egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 'Mujeres de El Cairo'

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Por la que brilla el sol



Cantidad de envíos : 1729
Fecha de inscripción : 13/07/2008

MensajeTema: 'Mujeres de El Cairo'   Sáb Mayo 22, 2010 3:03 am

'Mujeres de El Cairo'

Yousry Nasrallah dirige esta película sobre la violencia de género en la sociedad egipcia
París (Francia).- León Digital

Es la primera vez que dirige una película sin haber escrito el guión. Waheed Hamed es un conocido guionista en Egipto, sobre todo, por 'Omaret Yakobean' -'El edificio Yacoubian', 2006-. "Apenas nos conocíamos. Un buen día me llamó y me pidió que leyera un guión que había escrito y quería producir", recuerda el director Yousry Nasrallah.

"Me gustó que no se tratara de una sola historia, sino de cuatro, y que hablase de la sexualidad, algo poco habitual en el cine egipcio", recuerda el director. Los relatos proceden de la sección de sucesos o le fueron contados [al guionista] por sus amistades. El asunto de las tres hermanas y del chico fue publicado en primera página por todos los periódicos. El ministro es en realidad un alto funcionario. El personaje de Hebba está inspirado en una presentadora casada con un saudí, que apareció en un programa cubierta de cardenales para denunciar la violencia de género.

"También me gustaba la idea de que la historia acabase en el punto donde suelen empezar mis películas. Mis personajes suelen ser rebeldes y deben reintegrarse a la sociedad. En 'Mujeres de El Cairo', es lo contrario. Todos los personajes son conformistas y acaban rompiendo con la moral dominante", explica Yousry Nasrallah.

En esta historia de destinos cruzados, "vi el equivalente a una saga popular. Una referencia a la más famosa de las epopeyas persas: 'Las mil y una noches', que como cualquier tradición está ligada a lo oral. 'Mujeres de El Cairo' reanuda directamente esta forma de transmitir el saber y la experiencia. Basta con esto para tomar una postura en relación con el pensamiento predominante en Egipto, donde islamistas y laicistas están de acuerdo en inhibir la parte de la cultura nacional que procede de mitos antiguos", añade en relación con su película.

"Los diálogos pueden parecer contractuales", admite, sobre todo entre Hebba y su marido: 'Si haces esto, yo hago aquello'. "Dan la impresión de estar actualizando un contrato. Pero es el tema de la película y lo que enlaza los cuatro relatos: ¿Qué ocurre con el amor cuando se interponen los negocios? He exagerado el tono, por lo que la película es muy antinaturalista. Es un melodrama y los melodramas cuentan relaciones paradójicas, aunque reales, entre hombres y mujeres".

La puesta en escena

Los decorados tienen un papel decisivo en esta película. El guión solo contenía indicaciones vagas, como "un piso elegante" para el hogar de Hebba y Karim. "La discusión en el cuarto de baño me ayudó a entender cómo debía ser el piso de la pareja. Hebba está en la bañera; él, sentado en el váter. Me dio la idea de un espacio abierto, sin intimidad, sin puertas, pero aislado del exterior. Este piso funciona a partir del mismo principio que la casa mucho más modesta de las tres hermanas, con una sola ventana. Los objetos están sobredimensionados. Es el kitsch visto de dos maneras diferentes. Una idea oriental de lo que podría ser un loft, y una idea occidental de las alcobas orientales", reflexiona Nasrallah.

El director egipcio explica que "el programa de televisión se grabó en un estudio de televisión auténtico. Lo rodé con varias cámaras, con el mismo dispositivo que suele usarse en los platós televisivos. Una amplia pantalla instalada detrás de Hebba enseña en directo la imagen de la invitada, lo que me permitía disponer del plano y del contraplano a la vez. Al principio, la pantalla molestaba a los actores, pero me empeñé en mantenerla porque expone de forma directa la idea de la película".

Durante el primer programa, con la mujer desequilibrada, la pantalla solo enseña fotos de ella en varios momentos de su vida. En el segundo, el rostro de la asesina aparece detrás de Hebba, "pero no es natural", añade el director. "Pequeñas distorsiones en la imagen la distancian de Hebba. Con la dentista, que tiene la misma edad y pertenece a la misma clase social que Hebba, la duplicación es perfecta. Esta vez, la imagen es nítida. Ya no es una pantalla sino un espejo en el que Hebba mira ese otro rostro como si fuera el suyo, esa historia que dará pie a la suya".

"Supe enseguida que debía usar el plano secuencia para exaltar la presencia física de los actores. Rodé la escena más difícil de mi vida hasta la fecha. La hermana más joven está sentada con el chico en un muro cerca del mar. Él le coge la mano, intenta besarla y le toca el trasero. Ella se levanta, asustada. Es un plano cercano rodado sin interrupciones con la cámara montada en una grúa", explica.

La sexualidad como dispositivo de dominación

"No me refiero solo a la dominación de los hombres. En la historia de las tres hermanas, el hombre se convierte en objeto sexual a pesar suyo. Por eso escogí a un actor pequeño, frágil. Tiene miedo. Cree dominarlas sexualmente, pero es una ilusión. En cuanto a Hebba y Karim, la relación es muy clara desde la primera escena, la de la pesadilla. En el guión no tenía nada que ver. Hebba soñaba con ser Sherezade y conocer al rey Shariar, que le pedía que le contara un cuento. La mujer se negaba y el rey mandaba cortarle la cabeza. Pero no me pareció realista. No se sueñan cosas así. Al menos, yo no las sueño", subraya Yousry Nasrallah.

"Encontré la solución trabajando en el decorado del piso", añade. "Cuando decidí que la alcoba debía parecer una celda, me di cuenta de que esta habitación, símbolo de su relación, era la auténtica pesadilla de Hebba. El primer plano de la película recorre lentamente el piso. Hebba se despierta y dice: 'No hay puertas', a lo que sigue un diálogo muy simple. Él: '¿Estás despierta?'. Es obvio que lo está. '¿Qué te pasa?'. Y ella: 'Una pesadilla'. Karim no pregunta más. ¿Sabe que es el tema de la pesadilla de su mujer?".

Puede que lo sospeche, porque añade: 'Debes estar estresada', y ella contesta: '¿No me digas?'. "Pero no le interesa saber qué ha soñado ni por qué está estresada, y le hace el amor para no tener que hablar. Lo mismo le pasa a Hebba. Nunca dice lo que realmente piensa. Ama a su marido, pero se siente asfixiada y se lo cuenta a una amiga. Ésta le recuerda que ya se ha divorciado una vez y que no puede permitirse un segundo fracaso", cuenta el director.

Hebba no es una rebelde. Rehúsa ser una mera presentadora y se empeña en llevar las investigaciones, controlar el programa; en otras palabras, en ser una auténtica periodista. Su marido es lo opuesto, se inclina ante sus jefes. Hebba le acusa de cobarde, aunque al principio no se atreve a encararse con él por miedo a destruir su matrimonio. Está atrapada entre deseos opuestos que demuestran ser cada vez más irreconciliables.

El melodrama político

"Me interesaba filmar un melodrama", afirma Yousry Nasrallah. "Por una parte, es un género que se dirige a todos. Por otra parte, tiene un gran poder subversivo. Pienso en las películas de Douglas Sirk, donde aparece el tema el racismo y la emancipación de las mujeres, y también en los melodramas egipcios de antaño, en los que la mujer estaba en el centro de la intriga".

La actriz Mona Zakki (Hebba) es muy popular en Egipto, pero siempre en el papel de la joven pura y virgen. "Ha asombrado a todos con este papel. Escogimos juntos el vestuario para realzar su feminidad en vez de esconder sus formas", explica el director.

Los otros actores son desconocidos en su mayoría. "Me costó encontrar a Karim. En el guión era un hombre de cincuenta años, pero preferí a un hombre atractivo, sin arrugas, joven, el típico arribista. Debía ser la imagen de una generación de jóvenes egipcios ambiciosos y carentes de ideales", señala.

"Uno de mis asistentes iba a las salas de cine para ver las reacciones del público", concluye el cineasta egipcio. "Me dijo que en todos los pases había parejas discutiendo. El marido quería irse, la mujer insistía en quedarse. Muchas mujeres me han dicho que se sienten reflejadas en la película"
http://www.leondigital.com.es/cine-mujeres-Cairo-220510.php
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10280
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Re: 'Mujeres de El Cairo'   Dom Mayo 23, 2010 10:13 pm

Por la que brilla el sol escribió:
'Mujeres de El Cairo'

Yousry Nasrallah dirige esta película sobre la violencia de género en la sociedad egipcia
París (Francia).- León Digital

Es la primera vez que dirige una película sin haber escrito el guión. Waheed Hamed es un conocido guionista en Egipto, sobre todo, por 'Omaret Yakobean' -'El edificio Yacoubian', 2006-. "Apenas nos conocíamos. Un buen día me llamó y me pidió que leyera un guión que había escrito y quería producir", recuerda el director Yousry Nasrallah.

"Me gustó que no se tratara de una sola historia, sino de cuatro, y que hablase de la sexualidad, algo poco habitual en el cine egipcio", recuerda el director. Los relatos proceden de la sección de sucesos o le fueron contados [al guionista] por sus amistades. El asunto de las tres hermanas y del chico fue publicado en primera página por todos los periódicos. El ministro es en realidad un alto funcionario. El personaje de Hebba está inspirado en una presentadora casada con un saudí, que apareció en un programa cubierta de cardenales para denunciar la violencia de género.

"También me gustaba la idea de que la historia acabase en el punto donde suelen empezar mis películas. Mis personajes suelen ser rebeldes y deben reintegrarse a la sociedad. En 'Mujeres de El Cairo', es lo contrario. Todos los personajes son conformistas y acaban rompiendo con la moral dominante", explica Yousry Nasrallah.

En esta historia de destinos cruzados, "vi el equivalente a una saga popular. Una referencia a la más famosa de las epopeyas persas: 'Las mil y una noches', que como cualquier tradición está ligada a lo oral. 'Mujeres de El Cairo' reanuda directamente esta forma de transmitir el saber y la experiencia. Basta con esto para tomar una postura en relación con el pensamiento predominante en Egipto, donde islamistas y laicistas están de acuerdo en inhibir la parte de la cultura nacional que procede de mitos antiguos", añade en relación con su película.

"Los diálogos pueden parecer contractuales", admite, sobre todo entre Hebba y su marido: 'Si haces esto, yo hago aquello'. "Dan la impresión de estar actualizando un contrato. Pero es el tema de la película y lo que enlaza los cuatro relatos: ¿Qué ocurre con el amor cuando se interponen los negocios? He exagerado el tono, por lo que la película es muy antinaturalista. Es un melodrama y los melodramas cuentan relaciones paradójicas, aunque reales, entre hombres y mujeres".

La puesta en escena

Los decorados tienen un papel decisivo en esta película. El guión solo contenía indicaciones vagas, como "un piso elegante" para el hogar de Hebba y Karim. "La discusión en el cuarto de baño me ayudó a entender cómo debía ser el piso de la pareja. Hebba está en la bañera; él, sentado en el váter. Me dio la idea de un espacio abierto, sin intimidad, sin puertas, pero aislado del exterior. Este piso funciona a partir del mismo principio que la casa mucho más modesta de las tres hermanas, con una sola ventana. Los objetos están sobredimensionados. Es el kitsch visto de dos maneras diferentes. Una idea oriental de lo que podría ser un loft, y una idea occidental de las alcobas orientales", reflexiona Nasrallah.

El director egipcio explica que "el programa de televisión se grabó en un estudio de televisión auténtico. Lo rodé con varias cámaras, con el mismo dispositivo que suele usarse en los platós televisivos. Una amplia pantalla instalada detrás de Hebba enseña en directo la imagen de la invitada, lo que me permitía disponer del plano y del contraplano a la vez. Al principio, la pantalla molestaba a los actores, pero me empeñé en mantenerla porque expone de forma directa la idea de la película".

Durante el primer programa, con la mujer desequilibrada, la pantalla solo enseña fotos de ella en varios momentos de su vida. En el segundo, el rostro de la asesina aparece detrás de Hebba, "pero no es natural", añade el director. "Pequeñas distorsiones en la imagen la distancian de Hebba. Con la dentista, que tiene la misma edad y pertenece a la misma clase social que Hebba, la duplicación es perfecta. Esta vez, la imagen es nítida. Ya no es una pantalla sino un espejo en el que Hebba mira ese otro rostro como si fuera el suyo, esa historia que dará pie a la suya".

"Supe enseguida que debía usar el plano secuencia para exaltar la presencia física de los actores. Rodé la escena más difícil de mi vida hasta la fecha. La hermana más joven está sentada con el chico en un muro cerca del mar. Él le coge la mano, intenta besarla y le toca el trasero. Ella se levanta, asustada. Es un plano cercano rodado sin interrupciones con la cámara montada en una grúa", explica.

La sexualidad como dispositivo de dominación

"No me refiero solo a la dominación de los hombres. En la historia de las tres hermanas, el hombre se convierte en objeto sexual a pesar suyo. Por eso escogí a un actor pequeño, frágil. Tiene miedo. Cree dominarlas sexualmente, pero es una ilusión. En cuanto a Hebba y Karim, la relación es muy clara desde la primera escena, la de la pesadilla. En el guión no tenía nada que ver. Hebba soñaba con ser Sherezade y conocer al rey Shariar, que le pedía que le contara un cuento. La mujer se negaba y el rey mandaba cortarle la cabeza. Pero no me pareció realista. No se sueñan cosas así. Al menos, yo no las sueño", subraya Yousry Nasrallah.

"Encontré la solución trabajando en el decorado del piso", añade. "Cuando decidí que la alcoba debía parecer una celda, me di cuenta de que esta habitación, símbolo de su relación, era la auténtica pesadilla de Hebba. El primer plano de la película recorre lentamente el piso. Hebba se despierta y dice: 'No hay puertas', a lo que sigue un diálogo muy simple. Él: '¿Estás despierta?'. Es obvio que lo está. '¿Qué te pasa?'. Y ella: 'Una pesadilla'. Karim no pregunta más. ¿Sabe que es el tema de la pesadilla de su mujer?".

Puede que lo sospeche, porque añade: 'Debes estar estresada', y ella contesta: '¿No me digas?'. "Pero no le interesa saber qué ha soñado ni por qué está estresada, y le hace el amor para no tener que hablar. Lo mismo le pasa a Hebba. Nunca dice lo que realmente piensa. Ama a su marido, pero se siente asfixiada y se lo cuenta a una amiga. Ésta le recuerda que ya se ha divorciado una vez y que no puede permitirse un segundo fracaso", cuenta el director.

Hebba no es una rebelde. Rehúsa ser una mera presentadora y se empeña en llevar las investigaciones, controlar el programa; en otras palabras, en ser una auténtica periodista. Su marido es lo opuesto, se inclina ante sus jefes. Hebba le acusa de cobarde, aunque al principio no se atreve a encararse con él por miedo a destruir su matrimonio. Está atrapada entre deseos opuestos que demuestran ser cada vez más irreconciliables.

El melodrama político

"Me interesaba filmar un melodrama", afirma Yousry Nasrallah. "Por una parte, es un género que se dirige a todos. Por otra parte, tiene un gran poder subversivo. Pienso en las películas de Douglas Sirk, donde aparece el tema el racismo y la emancipación de las mujeres, y también en los melodramas egipcios de antaño, en los que la mujer estaba en el centro de la intriga".

La actriz Mona Zakki (Hebba) es muy popular en Egipto, pero siempre en el papel de la joven pura y virgen. "Ha asombrado a todos con este papel. Escogimos juntos el vestuario para realzar su feminidad en vez de esconder sus formas", explica el director.

Los otros actores son desconocidos en su mayoría. "Me costó encontrar a Karim. En el guión era un hombre de cincuenta años, pero preferí a un hombre atractivo, sin arrugas, joven, el típico arribista. Debía ser la imagen de una generación de jóvenes egipcios ambiciosos y carentes de ideales", señala.

"Uno de mis asistentes iba a las salas de cine para ver las reacciones del público", concluye el cineasta egipcio. "Me dijo que en todos los pases había parejas discutiendo. El marido quería irse, la mujer insistía en quedarse. Muchas mujeres me han dicho que se sienten reflejadas en la película"
http://www.leondigital.com.es/cine-mujeres-Cairo-220510.php

los maridos querian irse y las mujeres quedarse, porque las mujees se sentian reflejadas en la película...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
zooser73



Cantidad de envíos : 2908
Edad : 43
Fecha de inscripción : 01/07/2007

MensajeTema: Re: 'Mujeres de El Cairo'   Lun Mayo 24, 2010 1:16 am

poco a poco la cosa tiene que ir cambiando, es bueno este tipo de peliculas que hagan remover cosas en la gente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10280
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: 'Mujeres de El Cairo'   Dom Jun 27, 2010 10:54 pm

"Mujeres de El Cairo", historias de modernas Sherezade condenadas a resistir

"Mujeres de El Cairo", la última cinta del egipcio Yousry Nasrallah, no es
una película de mujeres: es un canto a la resistencia y a la necesidad de contar
para seguir vivo. Historias de modernas Sherezade, egipcias y del resto del
mundo, asegura el director, que "si no cuentan lo que les pasa, morirán".
"Contar es un acto de resistencia", sentencia Nasrallah, que estrena el
próximo 2 de julio en cines de toda España su película más premiada.
El título original "Ehky ya Sherezade" remite ya a los cuentos de "Las mil y
una noches": también su temática, historias contadas -en un programa de
televisión, en lugar de en la alcoba del sultán Shahriar-, por mujeres y sobre
mujeres que no quieren morir, pero que no siempre acaban bien, como la hija del
visir.
Todas las historias tienen un punto de vista sexual que el director destaca
porque "no es habitual en el cine egipcio":
"No quería hacer una película que solo hablase de la mujer egipcia", explica
el director a EFE.
"Habla de la resistencia, de cómo se resiste, se lucha. Pero no es una
película de mujeres contra los hombres. Ataco una mentalidad, que vale tanto
para hombres como para mujeres, porque todos son víctimas. Hablo de una
mentalidad que sustituye al amor y lo convierte en un mero contrato", asegura
Nasrallah.
Para el realizador, los personajes femeninos de esta película "no son sólo
víctimas, ni son simples, y ese -afirma- es el aspecto en el que entronca con la
política árabe".
"Si miras los últimos 45 años de la política en Egipto -dice-, se resumen en
que los israelíes son muy malos; los americanos, pésimos, y nuestro gobierno,
malísimo, así que nosotros no hacemos nada", ironiza.
Yousry Nasrallah ha dirigido siete películas y escrito los guiones de todas
ellas, menos de esta última, que es obra del también egipcio Waheed Hamed.
La actriz principal, Mona Zakki, de 34 años, además de ser una mujer
bellísima es muy conocida en el cine egipcio donde ha rodado una veintena de
películas; sin embargo, es la primera película para su marido en la ficción,
Hassan El Raddad.
Son Hebba y Karim, una pareja de periodistas de éxito, jóvenes, guapos, ricos
y famosos que pertenecen a la elite de El Cairo.
Él tiene aspiraciones políticas, pero el carácter antigubernamental del
programa de su esposa las pone en peligro, de modo que le pide que se modere
mientras designan un nuevo cargo que él cree merecer.
Ella decide dejar los debates políticos y ocuparse de historias de mujeres
pero el resultado es demoledor: nada escapa a la política.
Sus programas destilan denuncias calladas de violencia y machismo, de engaños
y abusos sexuales y religiosos: la injusticia de las leyes tradicionales con las
mujeres y su repercusión en todos los estratos de la sociedad, desde la miseria
de los suburbios a la opulencia de un ministro.
Nashralla ha elegido el melodrama para contar estas cuatro historias que
acaban con la de la Hebba, quien acude a presentar su programa con la cara sin
maquillar después de que su marido le diera una paliza.
Las otras historias hablan de tres hermanas que se pelean por un hombre; de
una interna de un psiquiátrico, universitaria y rica, sexagenaria virgen porque
ningún hombre le ofreció amor, sino contratos inasumibles, y la de una mujer de
clase alta enamorada de un embaucador y chantajista que acaba siendo
ministro.
Y el último detalle: los argumentos de estas historias salieron de los
periódicos, de la vida real.
Tras recordar que el 70% de los hogares egipcios se mantienen gracias al
trabajo de mujeres a quienes pegan sus maridos y les quitan su dinero, Nashralla
deplora que ellas piensen igual que los hombres: "tenemos una sociedad
dicotómica, que piensa de una manera y vive de otra".
La película estuvo en las secciones oficiales de los festivales de Toronto y
la Mostra de Venecia, en 2009, y obtuvo los galardones de la crítica egipcia
como mejor película y mejor actriz ese mismo año. También ganó el premio del
público en el Festival de los Tres Continentes.

http://www.periodistadigital.com/ocio-y-cultura/libros/2010/06/27/mujeres-de-el-cairo-historias-de-modernas-sherezade-condenadas-a-resistir.shtml
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: 'Mujeres de El Cairo'   Hoy a las 1:50 pm

Volver arriba Ir abajo
 
'Mujeres de El Cairo'
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 'Mujeres de El Cairo'
» Del piropo al manoseo, al estilo El Cairo
» EL TABACO DISPARA UN 30% LA CARDIOPATÍA ISQUÉMICA EN MUJERES
» Viaje por el Cairo, fotos, información, datos curiosidades
» Nuevo Museo Cairo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: