egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 El huevo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Kmt



Cantidad de envíos : 1404
Fecha de inscripción : 19/05/2010

MensajeTema: El huevo   Miér Oct 27, 2010 11:38 am

Me ha parecido curiosa la noticia porque realmente sabemos poco sobre este aimento Smile


El huevo

El segundo viernes de octubre es declarado el Día Mundial del Huevo. Se trata de una de las mejores fuentes de proteína de alto valor biológico. Por ese motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1957, propuso que el huevo sea utilizado como factor patrón de referencia para determinar la calidad de las proteínas de otros alimentos. Un huevo de 60 gramos aporta unas 70 kilocalorías y contiene los nutrientes naturales esenciales para personas de todas las edades, sexo y culturas.
Desde la antigüedad, el hombre acostumbró a las gallinas domesticadas a permanecer cerca del lugar donde vivía. Si bien no se conoce desde qué momento ocurrió esto, las evidencias legadas por diferentes culturas señalan que lo hizo en tiempos muy remotos. Hay datos que afirman que las gallinas eran conocidas en el antiguo Egipto y eran muy importantes en tiempos de los faraones, en que se practicaba la incubación artificial en cavidades templadas.

Se conoce que en la India y China viajaban con las tribus nómadas, cruzando la Mesopotamia hasta alcanzar a Grecia, desde donde se extendieron por toda Europa. Debemos mencionar que en aquellos tiempos la producción anual por gallina no superaba los 40 huevos.
Hoy en día, con gallinas especializadas en postura y con manejo y alimentación adecuados logran una producción de huevos en forma intensiva que supera los 240 huevos al año.

Conocer el poder nutritivo del huevo es fundamental para tener en cuenta su consumo. En diferentes trabajos que he realizado sobre la producción aviar, he podido constatar que muchos problemas originados en el consumo de huevos son debidos, más que nada, al mal manejo e inadecuado almacenamiento de los mismos. Para mantener la calidad del huevo, es fundamental tener cuidado desde el mismo momento de la postura; mantener intacto el barniz natural que le pone la gallina, y no debe tener fisuras que permitan la entrada de agentes extraños en su interior. Además, es recomendable no lavarlos y, si están sucios, solo hay que pasarles un paño seco. En las empresas avícolas donde la recolección y clasificación se hace por medio de máquinas, los huevos son limpiados con agentes líquidos y secados por medio de aire forzado. Luego pasan por un aceite mineral que les devuelve la protección externa hasta el momento que se los consume.

Los huevos se clasifican por su calidad interna y por su tamaño. En el primer caso, se emplea un ovoscopio que los clasifica por su relación de peso y altura de la albúmina. Cuando la gallina entra en la última fase de postura, decae la calidad interna del huevo, pero no por ello son malos.

Al romperse y ponerse en el plato, un huevo de primera calidad debe tener una albúmina firme, pegada a la yema; y no se debe desparramar en el recipiente. La yema también es firme, tanto que se puede separar de la clara con los dedos sin sufrir ningún daño.

Hay que tener cuidado, cuando se compran huevos, de evitar adquirir los de descarte de la incubación. Estos son huevos grandes, generalmente blancos, que han sido descartados al séptimo día, por infertilidad; es decir, que han permanecido ese tiempo con una temperatura de 38 ºC. Cuando se rompe uno de estos huevos, se puede apreciar fácilmente que se desparraman en el plato y que la yema se rompe fácilmente. No sirven para ser consumidos como frescos.

Los huevos recién puestos se conservan muy bien por 2 a 3 semanas si son colocados en lugares de poca luz y a menos de 18 ºC. En la heladera se pueden conservar sin problemas. Es por ello que se debe verificar la fecha de postura y el vencimiento que le indica el productor.
El consumo de huevos aumenta paulatinamente en el mundo. Así, de ser un producto condenado en la década del 80, hoy en día se ha visto que es saludable consumir hasta 10 huevos a la semana, sin que se produzcan riesgos cardiovasculares. Por eso, es siempre conveniente consultar con el médico sobre el consumo de huevos, en particular, si existen antecedentes familiares de enfermedades.

Al menos se debe consumir un huevo duro sin la yema, cuando hay dudas. Esta proteína es de alto valor biológico que cae muy bien cuando se consume con el desayuno.

Cuando se tienen gallinas caseras, hay que poner especial cuidado de que se acostumbren a colocar sus huevos en un nido, que puede ser construido con un cajón de manzanas. Siempre se debe poner paja nueva en el nido para que los huevos no se ensucien y no se dañen las cáscaras. Este cuidado se debe extremar en verano, ya que el espesor de la cáscara disminuye en los días de mucho calor. Esto, debido a que las gallinas no tienen glándulas sudoríparas y regulan la temperatura corporal por medio del jadeo, con el cual eliminan mucho anhídrido carbónico, que es fundamental para formar el carbonato de calcio de la cáscara.

Nuestro país tiene una buena producción de huevos con certificación de calidad. Busque usted siempre la garantía de procedencia y la fecha de postura. Evite comprar huevos que no tengan certificación de origen.

“La educación es la base del desarrollo de las comunidades.
Logremos el autoabastecimiento frutihortícola”

Utilice las
Buenas Prácticas Agrícolas
http://www.abc.com.py/nota/el-huevo-3712/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10251
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: El huevo   Miér Oct 27, 2010 11:23 pm

Kmt escribió:
Me ha parecido curiosa la noticia porque realmente sabemos poco sobre este aimento Smile


El huevo

El segundo viernes de octubre es declarado el Día Mundial del Huevo. Se trata de una de las mejores fuentes de proteína de alto valor biológico. Por ese motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1957, propuso que el huevo sea utilizado como factor patrón de referencia para determinar la calidad de las proteínas de otros alimentos. Un huevo de 60 gramos aporta unas 70 kilocalorías y contiene los nutrientes naturales esenciales para personas de todas las edades, sexo y culturas.
Desde la antigüedad, el hombre acostumbró a las gallinas domesticadas a permanecer cerca del lugar donde vivía. Si bien no se conoce desde qué momento ocurrió esto, las evidencias legadas por diferentes culturas señalan que lo hizo en tiempos muy remotos. Hay datos que afirman que las gallinas eran conocidas en el antiguo Egipto y eran muy importantes en tiempos de los faraones, en que se practicaba la incubación artificial en cavidades templadas.

Se conoce que en la India y China viajaban con las tribus nómadas, cruzando la Mesopotamia hasta alcanzar a Grecia, desde donde se extendieron por toda Europa. Debemos mencionar que en aquellos tiempos la producción anual por gallina no superaba los 40 huevos.
Hoy en día, con gallinas especializadas en postura y con manejo y alimentación adecuados logran una producción de huevos en forma intensiva que supera los 240 huevos al año.

Conocer el poder nutritivo del huevo es fundamental para tener en cuenta su consumo. En diferentes trabajos que he realizado sobre la producción aviar, he podido constatar que muchos problemas originados en el consumo de huevos son debidos, más que nada, al mal manejo e inadecuado almacenamiento de los mismos. Para mantener la calidad del huevo, es fundamental tener cuidado desde el mismo momento de la postura; mantener intacto el barniz natural que le pone la gallina, y no debe tener fisuras que permitan la entrada de agentes extraños en su interior. Además, es recomendable no lavarlos y, si están sucios, solo hay que pasarles un paño seco. En las empresas avícolas donde la recolección y clasificación se hace por medio de máquinas, los huevos son limpiados con agentes líquidos y secados por medio de aire forzado. Luego pasan por un aceite mineral que les devuelve la protección externa hasta el momento que se los consume.

Los huevos se clasifican por su calidad interna y por su tamaño. En el primer caso, se emplea un ovoscopio que los clasifica por su relación de peso y altura de la albúmina. Cuando la gallina entra en la última fase de postura, decae la calidad interna del huevo, pero no por ello son malos.

Al romperse y ponerse en el plato, un huevo de primera calidad debe tener una albúmina firme, pegada a la yema; y no se debe desparramar en el recipiente. La yema también es firme, tanto que se puede separar de la clara con los dedos sin sufrir ningún daño.

Hay que tener cuidado, cuando se compran huevos, de evitar adquirir los de descarte de la incubación. Estos son huevos grandes, generalmente blancos, que han sido descartados al séptimo día, por infertilidad; es decir, que han permanecido ese tiempo con una temperatura de 38 ºC. Cuando se rompe uno de estos huevos, se puede apreciar fácilmente que se desparraman en el plato y que la yema se rompe fácilmente. No sirven para ser consumidos como frescos.

Los huevos recién puestos se conservan muy bien por 2 a 3 semanas si son colocados en lugares de poca luz y a menos de 18 ºC. En la heladera se pueden conservar sin problemas. Es por ello que se debe verificar la fecha de postura y el vencimiento que le indica el productor.
El consumo de huevos aumenta paulatinamente en el mundo. Así, de ser un producto condenado en la década del 80, hoy en día se ha visto que es saludable consumir hasta 10 huevos a la semana, sin que se produzcan riesgos cardiovasculares. Por eso, es siempre conveniente consultar con el médico sobre el consumo de huevos, en particular, si existen antecedentes familiares de enfermedades.

Al menos se debe consumir un huevo duro sin la yema, cuando hay dudas. Esta proteína es de alto valor biológico que cae muy bien cuando se consume con el desayuno.

Cuando se tienen gallinas caseras, hay que poner especial cuidado de que se acostumbren a colocar sus huevos en un nido, que puede ser construido con un cajón de manzanas. Siempre se debe poner paja nueva en el nido para que los huevos no se ensucien y no se dañen las cáscaras. Este cuidado se debe extremar en verano, ya que el espesor de la cáscara disminuye en los días de mucho calor. Esto, debido a que las gallinas no tienen glándulas sudoríparas y regulan la temperatura corporal por medio del jadeo, con el cual eliminan mucho anhídrido carbónico, que es fundamental para formar el carbonato de calcio de la cáscara.

Nuestro país tiene una buena producción de huevos con certificación de calidad. Busque usted siempre la garantía de procedencia y la fecha de postura. Evite comprar huevos que no tengan certificación de origen.

“La educación es la base del desarrollo de las comunidades.
Logremos el autoabastecimiento frutihortícola”

Utilice las
Buenas Prácticas Agrícolas
http://www.abc.com.py/nota/el-huevo-3712/


interesante artículo sobre este alimento milenario,
gracias kmt
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
El huevo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» huevoterapia tambien llamada limpia con huevo
» La nebulosa del Huevo Frito
» El huevo
» ESOTERISMO NAZI EL HUEVO DE LA SERPIENTE
» HUEVO: Simbología del huevo.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: