egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Montserrat publica los diarios de su monje explorador en Ori

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maat



Cantidad de envíos : 10251
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Montserrat publica los diarios de su monje explorador en Ori   Dom Dic 06, 2009 11:21 pm

Montserrat publica los diarios de su monje explorador en Oriente
• El religioso vivió 30 años en la región e impulsó la traducción al catalán de la Biblia y un museo

• Bonaventura Ubach escribió entre 1922 y 1923 un dietario ilustrado de su expedición a Siria e Irak

ROSA MASSAGUÉ
BARCELONA
Aprincipios del siglo XX, Oriente Próximo era meta de viajeros curiosos, arqueólogos, buscadores de petróleo y aventureros de todo tipo. Eran los Lawrence de Arabia, Gertrude Bell, Howard Carter o Charles Leonard Woolley. En este flujo de occidentales había un monje de Montserrat, Bonaventura Ubach (Barcelona, 1879–Montserrat, 1960), de quien se acaba de publicar su inédito Dietari d’un viatge per les regions de l’Iraq. 1922-1923 (Publicacions Abadia de Montserrat), importante por su texto, editado por Damià Roure, y por las más de 300 fotos que lo ilustran, realizadas por este Indiana Jones benedictino, sin látigo ni pistola.
El objetivo intelectual y religioso de Ubach era comentar los libros que forman la Biblia, cuya traducción al catalán iniciaría, basándose en los descubrimientos del momento. Aspiraba también a crear un museo oriental en Montserrat, tarea en la que desarrolló gran habilidad mercantil.
El monje llegó por primera vez a Oriente, a Jerusalén, en 1906, cuando tenía 27 años. Además de aprender árabe y siríaco, en cuatro años viajó por toda Palestina, Asia Menor, Tesalia, Grecia y buena parte de Egipto. Eran los escenarios bíblicos del Éxodo, de los reyes, los profetas y de los rebeldes macabeos, de la vida de Jesús y de los viajes de San Pablo.

HACIA MESOPOTAMIA / Al benedictino le faltaba recorrer, cómo él mismo escribió, el «teatro de las primeras civilizaciones de la humanidad, contemplar el cuadro de los 11 primeros capítulos del Génesis». Este teatro era Mesopotamia, entre el Tigris y el Éufrates, allí donde el hombre dejó de ser nómada para cultivar la tierra y donde nacieron las primeras ciudades del mundo y los imperios sumerio, babilonio, hitita, asirio y persa.
La ocasión se presentó en 1922. El 2 de julio, Ubach salió del puerto italiano de Brindisi en un vapor con un billete de cuarta, de puente y sin comida. Dos días después, llegaba a Alejandría y Ubach escribía: «Soy feliz de encontrarme en mi elemento: la lengua, los tipos, el folclore, la tierra y bajo el sol espléndido de Oriente, respirando por todas partes una dulce poesía desconocida en cualquier lugar de Occidente».
Bagdad, capital de un Irak bajo mandato británico, era la base de sus expediciones mesopotámicas y allí llegó Ubach desde Alepo en compañía de un chií, un suní, un judío y un sacerdote siríaco, en un viejo Ford T con averías continuas y que no superaba los 40 kilómetros por hora. Pero al monje no le importaba: «Gracias a estos contratiempos (...) podía extasiarme ante uno u otro de los tantos panoramas grandiosos del Éufrates». Y sacar alguna foto.
Ubach visitó Akerkuf, las ruinas de Babilonia; la tumba del profeta Ezequiel custodiada por árabes y judíos; las excavaciones de Ur, patria de Abraham, donde departió con el arqueólogo Woolley. Descendió por el Tigris hasta Susa y volvió por Basora. Fue a Kirkurk y a Erbil, en el Kurdistán, hasta la ciudad de Nínive y los monasterios caldeos de los alrededores, el santuario de los adoradores del diablo y la tumba del profeta Nahum. Ubach viajó a lomos de burro, de caballo, o de camello, en una carreta tirada por una mula, en tren, automóvil y en embarcaciones como las lanchas gasolineras, lo único que olía a petróleo en aquel Irak que todavía no había descubierto la riqueza de su subsuelo. A Basora, por ejemplo, se la conocía entonces por sus palmeras datileras.
Este geógrafo de la Biblia describe lugares y gentes, costumbres y ritos religiosos, ya sean cristianos, musulmanes o de cultos escasamente conocidos y cierra su dietario con estas palabras: «Adiós, encantador Oriente, donde tanto he gozado y también padecido durante los 15 meses que me han sido concedidos para extraer ciencia y mendigarte una pequeña parte de tus tesoros. ¿Te volveré a ver? Alá karim!»”
El monje pasó 30 años en Oriente. Regresó a Montserrat en 1951, donde siguió celebrando los oficios religiosos con el rito siríaco.
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=668217&idseccio_PK=1013
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
mauriciomigueld.f.



Cantidad de envíos : 544
Fecha de inscripción : 23/11/2008

MensajeTema: Re: Montserrat publica los diarios de su monje explorador en Ori   Mar Dic 08, 2009 4:17 pm

la vida del monje explorador tuvo que se interesante
saludos a todos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Montserrat publica los diarios de su monje explorador en Ori
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Montserrat publica los diarios de su monje explorador en Ori
» El Indiana de Montserrat
» modulos no localizo las materias de seguridad publica
» Alguien me puede ayudar con esto, de SEGURIDAD PUBLICA
» vi un monje tibetano que significa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: