egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 AMENHOTEP II

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Miér Ago 29, 2007 2:07 am


Amenhotep II. (1438-1412 a. de J.C.)

Dos años antes de su fallecimiento Tutmosis III, llamado “el Napoleón egipcio” por los historiadores debido a haber sido el más esplendoroso conquistador faraónico, designó como corregente a su hijo Aajeperura Amenhotep (o Amenofis) II, nacido de la reina Hatshepsut II Meritra - una hija de Huy, quien era divina adoratriz de Amón y de Atum, y corista en jefe de Ra - quien gobernó la tierra de Egipto desde el 1438 hasta el 1412 a. de J.C. Famoso por ser un arquero de fuerza excepcional, no dudó en mostrarse cruel para asegurar el imperio que le legó su padre.

Al morir, Tutmosis III era considerado un “héroe nacional” en todo Egipto, y era, allende sus fronteras, tenido como el más grande guerrero de todos los tiempos y lugares. También se le veía como el más industrioso constructor de monumentos conocido hasta ese entonces en el país. Sus campañas asiáticas le habían llevado al otro lado del Éufrates, en donde había plantado una losa pétrea que recordaba su gesta, y su espada había sojuzgado a casi todo el Medio Oriente, así como las zonas de Nubia y Libia, a las órdenes del trono faraónico.

egiptologia.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Miér Ago 29, 2007 2:10 am

La fama de Tutmosis III corría de boca en boca de los narradores del Cuento de la captura de Joppa – actual Jafa -, que relataba las valientes acciones del general Dyehuti y su astucia en la toma de dicho puerto mediante métodos que nos traen a la memoria al Caballo de Troya de La Ilíada de Homero, y las tinajas de Alí Baba en Las Mil y Una Noches, pues introdujo a doscientos de sus soldados en la ciudad escondiéndolos en canastos.

La grandeza del faraón no radicaba únicamente en sus gloriosas conquistas militares, sino también en su naturaleza piadosa y su mecenazgo de las artes y las ciencias. La cámara denominada “Sala del Jardín Botánico” en el Gran Templo de Amón-Ra en Karnak, es testimonio de ima de sis inclinaciones – hacia la Botánica y la Zoología -, a la que se le sumaba su interés por leer escritos ancestrales y la Lteratura en general.


Relieve fragmentario representando a la reina Hatshepsut II Meritra, madre de Amenhotep II. University College, London UC 14373. Dinastía XVIII. Tebas Occidental.

Los magníficos monumentos que dejó tras de sí continúan hablando, miles de años más tarde, sobre su personalidad y carácter de verdadero líder. Una luminaria del pasado difícil de superar en brillo y logros.

El legado de Tutmosis III fue, por ello, un tanto complicada para su hijo. Algunos estudiosos creen que Amenhotep II no se destacó, precisamente, por ser un intelectual, sino más bien todo lo opuesto. Sin embargo, no se puede ser categórico al respecto, ya que los restos arqueológicos de su gobierno son bastante escasos, y, a pesar de dichas especulaciones, parece que el joven monarca pudo conservar los estándares de la época.

Es muy posible que los vasallos asiáticos pensaran como aquellos investigadores y, creyendo que estaban enfrentando a un rey debilucho, se levantaron en rebeldía; craso error, Amenofis II era un vigoroso muchacho con fama de atleta, quien no le escapaba al peligro. La revuelta fue sofocada sin compasión.

Esta primera campaña asiática está registrada en la Estela de Amada, erigida en el templo de esa localidad de Nubia, y data del Año III de su reinado. Una copia parcial se encuentra en la Estela de Elefantina, tal como lo demostrara, hace ya tiempo, Elmar Edel. Según se adopte la opinión de Edel o de Säve-Söderberg – la cual parece prevalecer en la bibliografía disponible -, los acontecimientos atribuidos al Año III son los mismos que luego, en las estelas de Karnak y Menfis, estarán fechados en el Año VII.

Así, la famosa anécdota de la ejecución sumaria y la consecuente exhibición en público de los cadáveres de varios príncipes asiáticos, llevadas a cabo en el Gran Templo de Amón-Ra, en Karnak, y en el recinto sacro de Nápata, es referida ya a la primera, ya a la segunda de las fechas citadas. Para conocer mejor los hechos acaecidos durante esa campaña hemos de basarnos, por un lado, en la Estela de Karnak, que no está datada y su texto es muy fragmentario, y en la Estela de Menfis, que se encuentra en perfectas condiciones y menciona dos expediciones militares. La primera, que es la misma registrada en Karnak, está fechada en el Año VII, en tanto la otra lo está en el Año IX, teniendo ambas lugar en el frente asiático.


Estela de Amada relatando la campaña del Año III. Según K. R. Lepsius
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Miér Ago 29, 2007 11:42 pm

Si bien la del Año VII está mencionada allí como “la primera campaña”, esto no quita que haya existido la expedición del Año III mencionada en Amada y Elefantina, así como tampoco que estos últimos documentos fechen en antelación a la del Año VII. Después de todo, lo de “la primera campaña” no deja de ser verdad para la del Año VII respecto de la del Año IX, volviendo inútil toda discusión sobre el asunto.

De este modo, serían tres las empresas guerreras acometidas por Amenhotep II en los primeros años de su gobierno como soberano independiente. Edel pensaba que había existido una cuarta campaña, no mencionada en esos testimonios, a causa de un texto que aparece en la tumba TT 93 de Qenamón, en Tebas Oeste, el cual habla de uno de los carros del rey llamado “Carro de(l país de) Amor”, que supuso fue capturado durante tal refriega. Pero esto es tan sólo una especulación, pues nada impide que tal carruaje le fuera obsequiado como un presente diplomático amorrita al faraón, lo que explicaría la inexplicable ausencia de referencias a aquella hipotética lucha.


Reconstrucción hipotética de las campañas de Amenhotep II en Medio Oriente

La revolución anti-egipcia del Año VII tuvo su origen en el territorio de la moderna Siria. Como el texto nos sitúa directamente en el terreno, ignoramos si el ejército egipcio llegó allí por tierra o por mar, pero se nos dice que lo hizo apresuradamente. La acción no se hizo esperar: la tropa de Amenhotep II asedió la ciudad de Shemesh-Edom y la arrasaron por completo, capturando gran cantidad de gente, para luego continuar un enfrentamiento cruzando las aguas del Orontes. Habiendo vadeado el curso acuático, los egipcios de a pie rechazaron a la caballería asiática, e hicieron retroceder a los agresores.

Después, Amenhotep II se hizo presente ante las puertas de la localidad de Niy, desde cuyas murallas fue recibido con aclamaciones por sus habitantes. Allí se le informó que la guarnición de Ugarit (Ras Shamra) estaba viviendo graves dificultades, y de inmediato se dirigió a la ciudad para defenderla, estableciendo con rapidez el orden gracias a su pronta maniobra. Algunos altercados con sublevados que ocupaban zonas reducidas del desierto circundante ocuparon, entonces, su atención, pero fiueron sofocados en breve: la Estela de Karnak está perdida en esta última parte del relato, pero se conserva en la versión menfita.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Jue Ago 30, 2007 11:52 pm

Luego de dichos actos, el faraón marchó desde Ugarit por el camino del Orentes, sometiendo a “las ciudades de Mindyatu” al saqueo, y llegando hasta Hetera, cuyo líder le acogió amablemente y le rindió tributo. Este ejemplo fue secundado, prontamente, por los gobernantes de Yenek y Qadesh, reconociéndole como sus vasallos. Los hijos de esos jefes, al igual que sus progenitores, no dudaron en jurar fidelidad al soberano egipcio. La alianza debe haberle parecido lo suficientemente sólida y confiable a Amenhotep II como para entregarse al solaz de la cacería en la zona, la cual era su deporte favorito: bajo sus flechas y lanzas cayeron gacelas, zorros, liebres, asnos salvajes, etc. Y como si todo esto no hubiera sido suficiente para calmar su hiperactividad, de retorno a Egipto se tomó el tiempo para destruir la ciudad de Jashebu, a la vez que tomó prisionero a un mensajero mitannio que llevaba un recado secreto y sellado por el monarca de ese país. El contenido de la misiva es un misterio que se desconoce, pero algunos investigadores especulan que tendría que ver con el azuzamiento de rebeliones contra los egipcios, pues el reino de Mitanni ambicionaba tomar posesión de regiones bajo el dominio de aquellos.

Sea como fuere, Amenhotep II regresó a Menfis con un botín de quinientos cincuenta nobles sirios y doscientos cuarenta de sus esposas; seiscientos cuarenta canaaneos, doscientos treinta y dos príncipes y trescientos veintidós princesas, y doscientos setenta de sus esposas y concubinas. No era un mal resultado para una campaña en la cual su ejército no había perdido ni una sola batalla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Vie Ago 31, 2007 12:28 am

No sabemos si el mensaje mitannio surtió algún efecto en el ánimo de Amenhotep II. Durante los siguientes dos años todo se mantuvo tranquilo en el “frente oriental”, hasta que, en el Año IX, se produjo otra revuelta en el Medio Oriente. Pero parece que el faraón se encontraba preparado para enfrentar cualquier contingencia, ya que marchó de inmediato con su ejército hacia el país de Retenu, en donde asedió a la ciudad de Ipek, que cayó casi sin resistencia alguna. Desde allí su avance se volvió imparable, cayendo, por el camino, las urbes de Ihem, Mapasin y Jatitana, junto con dos poblados al occidente de Sauk (Sokho).

Determinado a terminar con la actitud levantisca que invadía el área, el rey tuvo un sueño, según la Estela de Menfis, en el cual Amón-Ra le da fuerza, vigor y protección para seguir adelante con la campaña, luego del cual se dedicó a supervisar en persona las condiciones de seguridad de los prisioneros obtenidos en aquellas luchas.

Luego, sitió y tomó la villa de Anajeret, el mismo día que conmemoró su ascención al trono, como para que no cupiera duda alguna de su poderío y gloria: un efecto de propaganda que hasta su propio padre, Tutmosis III, hubiera admirado. Después de esta exitosa celebración, considerada como un “don de Amón-Ra”, regresó a Egipto coronado de victoria y siendo exaltado como el digno sucesor de su progenitor. Pero antes, se tomó el trabajo de derrotar al príncipe de Kebasumin, poniendo a otro funcionario leal en su lugar. Fue la cereza del postre, cerrando su misión del Año IX.


Hathor da vida a Amenhotep II. Escena en un muro de su tumba VR 35, Valle de los Reyes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Vie Ago 31, 2007 12:29 am

Dice la Estela de Karnak que el soberano llevó consigo a siete príncipes sirios y que los ejecutó en el Gran Templo de Amón-Ra, en Karnak: seis quedaron pendiendo cabeza abajo y el séptimo fue colgado en el templo de Nápata, en el Sudán, como muestra de lo que le aguardaba a cualquier otro que pensara en levantarse en su contra. Realmente, ignoramos si es el mismo hecho ya relatado durante su campaña del Año III, o un nuevo acto de castigo, habitual en él; para nosotros, esto último es muy posible y nada impensable, en un gobernante tan severo como lo delatan sus acciones. La Estela de Menfis menciona que el botín humano, en esta ocasión, alcanzó a los setenta y un mil hombres; entre ellos destacan tres mil seiscientos apiru, pueblo identificado con los hebreos, que, si así fuera, tal sería la mención más antigua al mismo en Egipto. Es más, algunos creen que Amenhotep II ha sido uno y el mismo faraón del Éxodo bíblico, aunque tal postura es muy debatible, emprezando que, en esa época, la ciudad de Pi-Ramsés mencionada en La Biblia ni siquiera era un proyecto y el monarca así llamado ni había nacido.

Datos corroborativos de los hechos relatados en las estelas mencionadas se encuentran en dos cartas de los archivos del príncipe de Taanaj, que concuerdan en sus aseveraciones. Esto nos confirma que los eventos narrados allí son verídicos y no una mera imagen fabulosa y propagandística del soberano, como será el caso, siglos después, con las distorsionadas proezas de Ramsés II según El Poema de Pentaur o el registro de la batalla de Qadesh en Abu Simbel. Es indudable que la política de mano dura de Amenhotep II dio resultados, ya que, a partir de su último acto de guerra del Año IX, las sublevaciones no volvieron a darse, y Egipto y Mitanni guardaron, por los siguientes setenta y cinco años, una especie de “entendimiento cordial”, que, sin llegar a haber quedado consignado por escrito, mantuvo a las dos “potencias” en un estado de paz forzada.


El ataúd de Amenhotep II, según lo descubrió Víctor Loret en 1902
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Lun Sep 03, 2007 1:54 am

Egipto necesitaba que la región siguiera supliéndole de las materias primas necesarias para sustentar su cultura técnica, ahora basada en el bronce; de Siria se procuraba el estaño, de Chipre, el cobre, y de Cilicia, la plata. Ver peligrar sus fuentes de tales riquezas no debe haberle resultado una idea muy halagüeña al rey egipcio, quien había crecido rodeado del lujo fastuoso de la corte de Tutmosis III.

Amenhotep II no dejaría que tal cosa pasara, y, muy probablemente, por tal motivo se impuso la cruel política de las ejecuciones sumarias de los rebeldes. Sin duda, fue un hombre de temple y convicciones firmes en lo que hace al tratamiento de sus enemigos. Las razones del rey de Mitanni parecen haber sido muy diferentes; su propio reino se veía amenazado por el surgente poderío militar de los hititas, quienes, por entonces, estaban gobernados por Tudhaliya III. Los temores de los mitannios se encontraban bien fundados: el soberano hitita, posteriormente a aquellos eventos, conquistó Mittani y la ciudad de Aleppo fue capturada.

Con tales vecinos belicosos no es de extrañar que los mitannios y los egipcios acordaran una paz tácita, y, por qué no, una verdadera alianza; después de todo, a Amenhotep II le convenía estratégicamente, pues los hititas primero se lanzarían sobre Mitanni antes que sus propias posesiones coloniales. Así, ganaría tiempo para poder contrarrestar cualquier amenaza al tener a Mitanni como un “estado tapón”. El estado de las cuestiones en el exterior, entretanto, le permitió abocarse a los asuntos internos. Si bien no es mucho lo que ha quedado de sus construcciones, más que nada a causa de la actividad constructora de sus sucesores, y, en especial, de grandes usurpadores como Ramsés II. Las obras edilicias a su nombre que se conocen se concentran principalmente en la zona de Tebas, empezando con su Templo Funerario, sito en la llanura prealuvional de la orilla oeste del Nilo, del cual sólo conocemos la localización, ya que de él han quedado apenas unas ruinas.


Reconstrucción del Templo Funerario de Amenhotep II, Tebas Oeste


Estado actual del Templo Funerario de Amenhotep II
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Lun Sep 03, 2007 1:55 am

El Gran Templo de Amón-Ra en Karnak guarda los restos de una capilla en alabastro, conocida desde hace mucho tiempo, pero sólo estudiada y reconstruída en la última década del sigo XX por Christian Leblanc y Charles Van Sieclen III, bajo los auspicios del Centro Franco-Egipcio. La misma se encontraba localizada en el lado oriental del patio abierto que existe entre los Pílonos IX y X. Aparentemente fue erigida en ocasión del Segundo Jubileo Real (o festival Sed) delante del Pílono VIII, de donde habría sido desmontada y reutilizada en tiempos posteriores al Período Amarniano.

Un fragmento arquitectónico en el Kimbell Art Museum de Fort Worth, en Tejas (EE.UU.), hallado por Benson y Gourlay en e siglo XIX en el Templo de Mut en Karnak, preserva parte del protocolo soberano del faraón, señalando que, igualmente, debió levantar monumentos para esta diosa en ese sitio. Con seguridad, el monarca contribuyó al Templo de Luxor con una capilla, de la que únicamente se conocen algunos fragmentos de la jamba de una tal estructura, exhumada durante las excavaciones del Campamento Romano, publicada por Mohammed el-Saggir hacia mediados de 1980. Se conocen restos de construcciones a nombre de Amenhotep II en otras áreas de la región tebana, como ser en Armant, el-Tod y Medamud, pero sus actividades piadosas no se circunsbrían a ella. Hay buenas evidencias de que erigió un templo dedicado a la diosa Hathor en Dendera, gracias a un par de toscas jarras empleadas en “depósitos de fundación”, que portan el siguiente texto:

“El Buen Dios, Aajeperura, amado de Hathor, Señora de Iunet (Dendera)”. Una de las jarras se encuentra, hoy en día, en el Museo Petrie del University College London, en tanto la otra fue vista en un comercio de antigüedades de Luxor por Charles Van Sieclen III en 1980, que publicó en 1985. Dos objetos votivos en fayenza, papiriformes e inscriptos a nombre del rey fueron exhumados por Sir Flinders Petrie en 1898, en las galerías del cementerio de animales de Dendera, al sudoeste del Templo de Hathor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Lun Sep 03, 2007 1:56 am

Se sabe que, bajo los reinados de Tutmosis III y su hijo, los objetos votivos en fayenza que se depositaban en los templos, ya en ritos de fundación, ya en ceremonias de culto cotidiano, elevaron su cantidad y variedad. En la tumba del monarca se encontraron numerosos objetos de fayenza en forma de flores o frutos del granado, así como en otras

No es de extrañar, entonces, el descomunal cetro-uas que llega a los dos metros de altura, hallado en 1895, durante las excavaciones de J. Quibell y Sir Flinders Petrie, en la localidad de Ombos (antigua Nubet), centro de culto del dios Set, que lleva el nombre de Amenhotep II, el cual se encuentra en la actualidad en el Victoria and Albert Museum de Oxford.


Entrada a la tumba (KV 35) de Amenhotep II. Valle de los Reyes, Tebas Oeste
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Lun Sep 03, 2007 11:59 pm

Ya hemos visto que la zona meridional no estaba fuera de sus intereses, cuando hizo colgar a uno de los príncepes rebeldes de los muros de Nápata. Conocemos, también, su actividad en Elefantina a través de un bloque decorado en ambos lados, hoy en el Museo Egipcio de Berlín (inventario n° 20736), que registra el protocolo del rey y parte de su Doble Corona sobre una cara, y de una invocación y ofrendas alimenticias, sobre la otra. El texto es una invocación a Gueb como “heredero de [la Pequeña Enéada] y de la Gran Enéada en [Elefantina]”. Y, en este mismo lugar, se encuentra la losa con su recuento histórico de sus campañas asiáticas, teniendo su duplicado en Amada, en donde continuó construyendo un templo iniciado por su padre. Otro templete en territorio nubio lo erigió en Kalabsha.


Plano tumba Amenhotep II


Última edición por el Mar Sep 04, 2007 12:02 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Mar Sep 04, 2007 12:01 am

En el norte, Amenhotep II se aseguró de figurar extensamente; aparte de la Estela de Menfis, que colocó en el Gran Templo de Ptah, debemos agregar la esfinge de alabastro que se yergue solitaria en la zona, y que se ha vuelto famosa con el apelativo de “Esfinge de Menfis”: tiene ocho metros de largo, cuatro y un cuarto metros de ancho y pesa unas ochenta toneladas. Aunque no tiene textos que aseguren su identidad, se piensa con bastante certidumbre que le pertenece.

Por otro lado, tenemos el templete dedicado a la Esfinge, en Guiza, que le erigió en sus cercanías y que fue continuado, a su muerte, por su hijo Tutmosis IV. Fue exhumado por Selim Hassan a mediados de 1950, y produjo una buena cantidad de documenos a nombre del rey y varios príncipes de su corte, además de incontables losas votivas dedicadas por devotos y peregrinos. En época romana, la capilla todavía servía a su propósito original de honrar al dios Horajty (Harmachis), con quien la Esfinge de Guiza fue asociada en los tiempos del Reino Nuevo. La zona de Guiza, que dependía administrativamente de Heliópolis, fue una de las favoritas de Amenhotep II y su hijo Tutmosis IV. El último hizo levantar, entre las patas delanteras de la Esfinge, la “Estela del Sueño”, que relata el sueño por el que se le auguraba obtendría el trono faraónico si libraba al monumento de su prisión de arena que le cubría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Mar Sep 04, 2007 12:02 am

Tenemos que pensar que esta área y sus adyacencias hacia el sur, hacia el-Fayum, fueron, desde el Reino Antiguo en adelante, los cotos de caza favoritos de los monarcas egipcios. La fama de atleta de Amenhotep II – de quien se decía lo mismo que cantaría Homero sobre Ulises en La Odisea: que no había hombre alguno que fuera capaz de tensar su arco -, debe haberle venido de crianza: sabemos que su flecha podía atravesar cinco escudos de bronce juntos. ¡Una verdadera hazaña olímpica! Los documentos hablan de que este soberano era un conocedor de “las tareas de Montu (dios guerrero)”, con lo que se quería significar que era un experto en las artes de la guerra y, entre otras destrezas físicas, se le atribuye haber sido uno de los corredores más rápidos y un infatigable remero al que no se le podia alcanzar.

La momia, descubierta por Víctor Loret en 1898, en su tumba (KV 35) del Valle de los Reyes, no asemeja la de un titánico hombre, pero ¿quién podría decirlo después del tratamiento de embalsamamiento, que reduce a cualquiera a piel y huesos? No podemos dudar, sin embargo, de que su fortaleza física debe haber sido considerable: las narraciones de sus campañas en Asia y sus actividades de cacería son evidencias suficientes al respecto. Notemos, también, que es a partir de su gobierno que empieza a aparecer el programa decorativo de propaganda regia del motivo del “faraón deportivo”, que sería muy utilizado por sus sucesores y más allá.


Muro de la tumba, conteniendo el Libro de lo que hay en el Inframundo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Mar Sep 04, 2007 12:03 am

La tumba de Amenhotep II se encuentra decorada de modo parcial con unas pocas escenas de deidades vivificándolo o recibiéndolo en el Más Allá, pero contiene una versión íntegra del Libro de lo que Hay en el Inframundo, una de las más tempranas redacciones funerarias de la monarquía del Reino Nuevo.

El texto y las imágenes han sido pintadas sobre un fondo color papiro imitando, precisamente, a dicho material. El estilo de la escritura y las imágenes es muy similar al de la tumba (VR 34) de su padre, siendo él mismo quien terminaría la última al fallecer aquel, sin duda recurriendo a la misma mano de obra. Ambas sepulturas tienen un plano de planta muy parecido: tienen un corredor y una sala con pilares cuadrangulares que, cambiando de dirección, en ángulo recto, conduce a la cámara sepulcral. La última, sin embargo, difiere en cada una: la de Tutmosis III adopta la planta ovalada, en tanto la de Amenhotep II es rectangular. En esta última, el diseño ovalado es adoptado por el sarcófago pétreo.


Cámara de los Pilares de la tumba
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Miér Sep 05, 2007 1:19 am

Su momia fue la primera en hallarse intacta y yaciendo tal cual fuera depositada en el sarcófago, pese a que su tumba fue violada varias veces, y ha haber sido utilizada como escondrijo para otras nueve momias regias, que fueron trasladadas a El Cairo por Loret; algunas de ellas todavía siguen sin ser identificadas con certidumbre. Increíble como pueda parecer, junto a sus restos mortales, que aún conservaban un collar de flores resecas alrededor de su cuello, Loret halló el mítico arco del soberano, aquel que nadie podía tensar sino él. Quizá los ladrones de tumbas eran concientes de la fama del rey. Y, por eso mismo, dejaron su arma predilecta junto a él, más no por su fama de arquero, sino por la de su legendaria crueldad para con sus enemigos. Y, probablemente, ese arco debió ser una de sus posesiones favoritas, como para arriesgarse a acarrear su venganza implacable.


Sarcófago de Amenhotep II en su tumba (KV 35) del Valle de los Reyes, Tebas Oeste

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nefer11



Cantidad de envíos : 1820
Localisation : Cualquier lugar de Luxor
Fecha de inscripción : 11/06/2007

MensajeTema: AMENHOTEP II   Miér Sep 05, 2007 1:20 am

Cuando murió, en 1412 a. de J.C., Amenhotep II había cumplido con un reinado que supo mantener la supremacía egipcia en el Medio Oriente y el mundo mediterráneo oriental, y que dio impulso a las artes, las ciencias y la sociedad egipcias de su época. Aunque sea poco lo que conocemos sobre él, su fama como rey atleta queda reafirmada, y sus dotes como hombre piadoso e intelectual también.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Semíramis
Admin


Cantidad de envíos : 45878
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Re: AMENHOTEP II   Lun Jun 02, 2014 10:16 pm




The photo shows pharaoh Amenhotep II and his wetnurse, Amenemipet, in one of Prisse d'Avenne's wonderful paintings. Now it seems that the king's foster-brother, and his chief steward, Qenamun, found by Rosselini in the 19th century and then lost again, may have been located at a monastery in Pisa. What a detective story!

Go here for more info:
http://news.discovery.com/history/ancient-egypt/long-lost-mummy-of-pharaohs-foster-brother-found-140523.htm


foto de Petrie M. en facebook
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: AMENHOTEP II   Hoy a las 10:35 pm

Volver arriba Ir abajo
 
AMENHOTEP II
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Moisés = Akhenatón = Amenhotep IV
» Osiris. Excavaciones TA 28 Proyecto Visir Amenhotep Huy
» Imagenes de Amenhotep IV y Nefertiti .pdf
» ESTATUA GIGANTE DE AMENHOTEP lll y TIYA
» Hallada cabeza gigante de Amenhotep III

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

HISTORIA DEL EGIPTO FARAÓNICO

 :: Faraones y Dinastías
-
Cambiar a: