egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Egipto, del 'hiyab' al 'niqab'

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Gabriel



Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 07/05/2010

MensajeTema: Egipto, del 'hiyab' al 'niqab'    Lun Dic 12, 2011 3:37 am

Egipto, del 'hiyab' al 'niqab'
Antonio Elorza

Fue en 1923 cuando la feminista egipcia Hoda Shaarawi dio el golpe de efecto al regresar de un viaje a Europa. Al bajar del tren en la estación de El Cairo, y ante las correligionarias que la esperaban, decidió quitarse para siempre el velo. La supresión del símbolo no fue así el resultado de una decisión adoptada por un gobierno de vocación laica, como en Turquía o en Irán, sino la conclusión lógica de un incipiente proceso de emancipación de la mujer en el marco de una sociedad donde las élites apostaban por la modernidad. Han pasado casi ochenta años, y con la excepción de islas de vida burguesa en Zamalek o en Heliópolis, en El Cairo el cabello descubierto de la mujer ha pasado a mejor vida en el 95 por 100 de los casos, sobre todo entre las más jóvenes, incluso en barrios de clase media como Qars el-Nil. Visita a visita, a partir de los primeros años 80, se tenía la sensación de ir bajando una escalera, con el predominio creciente del hiyab. Nada lo refleja mejor hoy que la proliferación, siguiendo el ejemplo de la floreciente cadena Tekbir de Estambul, de tiendas de moda consagradas al vestido de la mujer islamista, sin que falten, novedad a señalar, aquellas que exhiben atrevidos modelos de niqab, rehuyendo el negro habitual y con juego de colores entre la túnica y la capucha. «Sugiera su natural belleza desde lo invisible con las últimas novedades de moda salafí», sería un slogan ajustado a las actuales circunstancias.

Porque los salafíes, componente olvidado de la sociedad egipcia, salvo por lo que tocaba a sus enlaces con el yihadismo, han saltado de repente a la actualidad con las elecciones iniciadas el pasado 28 de noviembre. Nada cabe añadir en cuanto a la narración de los acontecimientos para los lectores de este diario, dadas las excelentes crónicas de su corresponsal en El Cairo. Subrayemos, no obstante, la perturbación que el inesperado éxito salafí representa para la habilísima maniobra política ejecutada por los Hermanos Musulmanes. Sin participar visiblemente en la revuelta, proporcionaron la infraestructura asistencial a los heridos y contusionados, bloquearon toda intención de otros partidos a pactar con Mubaraq y su sucesor inmediato, y tras la victoria optaron por el ejercicio de una hegemonía que no se encontrara amenazada por el miedo a su éxito clamoroso en las futuras elecciones. No presentarían candidato a la presidencia de la República e irían a las parlamentarias como Alianza Democrática con dos pequeños grupos. En este contexto, una presencia discreta del salafismo, hasta el 10 por 100, podía incluso serles útil a la hora de recuperar el aliento de la sharía, por el momento subordinada al propósito de aparecer como leales a la democracia. Todo salta por el aire, un poco al modo de Bildu respecto del PNV, cuando los recién llegados se convierten en competidores, con un 25 por 100 de votos que les coloca a solo doce puntos de los ikhwan, de los Hermanos, casi doblando a la siguiente agrupación política, el Bloque Egipcio, conglomerado de burgueses, laicos y cristianos, que sumado al clásico partido liberal, Wafd, solo suma un 20 por 100. Egipto gira hacia el islamismo. La cuestión es si ello será compatible con la democracia, -por no hablar de la supervivencia de la imprescindible industria turística-, cuando además los militares pueden agitar ese espectro para seguir en el poder.

El rival inesperado juega además con su coincidencia respecto de los supuestos doctrinales de los Hermanos. Su partido se llama al-Nur, la luz, y tal era el título del escrito teórico en que el fundador de los Hermanos, Hassan al-Banna, definía puntualmente los rasgos de su utopía islamista: una sociedad islámica cerrada, sin partidos políticos, sin otra constitución que el Corán, con la mujer reducida a una subordinación absoluta, sin concesión alguna a la música ni a la literatura occidental, dispuesta a practicar la yihad para alcanzar tales fines. Con otra vestimenta, el niqab en la mujer frente al hiyab, las barbas de chivo en los hombres frente a las recortadas de la tradición islamista, la chilaba blanca saudí frente al traje occidental, la presión en las urnas de los salafíes sobre los ikhwan sucede a la ya practicada en la sociedad, con formas especialmente agresivas contra cualquier variante de occidentalismo o de autonomía de la mujer, y una clara determinación de borrar de la ciudadanía al diez por ciento de cristianos coptos del país.

No les importa a los salafíes que el turismo se hunda, si los visitantes no aceptan la separación de hombres y mujeres en las playas, la prohibición del alcohol o el cubrimiento, cuando no la destrucción, de las obras del pasado faraónico. Detrás de ellos tienen a la Arabia Saudí y a los emiratos, con sus petrodólares, y a su lado a las masas de desposeídos que encuentran en el occidentalismo un chivo emisario. A los Hermanos Musulmanes les será difícil resistir la arremetida, ante todo porque se ven desbordados en el terreno de la ortodoxia, porque toda opción moderada les acarreará la acusación de seguidores desleales de la sharía. De no intervenir otros factores, tales como la presión militar, les será difícil evitar una alianza orientada a imponer el islamismo en la sociedad egipcia. Por no hablar de una minoría copta que contempla el futuro sin salida alguna, abocados a perder los empleos, como tantas veces les sucediera desde el siglo X ante cada ofensiva integrista, e incluso a dejar, si pueden, su patria. «Aquí no hay sitio para nosotros», repiten. Un salafí no acepta estar a las órdenes de un cristiano.

¿Y los revolucionarios que desde la plaza de Tahrir arriesgaron sus vidas por acabar con la dictadura? Aquí si cabe aplicar aquello de que unos provocan la caída del árbol y otros recogen las nueces. De poco ha valido la lucha por la democracia: un 3,5 por 100 de votos. Nada.

http://www.diariovasco.com/v/20111212/opinion/articulos-opinion/egipto-hiyab-niqab-20111212.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hathor3



Cantidad de envíos : 2450
Fecha de inscripción : 19/06/2010

MensajeTema: Re: Egipto, del 'hiyab' al 'niqab'    Mar Dic 13, 2011 1:22 am


me ha gustado el artículo porque hace reflexionar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Egipto, del 'hiyab' al 'niqab'
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» atentados en Egipto
» ¿LA SAGRADA FAMILIA SE FUE A NAZARET O A EGIPTO?
» Vacaciones Egipto
» LA TIARA KHEDIVE DE EGIPTO
» Jinete del apocalipsis filmado en Egipto?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

OFF TOPIC

 :: Off Topic
-
Cambiar a: