SS), Heim se escondió durante treinta años en el Cairo, según la cadena de televisión, que ha recabado más de un centenar de documentos, que abarcan desde el pasaporte egipcio de Heim, a extractos bancarios y cartas personales que atestiguan que él y Hussein son la misma persona.
Heim fue detenido en 1945 por tropas estadounidenses cerca de Buchholz e ingresó en prisión, pero fue liberado posteriormente y abrió una consulta de ginecología en Baden-Baden. El criminal, que huyó de Alemania un año después de que se emitiera una orden de detención contra él en Viena, vivió posteriormente, según su hijo, en Francia, España y Marruecos antes de recalar en Egipto.
El hijo relata que visitó a su progenitor en El Cairo por primera vez en los años 70 y que le cuidó durante varios meses en 1990 tras una operación de cáncer, pero que el 10 de agosto de 1992, "el día que terminaron los Juegos Olímpicos, se durmió" y falleció. La ZDF apunta que existen pruebas de que Heim trabajó como médico para la policía egipcia y añade que el criminal quiso donar su cuerpo a la ciencia, pero, dado que esa práctica está prohibida por el islam, sus restos fueron enterrados en un cementerio en El Cairo.
Historia de un sádico
Hijo de un policía y una ama de casa, Heim empezó sus estudios de medicina en Graz y se licenció en Viena en enero de 1940. Desde 1935 militó en el Partido Nacionalsocialista, entonces ilegal en su país y, tras la anexión de Austria por Alemania (1938), ingresó voluntario en las Waffen-SS en la primavera de 1940. Aquel año fue destinado al campo de concentración Sachsenhausen (Alemania). Tras una breve estancia en el de Buchenwald, fue enviado en octubre de 1941 a Mauthausen (Austria), donde en los dos meses siguientes causó la muerte de más de 300 presos mediante inyecciones intracardíacas (de fenol, agua o petróleo) para medir cuánto tardaban en morir.
Además practicó cirugías en las que les extirpaba órganos, según consta en anotaciones de su propio puño. Muchas operaciones se hacían sin anestesia para comprobar la capacidad de soportar el dolor de sus víctimas. Uno de los casos más espeluznantes fue el de dos prisioneros de 18 y 20 años a quienes abrió en canal con vida y después decapitó e hirvió sus cabezas con el fin de exponerlas.
Según Ernst Klee, autor del libro Auschwitz, la medicina nacionalsocialista y sus víctimas, el sadismo de Heim superaba al de casi todos los médicos de los campos de concentración. Para el director del Centro Wiesenthal, Efraim Zuroff, su crueldad es equiparable a la de Joseph Mengele, el "ángel de la muerte" de Auschwitz.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/criminal/nazi/Aribert/Heim/Doctor/Muerte/fallecio/1992/Cairo/elpepuint/20090204elpepuint_19/Tes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10251
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Aribert Heim murió en el Cairo   Jue Feb 05, 2009 10:19 pm

Doctor muerte" oculto 30 años en Egipto

Investigación. Según su hijo falleció hace 17 años en El Cairo donde se convirtió al Islam


BERLÍN | AGENCIAS Y SERVICIOS
En un pequeño hotel, camuflado en la orilla de El Cairo, Aribert Heim, el "Doctor muerte" nazi, vivió oculto 30 años y murió en 1992 según una investigación periodística. Investigadores del Holocausto dudan de la versión y quieren ver el cadáver.
Heim era el número dos en la lista de los nazis más buscados del Centro Simon Wiesenthal de Israel, sostuvo ayer el director de la organización, Efraim Zuroff, en una entrevista reciente en Buenos Aires. Allí añadió que se creía que Heim vivía en Argentina o en Chile.
Pero el "Doctor muerte", según una investigación de la cadena de televisión alemana ZDF y The New York Times, ya está muerto. Un cáncer terminó con él en 1992. Sus últimos días los vivió en El Cairo, dónde se convirtió al Islam y se escondía bajo el nombre de Terek Husseim Farid.
Era "una especie de gigante, que hablaba poco y que no se perdía una oración en la mezquita", lo recordó Gamal Abu Ahmed, que ahora ocupa la habitación que fue de Heim, en el sexto piso del hotel "Qasr al Medina", de la calle Port Said.
Este comerciante, al ser informado de la verdadera identidad del nazi, ni se inmuta. "Yo lo conocí cuando tenía 17 años, sabía que el doctor Terek era alemán y musulmán y ello nunca me intrigó", afirmó.
"Su vida era muy ordenada, ejercicios en la mañana, el rezo en la gran mezquita de Al Azhar y prolongadas horas de lectura y escritura, sentado en un sillón reclinable", recuerda Ahmed.
¿Cómo llegó allí? El hombre dice ignorarlo. Pero precisa que tenía "muy buenas relaciones" con la familia Doma, propietarios del hotel, y aún más con el gerente, Mohamed Chrerif, un militar egipcio germanófilo,
Un centenar de documentos brindados por la familia Doma, y la confesión de su hijo Rudiger, permitieron a los periodistas afirmar que se trataba del fugitivo nazi. Pero sobre las circunstancias de su muerte, a los 78 años, las versiones difieren,
Su hijo afirma que estuvo presente el día que falleció. "La última vez que lo vi fue muerto en una cámara frigorífica del hospital universitario de El Cairo, adonde lo lleve por su expreso deseo. Quería que su cuerpo fuera utilizado para la ciencia. Fue una odisea encontrar un hospital dónde aceptaran el cadáver", afirma Rudiger. Sin embargo, su último deseo no se cumplió: "no se pudo hacer porque él se había convertido al Islam", aseguró el hijo.
Abu Ahmed desmiente esta historia y afirma que el "Doctor Muerte" "fue hallado muerto en su habitación. Cuando vino la ambulancia a buscar el cuerpo no había nada previsto para enterrarlo y fue sepultado en una tumba común".
Rudiger también se contradijo cuando señaló que veía a su padre con asiduidad, siendo que antes declaró que desde que este huyó hacia Egipto en 1962 nunca más se había reunido con él.
Abu Ahmed indica que las salidas del "doctor Terek" en los años que pasó en Egipto eran tan escasas como los amigos que lo visitaban, que en todo caso no eran alemanes, pese a los numerosos ex nazis refugiados que se cree hay desperdigados por todo Egipto.
"Era muy solitario. Aunque no llevaba barba nunca se afeitaba a ras, y ayunaba durante el mes de Ramadán", indica.
La familia Doma entregó una maleta de Heim en la que hay cartas, resultados de pruebas médicas, datos de su situación económica y un artículo de una revista alemana sobre su búsqueda.
RESPUESTAS. Por su parte, el Centro Simon Wiesenthal, que buscó al fugitivo nazi por cielo y tierra durante los últimos años, expresó sus serias dudas sobre las versiones de que haya muerto en Egipto. El hecho de que Heim vivió en El Cairo no es refutado por la organización. En cambio sí lo es su deceso en 1992.
La verdad es que no existe ninguna prueba o rastro que demuestre que el ex nazi falleció. Incluso, lejos de cerrar el caso, la organización tiene previsto triplicar la recompensa para quién dé con el paradero de "Doctor muerte". La cifra rebasará el millón de dólares.
"No hay cadáver, ni ADN, ni tumba: no podemos concluir una historia como ésta a causa de una explicación semiverosimil", dijo el director del Centro Simón Wiesenthal, Efraim Zuroff. "Hay que tener en cuenta que esta gente tiene interés de que la declaren muerta: es una historia perfectamente creada. Ese es el problema, es demasiado perfecta", agregó.
También la unidad policial del estado de Baden-Wuerttemberg, que investiga los crímenes de la era nazi, prepara una solicitud a Egipto para que les permita seguir la investigación en El Cairo, expresó ayer el vocero de la unidad, Horst Haug. "Queremos intentar encontrar el cadáver", agregó.
En su primera vida, Heim provocó la muerte de más de 300 presos del campo de concentración de Mauthausen mediante inyecciones intracardíacas (de fenol, agua o petróleo) para ver cuanto tardaban en morir. Además protagonizó cirugías en las que extirpaba órganos, según consta en anotaciones escritas por él, descubiertas tras la Segunda Guerra Mundial. Uno de los casos más sangrientos fue el de dos jóvenes de 17 y 18 años a quienes operó despiertos y luego decapito para exhibir sus cabezas.
Heim nació en 1914 en Austria. Fue en 1935, tres años antes de que este país fuera anexado por Alemania, que se afilió al partido nazi. Muerto o no, el "Doctor muerte" será recordado como un asesino despiadado para algunos y como el excéntrico Terek para otros

Elpaís digital
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10251
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Aribert Heim murió en el Cairo   Jue Feb 05, 2009 10:29 pm


AJN (Jerusalem, por Alejandro Dubersarsky).- En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, Efraim Zuroff, director del Centro Simon Wiesenthal en Jerusalem, prefirió ser cauto respecto de la información que asegura que el médico nazi Heribert Heim, conocido por su apodo de "Doctor Muerte”, haya fallecido en 1992 en Egipto. El cazador de nazis indicó que toda la información se debe poner en signos de interrogación.

El Centro Wiesenthal comenzó a revisar los informes de la televisión oficial alemana ZDF que revelaron que el médico nazi Heribert Heim, conocido por su apodo de "Doctor Muerte”, falleció en 1992 en Egipto y estaría enterrado en el cementerio para pobres de la ciudad vieja de El Cairo.
En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, el director general del Centro Wiesenthal en Jerusalem, Efraim Zuroff, aseguró que “a pesar que dicen existe un certificado de defunción, eso no es garantía de nada, no podemos ni queremos asegurar nada”.
“Sabíamos –continuó el cazador de nazis- que (Heim) vivió en Egipto durante un tiempo largo, el propio Simon Wiesenthal lo verificó en 1967. Nosotros ponemos todo en signos de interrogación".
No obstante, Zuroff explicó que “lo que llama la atención en este caso y es por eso que lo buscamos en Sudamérica es que todavía existe una cuenta bancaria a nombre de él y es muy sospechoso que nadie la haya tocado".
Según lo informado hoy por el portal Arutz 7, el Centro Wiesenthal se encuentra revisando los informes de la televisión oficial alemana ZDF, según los cuales el médico nazi Heribert Heim, conocido por su apodo de "doctor muerte, falleció en 1992 en Egipto.
La misma fuente comunicó que estaría enterrado en el cementerio para pobres de la ciudad vieja de El Cairo.
Heim es buscado por el asesinato de cientos de judíos en distintos campos de concentración por medio de crueles experimentos que incluyeron operaciones sin anestesia y la inyección de veneno directo al corazón de las víctimas.
Una investigación conjunta del diario norteamericano "New York Times" y el canal germano reveló que el "doctor muerte" vivió en El Cairo durante 30 años y a principios de los años 80 se convirtió al Islam, adoptando el nombre de Tarik Farid Hussein.
Durante el año pasado, el Centro Wiesenthal lanzó la operación "Ultima chance", donde el director general en Israel, Efraim Zuroff y el representante para América Latina, Sergio Widder buscaron a Heim en el sur argentino y en Chile, donde se suponía se encontraba el jerarca nazi que tendría en la actualidad 94 años.
Heim se encuentra prófugo desde 1962 y a cambio de noticias sobre su paradero se ofrecía mediante anuncios hasta 315.000 euros (poco más de 400 mil dólares) a cambio de pistas sobre su paradero en América Latina.
http://www.prensajudia.com/shop/detallenot.asp?notid=13239
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Semíramis
Admin


Cantidad de envíos : 45878
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Aribert Heim murió en el Cairo   Vie Feb 06, 2009 12:18 am

es decir,no saben si realmente es el nazi o no...
y en uno de los artículos dice que queria donar su cuerpo a la ciencia lo que se contradice con su conversión al Islam.... ¡ que cosas!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/ En línea
Maat



Cantidad de envíos : 10251
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Aribert Heim murió en el Cairo   Dom Feb 08, 2009 12:31 am

El nazi que se escondía en las mezquitas




La investigación que anunció que el brutal médico nazi Aribert Heim había muerto en 1992 tras 30 años fugitivo en Egipto ha reavivado la polémica en Alemania, donde, incrédulos, claman por hallar el cuerpo
GUILLEM SANS MORA - Berlín - 06/02/2009 22:24


Metro noventa, figura atlética, calza un 47 y tiene una cicatriz en forma de uve en la comisura derecha de los labios. Los cazanazis tienen poco más que estos datos, recogidos hace más de cincuenta años, sobre el austríaco Aribert Heim, apodado el Doctor Muerte y El Carnicero de Mauthausen que la televisión pública alemana ZDF y el diario The New York Times dan ahora por muerto desde 1992. Según esta versión, basada en el testimonio de uno de sus hijos, Heim padecía cáncer rectal. Estaba viendo por televisión las Olimpiadas de Barcelona cuando se sintió indispuesto. Murió el día después de la ceremonia de clausura, el 10 de agosto.

Los historiadores atribuyen carnicerías inimaginables a este miembro de las Waffen-SS. [b]A sus víctimas les inyectó gasolina y preparados químicos en el corazón
para estudiar la velocidad de su fallecimiento. También les extirpó órganos sin anestesia y regaló al comandante de Mauthausen una lámpara con una pantalla hecha de la piel de un judío. La leyenda dice que hasta llegó a usar varias calaveras como pisapapeles en su escritorio, y existen documentos que prueban su paso por otros dos campos, Buchenwald y Sachsenhausen. A este último fueron a parar varios centenares de republicanos españoles. De Sachsenhausen se conservan numerosos registros de su puño y letra, fechados en octubre y noviembre de 1941. Doctor muerte lo apuntaba todo.

Dudas sobre su muerte



Los periodistas de la televisión alemana y el diario neoyorquino encontraron una cartera con más de cien documentos atribuidos a Heim. Entre ellos, una copia de su pasaporte egipcio, solicitudes de permisos de residencia, recibos de operaciones bancarias, cartas y un currículum manuscrito.

Según esta versión, Heim huyó a Egipto a través de Francia, España y Marruecos. Alrededor de 1980, se convirtió al islam, adoptó el nombre de Tarek Farid Hussein y vivió de las rentas del alquiler de una propiedad inmobiliaria en Berlín que le transfería su hermana. Pocos años después, en 1988, un tribunal de Berlín ordenó vender el edificio para cortar a Heim su fuente legal de ingresos. Pero sigue habiendo una cuenta a su nombre en la Caja de Ahorros de Berlín, con alrededor de un millón de euros, que, en caso de confirmarse la muerte, heredaría su familia. Durante estos años, se ha partido del supuesto de que Heim seguía con vida porque ninguno de sus tres hijos requirió nunca el dinero en herencia.
Pero existen serias dudas de esta versión, que ha avivado la polémica. A pesar de la documentación entregada, el caso no parece estar del todo resuelto. El Centro caza nazis Simon Wiesenthal aún no se cree la noticia, y ha puesto en duda que Heim esté muerto. "Tenemos serias dudas sobre esta versión",dijo su director, Efraim Zuroff, a la agencia Reuters en Jerusalén. El diario neoyorquino y la televisión alemana han demostrado que Heim vivió en Egipto, "pero la cuestión es saber si está muerto", dijo Zuroff. De eso no hay pruebas. "No hay tumba, no hay cadáver, y por tanto no podemos hacer pruebas de ADN", añadió.
Además, el portavoz policial de la Oficina de la Investigación Criminal (LKA) de Baden-Württemberg, en Stuttgart, dijo ayer que la noticia parte probablemente del propio hijo de Heim, y recordó que [b]hace sólo cinco meses éste mismo negaba ante las autoridades contar con informaciones sobre su padre
. Pero la LKA, que ofrecía 130.000 de recompensa a quien aportara pistas para detener a Heim, ha tomado la información por ciertas y ha retirado al nazi de su lista de criminales más buscados. También recuerdan que en 1965 y 1967 recibieron sendos avisos -que jamás pudieron confirmarse- de que Heim vivía en ese país bajo un nombre falso.
Una fuga de película



No en vano, las autoridades alemanas han asegurado que buscarán el cadáver del criminal para verificar la muerte de Heim, considerado el criminal más buscado de la Segunda Guerra Mundial después de Alois Brunner, el autor de la llamada Solución Final.

Pero, ¿cómo vivía un fugitivo nazi escondido en Egipto? Ya hay algunos testimonios: "Era alto y delgado, odiaba fumar, era muy fuerte y le gustaba sentarse frente a su ventana a las 6 de la mañana", dice Mohamed Fouad, residente de El Cairo. Vivía en un lúgubre hotel de El Cairo y cumplía a rajatabla con las cinco plegarias del día "Su vida era muy ordenada: ejercicios en la mañana, rezos en la gran mezquita de Al Azhar y prolongadas horas de lectura y escritura, sentado en un sillón reclinable", recuerda Ahmed.

Por otra parte, el centro de investigación de crímenes del nazismo en Ludwigsburg recibió la semana pasada un aviso de que Heim vivió en España, a donde habría llegado gracias a la ayuda de los colaboradores del jerarca nazi Otto Skorzeny, quien organizó una de las mayores bases de Odessa en España. En todas estas décadas de búsqueda, se le ha supuesto en Ibiza, Marbella y Alicante. Después, los investigadores lo situaron en Sudamérica: primero en Argentina y después en Chile, sin éxito. Hasta que no encuentren su cuerpo, el fallecimiento del Doctor Muerte seguirá siendo un enigma.
http://www.publico.es/internacional/198276/nazi/escondia/mezquitas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10251
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Aribert Heim murió en el Cairo   Sáb Feb 14, 2009 11:27 pm

Doctor muerte: los silenciosos pasos de un despiadado médico nazi


Un viejo maletín encontrado en Egipto acaba de revelar el rastro perdido durante 47 años de Aribert Heim, miembro de la SS de Hitler y acusado de cometer asesinatos y horrendas atrocidades contra miles de prisioneros.


Por: Souad Mekhennet y Nicholas Kulish.
The New York Times. Especial

El alemán atlético y de una estatura imponente que los habitantes de El Cairo conocían como Tarek Hussein Farid mantuvo hasta en la vejez la disciplina de caminar unos quince minutos diarios por las bulliciosas calles de la capital egipcia. Caminaba hasta la famosa mezquita Al Azhar, donde se había convertido al Islam, y hasta el Café J. Groppi, en el centro, donde encargaba tortas de chocolate para sus amigos y compraba bombones para los hijos de éstos, que lo llamaba tío Tarek.

Amigos y conocidos de Egipto también lo recuerdan como un ávido fotógrafo aficionado que casi siempre llevaba una cámara colgada del cuello, pero nunca permitía que lo fotografiaran. Tenía buenos motivos para ello: el tío Tarek se llamaba Aribert Ferdinand Heim; miembro de las Waffen-SS de Hitler y médico de los campos de concentración de Buchenwald, Sachsenhausen y Mauthausen. El tío Tarek era el Doctor Muerte.

Fue tras los muros grises de piedra de Mauthausen, en su Austria natal, que el Heim cometió atrocidades contra centenares de judíos y otros prisioneros que le valieron ese temible apodo y la condición de criminal de guerra nazi más buscado del Centro Simon Wiesenthal, donde pensaban que seguía en libertad.

En el prontuario del doctor Heim figuran operaciones a prisioneros sin anestesia. También se lo acusa de extirpar órganos a personas con buena salud para luego dejarlas morir en la mesa de operaciones; de inyectar veneno -y en ocasiones nafta- en el corazón de otras víctimas y de conservar algunos de sus cráneos como souvenir. Luego de vivir bajo el radar de los cazadores de nazis durante más de diez años después de la Segunda Guerra -buena parte de los mismos en el balneario alemán de Baden-Baden, donde tenía esposa, dos hijos y un consultorio de ginecología-, logró escapar cuando sus cazadores lo tenían casi cercado. Fue en 1962.

Su escondite, así como su muerte en 1992, fue uno de los mayores secretos hasta ahora.

En Alemania e Israel, los investigadores dijeron una y otra vez que pensaban que Heim estaba vivo y oculto en América Latina, cerca de Chile donde vivía una presunta hija natural. Testigos de Finlandia hasta Vietnam y desde Arabia Saudita hasta Argentina mandaron datos sobre su posible paradero.

Un maletín polvoriento con cierres rojos, que permanecía guardado y casi olvidado en El Cairo, reveló el itinerario del Doctor Muerte a Oriente Medio. El diario The New York Times y el canal de televisión alemán ZDF obtuvieron el maletín de manos de la familia Doma, los propietarios del hotel donde vivía Heim. La documentación que había en su interior cuenta la historia de su vida y su muerte en Egipto.

El maletín es, en realidad, un archivo de páginas amarillentas -algunas en sobres que aún estaban sellados-. Guardaba cartas; la historia clínica de Heim; su documentación financiera y un artículo subrayado de una revista alemana sobre su propia búsqueda y su juicio en ausencia. Hay hasta dibujos de soldados y trenes que hicieron los hijos que había dejado en Alemania. Algunos documentos llevan el nombre de Heim, otros el de Farid, pero muchos de los últimos, al igual que una solicitud de residencia en Egipto bajo el nombre de Tarek Hussein Farid, tienen la misma fecha de nacimiento -28 de junio de 1914- y el mismo lugar de origen -Radkersburg, Austria- que corresponden al Heim.

Si bien ninguno de los diez amigos de El Cairo que identificaron una fotografía del Heim conocía su verdadera identidad, sí dieron indicios de que podía tratarse de un fugitivo. "Lo que me decía mi padre es que parecían buscarlo, tal vez los judíos, y que se había refugiado en El Cairo", dijo Tarek Abdelmoneim el Rifai, hijo de Abdelmoneim el Rifai, de 88 años, dentista y buen amigo de Heim.

La copia de un certificado de defunción egipcio confirmó las versiones de testigos de que el hombre llamado Tarek Hussein Farid murió en 1992. "Tarek Hussein Farid es el nombre que mi padre adoptó cuando se convirtió al Islam", dijo su hijo Rüdiger Heim. En una entrevista en su casa de Baden-Baden, Heim hijo (53) admitió públicamente por primera vez que estuvo con su padre en Egipto cuando éste murió de un cáncer de recto. "Fue durante las Olimpíadas. En la habitación había un televisor. Eso lo distraía", dijo Heim, que es alto como el padre, tiene un rostro largo y melancólico y habla con suavidad. Aribert Heim murió el día después de la final de las Olimpíadas, el 10 de agosto de 1992, según su hijo y el certificado de defunción.

Heim hijo explicó que un tío le había dicho el paradero de su padre. Explicó que no había revelado nada porque no quería crearles problemas a los amigos de su padre en Egipto. Pero a pesar de las pruebas de que el Doctor Muerte vivió en Egipto, es imposible cerrar el caso: el lugar donde está enterrado sigue siendo un misterio.

Su muerte sería un hito significativo para cacería apasionada y en ocasiones polémica de criminales de guerra nazis que dio lugar al juicio y la ejecución del planificador del Holocausto Adolf Eichmann pero que nunca consiguió encontrar a Josef Mengele, el más famoso de los médicos nazis, que murió en Brasil en 1979.

Si bien la vida secreta de los nazis en países como Argentina y Paraguay capturó la imaginación popular en libros y películas, el caso Heim lleva a Oriente Medio. Hasta que el clima político cambió, los ex nazis fueron bienvenidos en Egipto, donde contribuyeron sobre todo en el plano de la tecnología militar. Rüdiger Heim dijo que su padre le había contado que conocía a otros nazis que estaban en Egipto, pero que trataba de mantenerse lejos de ellos. Lo que no queda claro es cómo logró Heim escapar durante tanto tiempo: recibía dinero de Europa, en especial de su hermana Herta Barth, e intercambiaba cartas con amigos y familiares.

"El mundo árabe era un refugio más seguro que América del Sur", declaró Efraim Zuroff, director del Centro Simon Wiesenthal de Israel, quien buscaba a Heim y había viajado a Chile en julio para impulsar el caso. Zuroff se sorprendió al saber el aparente destino de Heim y contó que estaban a punto de aumentar la recompensa por información para su captura de 400.000 a casi un millón y medio de dólares.

El ex prisionero de Mauthausen Josef Kohl declaró ante la justicia el 18 de enero de 1946 y contó como "El doctor Heim tenía la costumbre de revisarles la boca a los prisioneros para determinar si tenían los dientes en perfecto estado. De ser así, mataba al prisionero con una inyección, le cortaba la cabeza, la dejaba en el crematorio durante horas, hasta que desaparecía toda la carne que cubría el cráneo, que luego preparaba como objeto decorativo para su escritorio y los de sus amigos."

Los investigadores alemanes declararon que Heim se manejó con cuidado durante la posguerra. El médico, un buen jugador de hockey sobre hielo, se mantenía siempre al margen de las fotos cuando su equipo posaba. También poseía un edificio en Berlín, la renta que obtenía de él fue su fuente de ingresos en la clandestinidad.

En la sede de la policía de Baden-Württemberg en Stuttgart, pequeños imanes salpican un mapa del mundo y marcan los lugares donde surgieron pistas o datos sobre el Doctor Muerte. Lo habían buscado sin descanso desde su desaparición en 1962, período en el que habían seguido 240 pistas. Si bien nunca lograron detenerlo, habrían estado muy cerca de su escondite en El Cairo.

"Había información de que estuvo trabajando en Egipto como médico policial entre 1967 y 1970", dijo Joachim Schäck, jefe policial de la división de fugitivos. "Resultó ser una pista falsa."

Según su hijo, el Doctor Muerte abandonó Alemania y atravesó Francia y España en auto antes de cruzar a Marruecos para instalarse en Egipto. "Fue una casualidad que la policía no me detuviera porque justo en momento no estaba en mi casa", escribió Heim en una carta a la revista alemana Spiegel después de que se publicara un informe sobre él en 1979. La carta se descubrió en sus archivos, todos escritos con una meticulosa letra cursiva en alemán o en inglés.

En la carta también acusó a Simon Wiesenthal, quien estuvo prisionero en Mauthausen, de ser "el que inventó esas atrocidades". Heim se refirió luego a lo que llamó la masacre israelí de palestinos y agregó que "el lobby sionista de EE.UU. y el Khazar judío, fueron los primeros que le declararon la guerra a Hitler en 1933."

El grupo étnico turco de los Khazar era un tema recurrente para Heim. El médico nazi se mantenía activo en El Cairo haciendo una investigación -que escribía en inglés y alemán- y en el que negaba la existencia del antisemitismo sobre la base de que, según decía, la mayor parte de los judíos no era de origen étnico semita. Rifai recordó que Heim le había mostrado borradores del trabajo, los cuales estaban en el maletín. También había una lista que daba cuenta de sus planes de mandar borradores del trabajo a personajes importantes de distintos lugares del mundo: lo haría con el seudónimo de Youssef Ibrahim. Entre ellos figuraba quien era el entonces Secretario General de las Naciones Unidas Kurt Waldheim, un asesor de seguridad nacional estadounidense -Zbigniew Brzezinski- y el gobernante yugoslavo Tito.

Heim en El Cairo forjó estrechos vínculos con sus vecinos, entre ellos con la familia Doma, que dirigía el hotel Kasr el Madina, donde el criminal de guerra vivió sus últimos diez años. Mahmoud Doma, cuyo padre era el dueño del establecimiento, recordó que hablaba árabe, inglés y francés además de alemán. Doma contó también que su vecino leía y estudiaba el Corán en alemán, un ejemplar que los Doma habían encargado para él.

Doma, de 38 años, se emociona al hablar del hombre al que llamaba tío Tarek, quien le había regalado libros y lo había alentado a estudiar. "Era como un padre. Me quería y yo lo quería a él."

Recordó, además, que el tío Tarek había comprado raquetas e instalado una red de tenis en la terraza del hotel, donde él y sus hermanos jugaban con el musulmán alemán hasta que caía la noche. Para 1990, sin embargo, la salud de Heim comenzó a deteriorarse y le diagnosticaron cáncer.

Después de su muerte, su hijo Rüdiger insistió en que se respetaran los deseos de su padre y donó el cuerpo a la ciencia, una tarea nada fácil en un país musulmán donde las normas establecen un entierro rápido y se oponen a la disección. Doma, que quería poner al tío Tarek en la cripta familiar, y se negaba a aceptar el plan.

Finalmente, los dos hombres condujeron una furgoneta blanca con el cuerpo de Heim, que había sido lavado y envuelto en una sábana blanca, según la tradición musulmana, y colocado en un ataúd de madera. Doma contó que habían sobornado a un empleado de un hospital para que aceptara el cadáver, pero que las autoridades egipcias se enteraron y entonces terminaron enterrando al Doctor Muerte en una fosa común- Sin nombre. De forma anónima.

Traduccion: Joaquin Ibarburu
http://www.clarin.com/diario/2009/02/15/elmundo/i-01859278.htm
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Aribert Heim murió en el Cairo   Hoy a las 1:55 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Aribert Heim murió en el Cairo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Aribert Heim murió en el Cairo
» Murió FIDEL CASTRO?
» La ciudad de la basura, en El Cairo.
» Aparece Virgen en el Cairo 10 dic 2009- Fusionado
» Murió una bisnieta de Nelson Mandela

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: