egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Los bueyes sagrados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Raul



Cantidad de envíos : 1499
Fecha de inscripción : 29/07/2010

MensajeTema: Los bueyes sagrados   Miér Dic 08, 2010 3:27 am

El descubrimiento del Serapeum
Los bueyes sagrados

Por Ignacio Monzón, 08 de diciembre de 2010

La naciente arqueología científica del siglo XVIII vio en la centuria siguiente una eclosión que se tradujo en una gran actividad por todo el globo. Fueron días de grandes avances en todas las ciencias y en el caso de la de Clío, ofreció episodios enormemente novelescos, con arqueólogos más parecidos en ocasiones al mítico Indiana Jones que a los estudiosos hombres y mujeres de hoy día. Hoy trataremos de uno de uno de esos grandes descubrimientos.

A mediados del siglo XIX la egiptología científica se estaba consolidando como tal. Tras la apertura del país y el desciframiento de la escritura jeroglífica el conocimiento sobre el modo de vida y las creencias de la antigua “Tierra Negra” se acrecentó considerablemente. Así, en las grandes potencias europeas surgieron figuras de renombre que crearon escuelas, las cuales más de una vez compitieron entre sí. En el ámbito germano Karl Lepsius, que dirigió la primera expedición prusiana a Egipto (1842-1845), sentó cátedra y en el mundo anglosajón John Gardner Wilkinson hizo lo mismo. De hecho la obra de este último: “Manners and Customs of Ancient Egyptians” fue completamente innovadora en su día, tratando sobre la vida cotidiana de los campesinos y de los artesanos en lugar de la realeza o el sacerdocio. Los franceses, por supuesto, habían erigido a Champollion en una de sus figuras capitales, aunque sería justo mencionar también a Prisse d´Avennes. Una de sus aportaciones fue encontrar el papiro que lleva su nombre –Prisse– y que reposa en la Biblioteca Nacional de Francia siendo , quizá, el escrito sobre soporte blando más antiguo que se conserva en el mundo –redactado en torno al año 2000 a. C. como una copia de uno del siglo XXV a. C.–. Ahora nos ocuparemos de rendir un pequeño tributo a otro de los grandes: Mariette.

El veneno de la Egiptología

Auguste Mariette, natural de Francia, vino al mundo en 1821. A los dieciocho años, gracias a su inteligencia y cultura, ya impartía clases de dibujo y francés en Stratford (Inglaterra). En 1842 se encontraba de nuevo en su tierra natal y allí se le encomendó la tarea de clasificar los documentos de su primo Nestor L´Hôte, fallecido recientemente y que había sido dibujante de Champollion. Las notas y descripciones sobre los monumentos egipcios empezaron a excitar su imaginación, casi como el personaje de Don Alonso Quijano con sus libros de caballerías. La egiptomanía comenzó a fluir por sus venas y emprendió la tarea de dedicar su tiempo a estudiar todos los objetos egipcios que había a su alcance.

El problema de Mariette es que por aquel entonces ya era padre de familia y su obsesión por el antiguo mundo de los faraones le había llevado a perder su puesto de profesor en Boulogne. Sin embargo los conocimientos que había adquirido en solitario impresionaron hondamente a Lenormart y de Rougé, especialistas en jeroglíficos del Colegio de Francia. Ellos le consiguieron un puesto en el Museo del Louvre que, si bien no estaba demasiado bien pagado para la época, le suministró un enorme muestrario de piezas que examinar.

En 1850 Mariette experimentó una de las mayores alegrías de su vida: el museo le enviaba a Egipto a conseguir textos coptos, una lengua en la que él ya demostraba maestría. Lamentablemente una vez allí se le cerraron todas las puertas aunque eso no supuso un grave varapalo para su ánimo. Ya que no podía adquirir lo que se le había encomendado, se proveería de otros elementos. Al poco tiempo de llegar se instaló en Saqqara, lugar donde se daría su mayor descubrimiento.

El templo de los bueyes

Caminando un día por la meseta reparó, casi de forma casual, con una forma que brotaba del suelo arenoso. Al retirar un poco de tierra su sorpresa fue mayúscula al reconocer una cabeza de esfinge. Un recinto sagrado podía encontrarse en el lugar y estar allí mismo, esperándole. Él mismo en sus memorias afirmó que en aquel mismo instante una cita de Estrabón le vino a la cabeza. El historiador y geógrafo griego había visitado Egipto durante los primeros años del gobierno romano –a partir del 30 a. C.– y afirmaba que: “Existe también un templo a Serapis situado en un lugar muy arenoso, donde los vientos acumulan la arena en grandes cantidades. Algunas de las esfinges que vimos se encontraban enterradas en esta arena con la cabeza descubierta y algunas eran visibles hasta la mitad. Por lo tanto se puede deducir que en caso de una tormenta de arena el camino al templo sería peligroso” (“Geografía”, XVII, 1, 32).

Mariette no lo dudó un instante e invirtió el dinero que poseía en la contratación de 30 obreros. El día 1 de noviembre comenzaba a retirar toneladas de arena con la idea fija en la cita de Estrabón. Al poco tiempo un grupo de esfinges salían a la luz en torno a un camino perfectamente trabajado que conducía al templo. No obstante los continuos vientos depositan de nuevo la arena retirada, convirtiendo el trabajo en un castigo digno de Sísifo. Con un presupuesto casi agotado, hasta el 11 de febrero de 1851 Mariette no pudo alcanzar la fachada del templo. Pero sin recursos económicos suficientes se dio cuenta de que la exploración de la estructura iba a ser imposible. Había iniciado los trabajos en secreto, esperando poder justificar el “cambio de planes” ante las autoridades del Louvre con un brillante hallazgo. Ahora tenía que arriesgarse a dar un pequeño anuncio de un descubrimiento que podía resultar decepcionante. Y eso sin contar con la posibilidad de que fuera sustituido por alguien con más experiencia de campo –o con ganas de quitarle el protagonismo–. Afortunadamente la reacción de las autoridades científicas no pudo ser más favorable. Cerrando filas en torno a Mariette elevaron una petición al mismísimo Parlamento de Francia.

El 26 de agosto, bajo un sol abrasador, los políticos galos aprobaban la financiación del proyecto con 30.000 francos de la época, una auténtica fortuna. Una colaboración entre cultura y política de esas que rara vez se dejan ver. Sin embargo nuevos problemas asomaban por el horizonte de Ra.

http://www.elreservado.es/news/view/253-misterios-de-egipto-seriales-historia/750-los-bueyes-sagrados
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat



Cantidad de envíos : 10301
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Los bueyes sagrados   Jue Dic 09, 2010 12:45 am

gracias por el artículo, Raul

saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sacerdote de Amon



Cantidad de envíos : 3579
Fecha de inscripción : 02/05/2010

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Sáb Dic 11, 2010 3:24 am

Mariette hizo lo posible y casi lo imposible para trabajar en el proyecto.

gracias por el artículo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hathor3



Cantidad de envíos : 2450
Fecha de inscripción : 19/06/2010

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Dom Dic 12, 2010 4:10 am

Una foto del Serapeum



http://www.saqqara.nl/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
zooser73



Cantidad de envíos : 2908
Edad : 43
Fecha de inscripción : 01/07/2007

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Dom Dic 12, 2010 9:44 am

Lo fastidioso del tema, es que Mariette, de las tumbas que iba encontrando no anotaba demasiados apuntes arqueologicos, le primaba encontrar el serdab y las estatuas, parece que esta epoca a la que te descuidabas te habian chorizado las estatuas de los serdabs, que parece que estaban muy cotizadas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hathor3



Cantidad de envíos : 2450
Fecha de inscripción : 19/06/2010

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Miér Dic 15, 2010 2:32 am

zooser73 escribió:
Lo fastidioso del tema, es que Mariette, de las tumbas que iba encontrando no anotaba demasiados apuntes arqueologicos, le primaba encontrar el serdab y las estatuas, parece que esta epoca a la que te descuidabas te habian chorizado las estatuas de los serdabs, que parece que estaban muy cotizadas.


han robado demasiadas cosas y sobre Mariette deberia haber sacado muchos apuntes de todo lo que encontraba, él tendría ayudantes que podian hacerlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sacerdote de Amon



Cantidad de envíos : 3579
Fecha de inscripción : 02/05/2010

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Jue Dic 16, 2010 2:29 am

video sobre el Serapeum y Mariette




Auguste Mariette
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
zooser73



Cantidad de envíos : 2908
Edad : 43
Fecha de inscripción : 01/07/2007

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Dom Dic 19, 2010 3:01 am

Eran otros tiempos, la arqueologia estaba en pañales
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raul



Cantidad de envíos : 1499
Fecha de inscripción : 29/07/2010

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Vie Dic 31, 2010 3:25 am

Grandes sarcófagos para los bueyes sagrados

Ignacio Monzón 31/12 2010

En la entrega anterior habíamos dejado al pobre Mariette agotado en las arenas de Egipto, solicitando una ayuda económica que no parecía segura y ante el riesgo de perder su puesto allí. Pero si su propio gobierno se mostró más que generoso con él, los problemas no tardarían en llegar. Llevado por el afán propio del descubridor, no había solicitado ningún permiso o “firmán” para comenzar las excavaciones y las autoridades egipcias no podían ignorarlo. Durante casi seis meses se paralizaron los trabajos y se confiscaron los artefactos encontrados, por los que ni siquiera pudo hacer un estudio sobre los mismos. La, en apariencia, inocente investigación arqueológica, pasaba a la peligrosa arena de la política internacional, algo que desbordaba por completo a Mariette. El buen hacer del cónsul francés permitió, el 12 de febrero de 1852, la concesión de la ansiada autorización.

La tumba de los dioses

Los meses siguientes representaron uno de los grandes avances de la Egiptología: el gran lugar de enterramiento de los bueyes Apis era descubierto. Lamentablemente ya había sido localizado por ladrones siglos atrás y la mayor parte de sus tesoros habían desaparecido. Aún así la visión tuvo que ser fantástica, con una serie de galerías interminables y docenas de sepulcros de los bueyes sagrados consagrados al antiguo dios Apis –nombre helenizado del Hapu egipcio, una de las formas del dios Path, divinidad creadora y solar–, venerado desde la I Dinastía. La costumbre de momificar animales también se encontraba muy desarrollada en la mentalidad egipcia, pero en este caso era algo especial.

Estos animales se consagraban al dios, siendo una especie de sus representaciones en la tierra. Cada vez que moría el animal sagrado era conservado como una momia y enterrado con todos los honores, asimilándose a Osiris, el dios-muerto que renacía para la eternidad. También en Menfis y otros puntos de Egipto existían necrópolis para “animales divinos”, como las de los monos e ibis sagrados de Tot en Hermópolis. Los últimos faraones de la XVIII Dinastía comenzaron a crear un gran recinto para los bueyes Apis y más tarde Ramsés II (1290-1223 a. C., XIX Dinastía) construyó una enorme galería de 68 metros de longitud. Desde entonces el lugar no dejaría de crecer con los gobernantes posteriores.

El pasillo principal, de 198 metros, con sus nichos para los enterramientos es quizá la sección más impresionante que del conjunto, pero ni de lejos su único elemento destacable. Para completarlo, los faraones Nectanebo I y II, de la XXX Dinastía (s. IV a. C.) erigieron la gran avenida de esfinges que vio Mariette y durante los días de los Ptolomeos y los romanos el lugar mantuvo parte de su esplendor.

A pesar de la falta de tesoros y las escasas momias, el nuevo egiptólogo pudo encontrar los grandes sarcófagos pétreos de los bueyes, auténticas maravillas de la técnica y del esfuerzo humano. Algunos de los 24 ejemplares llegaban a los tres metros de alto, por dos de ancho y cuatro de largo, realizados en granito pulido con un peso de más de 60 toneladas. Con unos pocos restos de figuras votivas el lugar fue el escenario perfecto para recibir visitas de investigadores y curiosos. O dicho de otro modo, un sitio para que Mariette consiguiera más fama y amigos, asombrando a los turistas –gente de alta posición– con las catacumbas y el tamaño de los sarcófagos. Él mismo describía con emoción sus grandes hallazgos:

“Por una casualidad que no acierto a explicarme, una de las cámaras de la tumba de Apis, tapiada en el año 30 de Ramsés II, se había librado de los expoliadores del monumento y tuve la dicha de recuperarla intacta. Tres mil setecientos años no habían cambiado su primitiva fisonomía. Todavía estaban marcados en el cemento los dedos del egipcio que había colocado la última piedra del muro que sellaba la puerta. Unos pies descalzos habían dejado su huella en la capa de arena que se hallaba en un rincón de la cámara mortuoria. No faltaba nada en este último refugio de la muerte donde descansaba, desde hacía casi cuarenta siglos, un buey embalsamado.”

La fama y la gloria

De nuevo en Francia, paseó sus logros por los salones más prestigiosos del país y de Europa, pasando a ser considerado como una de las grandes figuras de la Egiptología. Todo pareció sonreírle en los años siguientes, teniendo un sinfín de puestos importantes a su disposición. Pero si años antes había sido “infectado” por el veneno de lo egipcio, el mal había evolucionado a un estado superior.

Después de saborear los placeres y emociones del trabajo de campo, intentó regresar a su querido Egipto y gracias a sus apoyos volvió a pisar su suelo en 1857. Se suele mencionar a Ferdinad de Lesseps, uno de los responsables directos de la construcción de los canales de Suez y Panamá, como su principal apoyo en este aspecto, pero el lector no debe obviar nunca el brillo propio de la figura de Mariette. Para Francia era un personaje que, con su fama, representaba un estandarte de las glorias de su país y las bondades de su cultura. En una Europa inmersa en sentimientos nacionalistas no era un aspecto que pudiese ignorarse a la ligera.

Con el beneplácito de su nación y el visto bueno de Egipto, que le concedió un barco para sus desplazamientos, comenzó una frenética serie de excavaciones durante ese año. Gizeh, Saqqara, Abidos, Tebas e incluso Elefantina fueron objeto de su interés, algo que incluso mejoró su imagen ante las dos naciones.

El 1 de junio de 1858 fue nombrado “mamur”, que podría traducirse como “director” de los trabajos de antigüedades del país. A partir de entonces la investigación se tuvo que complementar con la administración y la lucha contra el expolio, siendo el impulsor del primer Museo Egipcio de El Cairo –conocido como Museo de Boulaq–. Incluso ayudó a la promoción del país del Nilo que, para mostrarse como una potencia civilizada, decidió erigir un monumental teatro de la opera para estrenar una gran obra. Y aunque el encargado del trabajo fue Giuseppe Verdi, el “asesor” histórico y el responsable del tema de la famosa “Aida” fue este viejo profesor de dibujo y francés. Murió finalmente en 1881, siendo respetado por los círculos académicos europeos y por los propios egipcios, recordando su memoria con una gran estatua en los jardines del museo.

http://www.elreservado.es/news/view/253-misterios-de-egipto-seriales-historia/823-grandes-sarcofagos-para-los-bueyes-sagrados
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Semíramis
Admin


Cantidad de envíos : 45960
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Los bueyes sagrados   Mar Ene 04, 2011 2:50 am

interesantes posts, saludos a todos/as
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Semíramis
Admin


Cantidad de envíos : 45960
Localisation : KV 43
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Sáb Oct 13, 2012 12:13 am

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nieblaysombras.blogspot.com/
Sejmet Merienmut



Cantidad de envíos : 968
Edad : 19
Localisation : Castro Urdiales, Cantabria
Fecha de inscripción : 31/12/2010

MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Sáb Oct 13, 2012 12:47 pm

muy interesante Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los bueyes sagrados   Hoy a las 4:54 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Los bueyes sagrados
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los bueyes sagrados
» Los siete sellos sagrados de la Santísima Muerte
» Leyendas, Objetos Sagrados, mitología Argenta?
» Consagración de México a los sagrados corazones de Jesús y María
» Códigos Sagrados Numéricos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

HISTORIA DEL EGIPTO FARAÓNICO

 :: La Religión en el Antiguo Egipto
-
Cambiar a: