egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Palermo: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Por la que brilla el sol



Cantidad de envíos : 1729
Fecha de inscripción : 13/07/2008

MensajeTema: Palermo: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......   Jue Abr 02, 2009 4:58 am

Los prisioneros de la Inquisición pintaron y escribieron sus historias en las paredes de la cárcel de Palermo

ROSSEND DOMÈNECH
PALERMO
Agueda Azzolini era bella, alta y delgada. Tenía 26 años y se había hecho monja. El 22 de junio de 1699, mientras dormía, unos individuos la despertaron bruscamente y la metieron en una celda del estupendo palacio Steri de Palermo, transformado en prisión por el ingeniero del Reino de España Diego Sánchez. La acusaron de comulgar con demasiada frecuencia y de saludar a frailes y monjas, con los que se reunía para rezar y se intercambiaban besos y abrazos. El alcaide Pedro Ciccio vio que era de buen ver y le metía mano. Ella no se dejaba. Un día Ciccio entró en su celda, que compartía con brujas y endemoniadas, y el hombre se desnudó. María, una compañera de prisión, le zurró de mala manera y le denunció. El alcaide fue alejado y Agueda llevada a la muerte, porque si Ciccio se había bajado los pantalones seguramente había sido por culpa de ella, concluyeron los jueces.
Se trata de un resumen del acta del proceso de la Inquisición de Palermo contra Agueda Azzolini. Era el año 1782, el mismo en que cerró sus puertas el Santo Oficio siciliano puesto en pie por Tomás de Torquemada, plenipotenciario de los Reyes Católicos.

6.500
sentencias
En la Sicilia española, la Inquisición actuaba desde el 1601 y en sus 200 años de actividad emitió 6.500 sentencias y obligó a pronunciar centenares de autos de fe, verdaderos espectáculos populares con los reos en procesión por calles y plazas.
La historiadora María Sofia Messana ha reconstruido varios casos de prisioneros a través de las copias que hay de Madrid. Tampoco se han perdido las prisiones, que acaban de devolver lo que los historiadores califican como excepcional: las celdas y los numerosos grafitis. Son mensajes resignados, desesperados, piadosos, rabiosos e incluso irónicos que los reos pintaron durante su encarcelamiento. Estos documentos inéditos se encontraban debajo de capas y capas de yeso de las paredes y han sido devueltos a la luz gracias a Domenico Policarpo y Nino Catalano. Laura Anello les ha puesto voz, organizando espectáculos teatrales en el recinto y baladas con los textos.
"Fueron condenados al silencio, pero ahora las piedras hablarán por ellos", ha dicho Giuseppe Silvestre, exrector a la Universidad palermitana, que actualmente ocupa los locales que fueron de la cárcel. Se abrirán al público esta primavera, una vez restaurados. "La prisión será museo de sí mismo, memoria de las víctimas de la opresión de cualquier época", ha explicado a este diario el rector Roberto Lagalla.
En el primer piso se encontraban las prisiones reservadas a las mujeres y en los dos superiores las de los hombres. Antes de terminar en la hoguera o en el exilio o molidos con 100 latigazos o con la lengua cortada, en estas celdas vivieron hacinados miles de frailes, monjas, evasores fiscales, poetas, rebeldes, libertarios, indomables, enemigos políticos y tal vez algún hereje de verdad o de mentira. Como la recomendada Dulciora Agnello, esposa de un procurador de la Inquisición. Probablemente aburrida de su vida burguesa, la señora se dedicaba al esoterismo, la magia y la astrología, y creía que Jesucristo y Magdalena tuvieron un romance. El tribunal la despachó con ayunos y oraciones.
Francesco Mandarino, otro prisionero, fue secuestrado a los 16 años por los piratas sarracenos y obligado a convertirse al islam, pero consiguió zafarse de sus carceleros y subirse a una nave que desde el norte de África viajaba hacia Venecia, donde se presentó ante la Inquisición local relatando su historia. Le dejaron libre sin cargos, pero al llegar a Palermo y presentarse de nuevo a los jueces eclesiásticos locales le metieron en la cárcel, donde pintó una sugerente batalla de Lepanto.

Condenado a la hoguera
Andrea Carusso, artesano de medias de seda --algo ya de por sí sospechoso-- y curandero, fue condenado a la hoguera. Joana Reyna, curandera de la localidad de Alcamo y denunciada por sus vecinas, se salvó por haber adivinado a sus delatoras.
En las paredes de Steri hay dibujos, poesías, imprecaciones, fechas y escritos en latín, en siciliano e incluso en el inglés de los marineros cazados por los inquisidores en los barcos que atracaban en la ciudad y condenados por herejes. En su conjunto constituyen una obra de arte y sobretodo una angustiada acusación. Como el Cristo con la cruz, camino del Calvario, azuzado por sus verdugos, pintados con las ropas típicas de los mismos inquisidores
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=600395&idseccio_PK=1007
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Semíramis
Admin


Cantidad de envíos : 45892
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......   Sáb Abr 04, 2009 2:48 am

Por la que brilla el sol escribió:
Los prisioneros de la Inquisición pintaron y escribieron sus historias en las paredes de la cárcel de Palermo

ROSSEND DOMÈNECH
PALERMO
Agueda Azzolini era bella, alta y delgada. Tenía 26 años y se había hecho monja. El 22 de junio de 1699, mientras dormía, unos individuos la despertaron bruscamente y la metieron en una celda del estupendo palacio Steri de Palermo, transformado en prisión por el ingeniero del Reino de España Diego Sánchez. La acusaron de comulgar con demasiada frecuencia y de saludar a frailes y monjas, con los que se reunía para rezar y se intercambiaban besos y abrazos. El alcaide Pedro Ciccio vio que era de buen ver y le metía mano. Ella no se dejaba. Un día Ciccio entró en su celda, que compartía con brujas y endemoniadas, y el hombre se desnudó. María, una compañera de prisión, le zurró de mala manera y le denunció. El alcaide fue alejado y Agueda llevada a la muerte, porque si Ciccio se había bajado los pantalones seguramente había sido por culpa de ella, concluyeron los jueces.
Se trata de un resumen del acta del proceso de la Inquisición de Palermo contra Agueda Azzolini. Era el año 1782, el mismo en que cerró sus puertas el Santo Oficio siciliano puesto en pie por Tomás de Torquemada, plenipotenciario de los Reyes Católicos.

6.500
sentencias
En la Sicilia española, la Inquisición actuaba desde el 1601 y en sus 200 años de actividad emitió 6.500 sentencias y obligó a pronunciar centenares de autos de fe, verdaderos espectáculos populares con los reos en procesión por calles y plazas.
La historiadora María Sofia Messana ha reconstruido varios casos de prisioneros a través de las copias que hay de Madrid. Tampoco se han perdido las prisiones, que acaban de devolver lo que los historiadores califican como excepcional: las celdas y los numerosos grafitis. Son mensajes resignados, desesperados, piadosos, rabiosos e incluso irónicos que los reos pintaron durante su encarcelamiento. Estos documentos inéditos se encontraban debajo de capas y capas de yeso de las paredes y han sido devueltos a la luz gracias a Domenico Policarpo y Nino Catalano. Laura Anello les ha puesto voz, organizando espectáculos teatrales en el recinto y baladas con los textos.
"Fueron condenados al silencio, pero ahora las piedras hablarán por ellos", ha dicho Giuseppe Silvestre, exrector a la Universidad palermitana, que actualmente ocupa los locales que fueron de la cárcel. Se abrirán al público esta primavera, una vez restaurados. "La prisión será museo de sí mismo, memoria de las víctimas de la opresión de cualquier época", ha explicado a este diario el rector Roberto Lagalla.
En el primer piso se encontraban las prisiones reservadas a las mujeres y en los dos superiores las de los hombres. Antes de terminar en la hoguera o en el exilio o molidos con 100 latigazos o con la lengua cortada, en estas celdas vivieron hacinados miles de frailes, monjas, evasores fiscales, poetas, rebeldes, libertarios, indomables, enemigos políticos y tal vez algún hereje de verdad o de mentira. Como la recomendada Dulciora Agnello, esposa de un procurador de la Inquisición. Probablemente aburrida de su vida burguesa, la señora se dedicaba al esoterismo, la magia y la astrología, y creía que Jesucristo y Magdalena tuvieron un romance. El tribunal la despachó con ayunos y oraciones.
Francesco Mandarino, otro prisionero, fue secuestrado a los 16 años por los piratas sarracenos y obligado a convertirse al islam, pero consiguió zafarse de sus carceleros y subirse a una nave que desde el norte de África viajaba hacia Venecia, donde se presentó ante la Inquisición local relatando su historia. Le dejaron libre sin cargos, pero al llegar a Palermo y presentarse de nuevo a los jueces eclesiásticos locales le metieron en la cárcel, donde pintó una sugerente batalla de Lepanto.

Condenado a la hoguera
Andrea Carusso, artesano de medias de seda --algo ya de por sí sospechoso-- y curandero, fue condenado a la hoguera. Joana Reyna, curandera de la localidad de Alcamo y denunciada por sus vecinas, se salvó por haber adivinado a sus delatoras.
En las paredes de Steri hay dibujos, poesías, imprecaciones, fechas y escritos en latín, en siciliano e incluso en el inglés de los marineros cazados por los inquisidores en los barcos que atracaban en la ciudad y condenados por herejes. En su conjunto constituyen una obra de arte y sobretodo una angustiada acusación. Como el Cristo con la cruz, camino del Calvario, azuzado por sus verdugos, pintados con las ropas típicas de los mismos inquisidores
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=600395&idseccio_PK=1007

pues es interesante que hayan descubierto todas esas inscripciones de personas que estuvieron allí encerradas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Sethekhepeshef



Cantidad de envíos : 590
Fecha de inscripción : 01/07/2008

MensajeTema: Re: Palermo: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......   Sáb Abr 04, 2009 8:32 am

PDF de la universidad de Palermo sobre este tema.

http://www.unipa.it/cdl/rassegna_stampa/2008/ottobre08/rass0910.pdf

Saludos a todos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10255
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......   Sáb Abr 04, 2009 11:05 pm

Sethekhepeshef escribió:
PDF de la universidad de Palermo sobre este tema.

http://www.unipa.it/cdl/rassegna_stampa/2008/ottobre08/rass0910.pdf

Saludos a todos

Muchas gracias Sethekhepeshef, voy a leer el pdf.


saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
miguelangel_1980



Cantidad de envíos : 1177
Edad : 36
Fecha de inscripción : 05/07/2007

MensajeTema: Re: Palermo: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......   Mar Abr 07, 2009 6:18 am

el pdf y el articulo son muy interesantes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Palermo: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......   Hoy a las 3:41 am

Volver arriba Ir abajo
 
Palermo: Los prisioneros de la Inquisición pintaron .......
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Piedra de Palermo
» PABELLON de los LAGOS (Bosques de Palermo - C.A.B.A.)
» San Benito de Palermo
» La momia de Rosalia Lombardo
» la santa inquisición

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: