egiptomaníacos2007

Historia del Egipto Faraónico
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Alejandría, su biblioteca, Hipatia, y el cristianismo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, su biblioteca, Hipatia, y el cristianismo.   Dom Dic 16, 2007 8:09 am

Los orígenes de la fundación de Alejandría, radican en la peregrinación de Alejandro al gran templo y oráculo de Amón-Ra (la traducción egipcia de Zeus o viceversa, según como se mire)). Por lo visto deseaba ser igual que los primeros faraones egipcios, quienes se consideraban hijos de Amón-Ra.
La leyenda nos cuenta que tras saludar al gran sacerdote, Alejandro fue admitido a solas ante la propia efigie del dios a la que se le atribuía la facultad de moverse, hablar, y aceptar o rechazar los papiros en los que se escribían las preguntas.
Alejandro preguntó:
- "Decidme, oh Zeus, ¿venceré a mis enemigos?". Y Amón le contestó - "El imperio del mundo te pertenece. Tu siempre vencerás hasta el día que seas llamado al cielo".
Reasegurado en sus poderes, abandonó el templo y el gran rey se despidió del sacerdote del oráculo diciéndole:
- "Dios es el padre común de todos los hombres, pero por una predilección que deriva de su ser perfecto, elige entre los mortales solo a los mejores. ¡Sólo ellos pueden proclamarse en verdad hijos suyos!".
La conquista de Egipto fue sencilla, en la campaña apenas hubo resistencia por parte de las guarniciones persas.
El pueblo, harto de la dominación, lo recibió Egipto como un héroe ya que les liberaba de la sumisión a esa cultura extraña, especialmente en el plano religioso. Alejandro, sacó partido de estas diferencias ya que adoró a los dioses egipcios y reconstruyó algunos templos que se encontraban en ruinas. Con estos gestos acabó por ganarse la voluntad del pueblo egipcio, especialmente de los sacerdotes. Se hizo cargo del gobierno del país, se autoproclamó faraón y dividió el territorio en tres zonas dirigidas por funcionarios egipcios, aunque las fuerzas militares que garantizaban el orden eran macedonias.

Busto de Alejandro procedente de Delos, Museo del Louvre.




Última edición por el Dom Dic 16, 2007 9:05 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:13 am

La culminación del tema que tratamos, tuvo lugar en la primavera del año 331 A. C., en el que fundó una de las 70 ciudades que se le atribuyen, concretamente la de Alejandría, en el delta del Nilo, la primera que llevaba su nombre, en un intervalo entre sus conquistas.
Ptolomeo I Soter (El Salvador 305-282 A C), general de Alejandro, y primero de la casa de los Lágidas, Ptolomaíca o bien XXXII Dinastía, fue quien fundó la Biblioteca y el Museo en 295A C, contando con el consejo de los sabios griegos Eudoxio y Demetrio de Falero, siendo este último su primer director y bibliotecario. Alejandría, gracias a su biblioteca, se convirtió en centro de sabiduría mundial. Contó también con la ayuda de su segunda mujer, y madre además de su hijo y heredero Ptolomeo II Filadelfo, Arsione II, fiel colaboradora y musa de poetas y escritores. También desarrolló su propia cultura, la griega.
Nos dice Estrabón:
“El Museo forma parte de los palacios reales; tiene un paseo público, una exedra, (un pórtico o columnata cubierta por lo común y de forma curvada, provista con frecuencia de asientos para conversar al aire libre y a la sombra) y una casa grande donde este el refectorio común de los científicos que comparten el Museo...”
En esta misma época vivió y escribió sus obras el famoso sacerdote egipcio Manetón, al que debemos la agrupación de los faraones en dinastías.
Según dice el obispo griego san Ireneo (130-208 D C) la que sería conocida como la Biblioteca –Madre, se construyó en el barrio del Bruquión, cerca del puerto, Ptolomeo, también ordenó la construcción del Faro, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:16 am

Su hijo, Ptolomeo II Filadelfo, continuó con el proyecto de su padre construyendo el Faro y el Museo, este último considerado como la primera universidad del mundo en su sentido moderno, y además compró las bibliotecas de Aristóteles y Teofrasto, reuniendo 400 mil libros múltiples (symoniguís) y 90 mil simples (amiguís), como lo asevera el filólogo bizantino Juan Tzetzes, basándose en una “Carta de Aristeas a Filócrates” que data del siglo II a.C.

En aquel tiempo, los manuscritos se escribían sobre láminas de papiros, un vegetal muy abundante en Egipto, que crece en los márgenes del Nilo. Según nos informa Plinio el Viejo en su Historia Natural, a causa de la rivalidad de la Biblioteca de Pérgamo con la Biblioteca de Alejandría, Ptolomeo Filadelfo prohibió la exportación de papiro.

En consecuencia, en Pérgamo a falta de papiro se inventó el pergamino. Se preparaba con la piel del cordero, de asno, y de becerro, cuando más lisa y suave fuera la piel más apreciada era. El pergamino era más resistente que la hoja de papiro y además ofrecía la ventaja de que se podía escribir sobre ambos lados.
Ptolomeo III Everguétis será el fundador de la Biblioteca-hija en el Serapeum (templo dedicado a Serapis, una divinidad que deriva de la unión de Osiris y Apis identificada con Dionisos), en la Acrópolis de la colina de Rhakotis.
La Biblioteca nunca fue dirigida por un egipcio, fue una institución helenística, cuyo director, cargo de gran relevancia social, era nombrado directamente por el rey. Parece sin embargo que el jefe titular del Museo fue al principio un representante de la vieja jerarquía egipcia; tal vez el nombramiento tenía por objeto evitar que los viejos sentimientos religiosos egipcios chocaran demasiado violentamente con aquella irrupción del escepticismo científico griego.
La Gran Biblioteca era un complemento indispensable del Museo (o templo dedicado a las Musas). Fue descrita por Tito Livio como "el más bello de los monumentos". Tenía numerosas salas con estantes para libros, los "armaría" que consultaban los sabios, y habitaciones para los escribas y artistas que copiaban y preparaban los rollos, cobrando a tanto por línea. Todos los Ptolomeos siguieron coleccionando miles de manuscritos griegos, judíos, egipcios, persas e indios, hasta los tiempos de Cleopatra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:22 am

Los navíos y viajeros que pasaban por Alejandría estaban obligados a dejar en ella los manuscritos originales que poseían, a cambio de copias. En ellos se anotaban los nombres de los antiguos propietarios y eran registrados y clasificados antes de su depósito y utilización.
Su proximidad al mar fue causa accidental de su primera destrucción.
La mítica Biblioteca ardió como consecuencia de una acción militar de Julio César. Lo cuenta un hispano, sobrino de Séneca, el historiador Marco Anneo Lucano, en su obra Farsalia:
“Julio César, torpemente involucrado en las rivalidades dinásticas alejandrinas, y sitiado por el general Achillas en el palacio real de Lochias, a orillas del mar, mandó incendiar su propia flota o la de los Ptolomeos, más de sesenta barcos anclados en el Gran Puerto oriental. El incendio se propagó rápidamente a los muelles, y de éstos a la ciudad real y los depósitos de la Biblioteca. Las casas vecinas a los muelles prendieron fuego; el viento contribuyó al desastre; las llamas eran lanzadas por el viento furioso como meteoros sobre los tejados. Los soldados egipcios tuvieron que abandonar el sitio de César para tratar de salvar Alejandría de las llamas".
El tío de Lucano, Lucio Anneo Séneca, el filósofo cordobés, menciona en su 'De tranquilitate animi' la cifra de cuarenta mil libros quemados, citando su fuente, Tito Livio, quien fue contemporáneo del desastre. Plutarco también registra el incendio en su Vida de César. Julio César, sin embargo, en su Bellum Civile describe la batalla, pero silencia el desastroso incendio de la Biblioteca, argucia que no sirve sino para poner aún más en evidencia su responsabilidad en el desgraciado accidente. Otros también callarán, como Estrabón, Appiano o Cicerón. Y nadie, hasta el final de la dinastía Julio-Claudia se atreverá a contradecir la versión de Julio César

Recreación de la Biblioteca de Alejandría

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:40 am

El diseño de la ciudad, trazado por el arquitecto Dinócrates, era paralelo al mar, con vías perpendiculares al puerto, para refrescarla en verano con los vientos "etesios" procedentes del norte y que soplan con fuerza durante el verano. Por eso, en el ataque de César, los fuegos del puerto penetraron rápidamente en la ciudad, prendiendo en techos, postes de madera, los cortinajes de los pórticos... con el fuego se fueron en cenizas los miles de libros acumulados por los Ptolomeos en doscientos cincuenta años.
Una hecatombe, el principio del fin de la biblioteca.
En el año 270, Zenobia reina de Palmira toma Alejandría. Sus tropas saquean la biblioteca.
Llega Aureliano (emperador) en su defensa. “Libera” la ciudad, pero la peor parte se la lleva la zona de El Bruquio, que es donde se encontraba la llamada “biblioteca matriz”En el año 297, un general se subleva en Alejandría, Diocleciano, la sitia y la toma por asalto.
Catapultas, balistas, onagros, barriadas enteras devoradas por incendios, al final, la biblioteca y el museo no eran más que escombros. Eruditos del museo tienen que recurrir a la docencia para mantener a sus familias.
Tras ese asalto cruento, los edificios de la biblioteca y el museo, jamás serán reconstruidos, gran parte del saber se ha perdido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:45 am

En esa misma época, Diocleciano comienza una campaña represiva contra el cristianismo, considerado movimiento religioso exaltado e intolerante. Todo eso culmina en una sucesión de seis emperadores rivales combatiendo entre sí por el poder supremo. Cuatro de ellos mueren y los supervivientes, Constantino y Magencio ponen fin a las persecuciones.
En el edicto de Milán en el año 313 crean el "Edicto de la tolerancia", a favor de los cristianos. Con él se impone pena capital sobre prácticas adivinatorias y sobre sacrificios a los Dioses.
Como es normal dos emperadores a la vez acabarán llevándose mal, empieza la guerra entre ellos. Luchan sin tregua, hasta que la mala suerte hace que el caballo de Magencio en medio del fragor de la batalla lo arroje al Tíber, donde se ahoga, claro.
“Habemus Constantino”.
El cristianismo es oficialmente la religión del estado.
Como anécdota hay que decir que el susodicho emperador, no se bautiza hasta el momento de su muerte, así que pongo muy en duda lo de la famosa cruz en llamas con el “In hoc signo vinces”, eso es para qué el más pintado se bautice allí mismo.
Nos deja tres preciosos niños, eso sí educados desde su más tierna infancia en la religión cristiana.
Lloran de gozo los jerarcas de la iglesia, ven la encarnación de tres personas distintas que se fusionan en una. Así, que deciden llamarlos en un arrebato de fervor,“La Santísima Trinidad”


Mosaico representando a Constantino I el Grande en Hagia Sofía, Estambul.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:48 am

Eso de estar partido uno en tres debe de ser bastante incómodo, como buenos hermanos de la época que les tocó vivir, se embarcan en guerra fratricida, haciendo honor a su apodo eclesiástico. ¡Angelitos.
Vence Constancio II, y suponemos, que sus hermanos muertos se transustanciantaron en él por la gracia de diós.
Luego llega una ráfaga de aire fresco, Juliano, mal llamado el apóstata (anda que no se me notan las simpatías), admirador de la cultura helena que tuvo que cambiar su manto de filósofo por la toga de un general, tolerante con todos los cultos, no tomó represalias con los cristianos. Eso sí, ya que les había dado por destruir templos, ordenó que los volvieran a construir, ya que enfervorecidos con la fe de su dios único, los habían destruido. Quiso crear una organización pagana. Apoyó las cátedras de filosofía en todos los rincones del imperio, realizando numerosas caridades.
Pero en el año 362 en combate con los persas, recibió un flechazo desde sus propias filas (¿a que a nadie se le ocurre de parte de quién o quienes pudo venir?).
Mi héroe siguió combatiendo valientemente y salió victorioso, pero su herida era mortal. Recibió la muerte con admirable entereza diciendo:
“Aquellos que son amados por los Dioses mueren pronto”.
Tenía 33 años.
Adiós Juliano, mal llamado el apóstata por aquellos fanáticos intolerantes (ya me estoy saliendo de tema otra vez).
Saltos de alegría, risas alborozo, entre los patriarcas de la iglesia y sus filas. ¡Castigo divino por pagano! ¡Como se alegran de su muerte!!
Hay que leer “Contra Galilaeos”para conocer los pensamientos de Juliano.
Por cierto el siguiente emperador, Joviano, cristiano él, se nos ahoga en su habitación con el humo de un brasero, ¿a este quién lo castiga?, ¿los dioses llamados paganos?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:51 am

Volvemos a Alejandría, vamos a un follón cristiano que empieza sobre el 319 con Arrio, un presbítero que había sido opositor del obispo Alejandro por el arzobispado alejandrino.
Como el espíritu santo era incomprensible y bastante aburrido, se empiezan a librar discusiones sobre las dos primeras personas de la trinidad.
Dicen los judíos:
-”No puede existir mas que un dios, por lo tanto, Jesús o es hombre, o es dios”.
Para los orientales, Jesús es la manifestación espiritual de dios, puesto que dios es un espíritu puro, y eso se entiende mediante la fe. Dicen los griegos:
"Dios existía antes que Jesús, ya que lo había engendrado, por lo tanto no puede ser más que la emanación de su persona".
Para su racionalismo era normal que dios se fuera de picos pardos con una mujer y tuviera un hijo, eso era algo normal y corriente dentro de su mitología.
Así que con todos estos argumentos, nuestro Arrio se ilumina y decide:
“Si el padre es posterior al hijo, su existencia tiene un origen, por lo tanto no puede ser igual a quien no tiene principio ni fin”
Del espíritu santo ni se acuerda, eso de ser paloma sirve para que no te tengan mucho en cuenta. Así que le encuentran utilidad adoptando forma de lengua de fuego.
Se entera Alejandro, HEREJÍA, y encima la peor de todas, el racionalismo. Total que como aún estaba Constantino, reúne a 300 obispos en Nicea y se pasan unos dos meses discutiendo. Que si Jesús se había engendrado a si mismo, que si la encarnación era un mito Jesús era mortal, que si los misterios estaban para ser aceptados y no para indagar en ellos, ¡¡la que había liado Arrio!!.
Total, que como no tienen salida, se inventan algo que como no lo entienden ni ellos queda muy bien "homuseion, consustancial", lo que viene a decir que el hijo cono es consustancial con el padre, es dios. Gana Alejandro claro.
Arrio, al exilio a Constantinopla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 8:55 am

Tenemos al secretario personal de Alejandro, Atanasio, cruzado de la cristiandad en un intento de enderezar su destino en estos tiempos heréticos. Cuando Constantino presionado, busca la readmisión de Arrio en el seno de la iglesia, Atanasio, amenaza darle muerte con sus propias manos, si regresa a Alejandría.
A mitad de camino entre la puerta Ostro y el canal marítimo está la actual biblioteca, el Serapeo, templo de Serapis, un dios híbrido Teodsurgido de Osiris y Apis con reminiscencias de Zeus creado por los Ptolomeos. Allí estaba la biblioteca filial, la última que quedaba después de la destrucción de la biblioteca matriz, los libros y pergaminos que pudieron salvarse de la destrucción, se encontraban en su interior.
En esos momentos,Teodosio es ya emperador de Roma, y se rodea de cristianos como él, tenemos al comandante de guarnición un godo a su servicio, que como buen defensor de la susodicha moral, encarcela a su copero por mantener relaciones homosexuales con un auriga. Esto ocurre en Tesalónica, donde quién más quien menos tiene su desliz homosexual, por lo tanto se indignan, y linchan al godo.
El buen Teodosio en su magnanimidad, hace ver que los perdona, e invita al pueblo a una carrera donde participa el auriga gay ya excarcelado.
El pueblo se vuelca al estadio, los guardias cierran la puerta y cargan sobre ellos. Total siete mil cadáveres, entre ellos mujeres y niños. El obispo de Milán ve su oportunidad,obliga a Teodosio a hacer un acto de contrición y a pronunciar la frase “Imperator enim intra ecclesiam non supra ecclesiam est”, o sea que a partir de ese día del 390, el emperador estará dentro de la iglesia, no por encima de ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 9:03 am

Vuelta a Alejandría nos encontramos a otro "angelito", el obispo Teófilo, este tiene a su vez, un adorable sobrinito llamado Cirilo a quién la iglesia posteriomente en su ingenua candidez nombrará "santo". San Cirilo, el cual opinaba que las ciencias naturales era blasfemas y heréticas ya que socavaban la autoridad de dios, y atacaban su divina majestad.
En la parte de los racionalista-paganos, tenemos a Olimpio, no muy conforme con la situación, ya que poco tiempo atrás los cristianos habían destruido el templo de Baco, y dentro de lo malo se lo había tomado con filosofía (por eso era filósofo).
Teófilo y Cirilo, convocan a su cruzada. Hay que destruir todo vestigio herético. Sus hordas, ponen sitio al Serapeo basando sus razones en que según decreto estaban prohibidos todo tipo de ritos paganos, y como estaban a punto de celebrarse las fiestas de Serapis la ley los respaldaba. El sitio duró cincuenta y seis días, gracias a que las quejas de Olimpio consiguieron llegar al emperador Teodosio.
Este les dice que si los refugiados en el Serapeo deponen sus armas y salen en paz, serán perdonados, pero han de convertirse a la religión verdadera, aunque el templo y todos los paganos de Alejandría, serán destruidos. Después de tantos días, los sitiados que ya se habían hecho a la idea de reunirse con sus dioses, respiraron aliviados y decidieron someterse a su destino.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Dom Dic 16, 2007 9:04 am

Teófilo, y su gente decidieron descargar su frustración contra la biblioteca, así que atacan las dependencias del museo. Para mayor gloria de dios, queman libros, instrumentos científicos, musicales, vamos, todo lo que pillan, hasta que descubren un cadáver en la sala de anatomía, preparado por un catedrático para practicar autopsias con sus alumnos.Aquí tienen la prueba de las prácticas impías de esa gente. ¡Osan profanar un cuerpo, que es imagen y semejanza de dios!! Todo acaba en la hoguera mientras rezan repetitivos padrenuestros .
Esto es lo que nos cuenta la historia muy resumido, sobre el sitio del Serapeo. En cuanto al origen del cristianismo en Alejandría, existe esta curiosa carta, que vale la pena leer.
Heineman en su libro”The Scriptores Hístoriae Augustae”, nos cita textualmente:
“……yo (Flavius Vospicus de Siracusa) citaré una de las cartas de Adriano (emperador romano), tomando las palabras de su liberto Phlegon, el cual revela por completo el carácter de los egipcios:
VIII. De Adriano Augustus para Servianus el cónsul, saludos. La tierra de Egipto, las excelencias de la cual me has relatado mi querido Serviano, he encontrado que es totalmente fácil de convencer, inestable, y soplada por cada aliento de rumor. Aquellos que adoran a Serapis son, de hecho, cristianos, y aquellos que se llaman a si mismos obispos de Cristo son, de hecho, devotos de Serapis. No hay ningún jefe en la sinagoga judía, ningún samaritano, ni presbítero cristiano, que no sea astrólogo, ni adivino, ni ungidor. Incluso el patriarca mismo, cuando viene a Egipto, es forzado por algunos para que adore a Serapis, por otros para adorar a Cristo. Son los compañeros de conspiradores, muchos engañadores, la mayoría dados a la injuria; pero su ciudad es próspera, rica, fructífera, y en ella no hay vagabundos.
Shocked Shocked Shocked
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría   Mar Dic 18, 2007 10:15 am

Sobre ese montón de cadáveres que descubrió el arqueólogo G. Botti, el emperador bizantino Arcadio mandó erigir la Columna Teodosiana o Arcadia, para conmemorar el "Triunfo del Cristianismo". Esta columna monolítica, de treinta metros, provenía de algún templo alejandrino cercano al Serapeum y fue llamada la "Columna de Pompeyo" por los cruzados, milagro de equilibrio del fuste más alto y bello de la antigüedad, de granito pulido, mantenido como por magia sobre exigua base. Su erección tras la destrucción del Serapeum marca con su enigmática presencia el silencio de los paganos muertos, pero también su postrer triunfo.
Más tarde, durante el siglo VI, Alejandría fue presa de violentas luchas civiles entre cristianos monofisitas y melquitas, la emperatriz bizantina Teodora, esposa de Justiniano (527-567), incendió la ciudad por esta causa. Para remate, los persas destruyeron completamente lo que quedaba de Alejandría en el 619.

Columna Teodosiana conocida como columna de Pompeyo.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia   Jue Feb 14, 2008 2:17 am

No voy a extenderme en su biografía, ya que poco ha quedado escrito sobre ella, poco sabemos sobre su vida, solo podemos estar seguros de su muerte. Prefiero, después de un pequeño resumen sobre sobre esa gran mujer, extenderme hacia los problemas políticos religiosos de la Alejandría de la época y a los pocos escritos que han quedado sobre su persona.
El primer gran pensador que pereció a causa de sus ideas no fue Giordano Bruno, sino Hipatia de Alejandría.
Este pequeño resumen lo he rescatado del desaparecido foro, donde lo escribí hace un tiempo.
Hipatia de Alejandría. ¡Que gran mujer fuera de su época!
Nacida a mediados del SIV. Hija del matemático y astrónomo Teón de Alejandría.
Cuenta una leyenda sobre ella, que fue instruida desde niña en cuerpo, mente y espíritu por su padre, a fin de asegurarle un cuerpo saludable y una mente cultivada.
El caso es que enseñó Matemática, Filosofía y Mecánica. Estudiantes de la época acudían a Alejandría para asistir a sus clases.
Existe información sobre sus conocimientos en la correspondencia que mantuvo con uno de sus alumnos, Sinesio de Cirene, obispo de Tolemaida.
Diseñó varios instrumentos científicos, entre ellos el astrolabio plano, un aparato para la destilación del agua, un hidrómetro graduado de latón para determinar la gravedad específica de los líquidos...........
Cuentan de ella, que acudía a diario a su trabajo en la biblioteca en su carruaje, coronada de laureles.
Otro de sus alumnos, Hesiquio el hebreo escribió:
"Vestida con el manto de los filósofos, abriéndose paso en medio de la ciudad, explicaba públicamente los escritos de Platón, o de Aristóteles, o de cualquier filósofo, a todos los que la quisieran escuchar. Los magistrados solían consultarla en primer lugar para su administración en los asuntos de la ciudad"
Parece que su devoción por el racionalismo, fue la causa de su persecución a manos de Cirilo, patriarca de Alejandría, opresor de los filósofos y científicos a quienes consideraba "herejes"
En marzo del 415, Hipatia fue brutalmente asesinada por los monjes Nitrianos que eran una secta de seguidores fanáticos de Cirilo. Según otro relato de Sócrates Escolástico, Hipatia fue asesinada por una muchedumbre alejandrina bajo el liderazgo de Pedro el Lector.
Lo que definitivamente parece indiscutible, es que fue asesinada por cristianos que se sentían amenazados por su erudición, sabiduría y la profundidad de sus conocimientos científicos.
Sócrates Escolástico describe:
"La arrancaron de su carruaje, la dejaron totalmente desnuda, le tasajearon la piel y las carnes con ostrakas afiladas, hasta que el aliento dejó su cuerpo"



En la versión de Juan Nikiu nos encontramos también con una multitud dirigida oir Pedro que ejecuta el crimen un día de marzo del año 415, en el décimo consulado de Honorio y el sexto de Teodosio, durante la cuaresma.
Hipatia regresa a su casa después de su acostumbrado paseo por la ciudad. La plebe la saca del carruaje y la arrastra hasta la iglesia del Cesarión, un antiguo templo de culto al emperador. Una vez allí, le arrancan la ropa y la asesinan con fragmentos de cerámica (ostrakois aneilon), y luego llevan su cuerpo fuera de la ciudad, a un lugar llamado Cinaron, para quemarlo sobre una pira.


Última edición por el Jue Feb 14, 2008 9:19 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia   Jue Feb 14, 2008 2:18 am

Vamos a saltarnos los orígenes de la ciudad de Alejandría y su historia, hasta un tiempo más cercano a Hipatia a fin de comprender un poco su entorno, centrándonos en su política donde los emperadores romanos, la cristianización y el último reducto del saber, su biblioteca, constituyeron el caldo de cultivo donde se gestó Hipatia.
En el año 215, visita el emperador Caracalla la ciudad. Este personaje, que resultó ser extravagante, vanidoso y caprichoso, se compara con Aquiles y Alejandro ¡No es para menos! el pueblo se burla de él. ¡A quién se le ocurre compararse a unos semidioses! Resentido por ser blanco de burlas, convoca a los jóvenes alejandrinos en el interior del patio del templo de Serapis y ordena su matanza, que él contempla impasible desde lo alto.Encima se considera magnánimo, ya qué no se ensaña con los que logran escapar.
En el año 270, Zenobia reina de Palmira toma Alejandría. Sus tropas saquean la biblioteca.
Llega Aureliano (emperador) en su defensa. “Libera” la ciudad, pero la peor parte se la lleva la zona de El Bruquio, que es donde se encontraba la llamada “biblioteca matriz”En el año 297, un general se subleva en Alejandría, Diocleciano, la sitia y la toma por asalto.
Catapultas, balistas, onagros, barriadas enteras devoradas por incendios, al final, la biblioteca y el museo no eran más que escombros. Eruditos del museo tienen que recurrir a la docencia para mantener a sus familias.
Tras ese asalto cruento, los edificios de la biblioteca y el museo, jamás serán reconstruidos, gran parte del saber se ha perdido.

En esa misma época, Diocleciano comienza una campaña represiva contra el cristianismo, considerado movimiento religioso exaltado e intolerante. Todo eso culmina en una sucesión de seis emperadores rivales combatiendo entre sí por el poder supremo.Cuatro de ellos mueren y los supervivientes, Constantino y Magencio ponen fin a las persecuciones.
En el edicto de Milán en el año 313 crean el "Edicto de la tolerancia", a favor de los cristianos. Con él se impone pena capital sobre prácticas adivinatorias y sobre sacrificios a los Dioses.
Como es normal dos emperadores a la vez acabarán llevándose mal, empieza la guerra entre ellos. Luchan sin tregua, hasta que la mala suerte hace que el caballo de Magencio en medio del fragor de la batalla lo arroje al Tíber, donde se ahoga, claro.
“Habemus Constantino”.
El cristianismo es oficialmente la religión del estado.
Como anécdota hay que decir que el susodicho emperador, no se bautiza hasta el momento de su muerte, así que pongo muy en duda lo de la famosa cruz en llamas con el “In hoc signo vinces”, eso es para qué el más pintado se bautice allí mismo.
Nos deja tres preciosos niños, eso sí educados desde su más tierna infancia en la religión cristiana.
Lloran de gozo los jerarcas de la iglesia, ven la encarnación de tres personas distintas que se fusionan en una. Así, que deciden llamarlos en un arrebato de fervor,“La Santísima Trinidad”

Eso de estar partido uno en tres debe de ser bastante incómodo, como buenos hermanos de la época que les tocó vivir, se embarcan en guerra fratricida, haciendo honor a su apodo eclesiástico. ¡Angelitos.
Vence Constancio II, y suponemos, que sus hermanos muertos se transustanciantaron en él por la gracia de diós.
Luego llega una ráfaga de aire fresco, Juliano, mal llamado el apóstata (anda que no se me notan las simpatías), admirador de la cultura helena que tuvo que cambiar su manto de filósofo por la toga de un general, tolerante con todos los cultos, no tomó represalias con los cristianos. Eso sí, ya que les había dado por destruir templos, ordenó que los volvieran a construir, ya que enfervorecidos con la fe de su dios único, los habían destruido. Quiso crear una organización pagana. Apoyó las cátedras de filosofía en todos los rincones del imperio, realizando numerosas caridades.
Pero en el año 362 en combate con los persas, recibió un flechazo desde sus propias filas (¿a que a nadie se le ocurre de parte de quién o quienes pudo venir?).
Mi héroe siguió combatiendo valientemente y salió victorioso, pero su herida era mortal. Recibió la muerte con admirable entereza diciendo “Aquellos que son amados por los Dioses mueren pronto”. Tenía 33 años.
Adiós Juliano, mal llamado el apóstata por aquellos fanáticos intolerantes (ya me estoy saliendo de tema otra vez)
Saltos de alegría, risas alborozo, entre los patriarcas de la iglesia y sus filas. ¡Castigo divino por pagano! ¡Como se alegran de su muerte!!
Hay que leer “Contra Galilaeos”para conocer los pensamientos de Juliano.
Por cierto el siguiente emperador, Joviano, cristiano él, se nos ahoga en su habitación con el humo de un brasero, ¿a este quién lo castiga?, ¿los dioses llamados paganos?


Última edición por el Jue Feb 14, 2008 9:23 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia   Jue Feb 14, 2008 2:19 am

Volvemos a Alejandría, vamos a un follón cristiano que empieza sobre el 319 con Arrio, un presbítero que había sido opositor del obispo Alejandro por el arzobispado alejandrino.
Como el espíritu santo era incomprensible y bastante aburrido, se empiezan a librar discusiones sobre las dos primeras personas de la trinidad.
Dicen los judíos,”no puede existir mas que un dios, por lo tanto, Jesús o es hombre, o es dios”.Para los orientales, Jesús es la manifestación espiritual de dios, puesto que dios es un espíritu puro, y eso se entiende mediante la fe. Dicen los griegos, "dios existía antes que Jesús, ya que lo había engendrado, por lo tanto no puede ser más que la emanación de su persona". Para su racionalismo era normal que dios se fuera de picos pardos con una mujer y tuviera un hijo, eso era algo normal y corriente dentro de su mitología.
Así que con todos estos argumentos, nuestro Arrio se ilumina y decide.
“Si el padre es posterior al hijo, su existencia tiene un origen, por lo tanto no puede ser igual a quien no tiene principio ni fin”
Del espíritu santo ni se acuerda, eso de ser paloma sirve para que no te tengan mucho en cuenta. Así que le encuentran utilidad adoptando forma de lengua de fuego.
Se entera Alejandro, HEREJÍA, y encima la peor de todas, el racionalismo. Total que como aún estaba Constantino, reúne a 300 obispos en Nicea y se pasan unos dos meses discutiendo. Que si Jesús se había engendrado a si mismo, que si la encarnación era un mito Jesús era mortal, que si los misterios estaban para ser aceptados y no para indagar en ellos, ¡¡la que había liado Arrio!!.
Total, que como no tienen salida, se inventan algo que como no lo entienden ni ellos queda muy bien "homuseion, consustancial", lo que viene a decir que el hijo cono es consustancial con el padre, es dios .Gana Alejandro claro.
Arrio, al exilio a Constantinopla

Tenemos al secretario personal de Alejandro, Atanasio, cruzado de la cristiandad en un intento de enderezar su destino en estos tiempos heréticos. Cuando Constantino presionado, busca la readmisión de Arrio en el seno de la iglesia, Atanasio, amenaza darle muerte con sus propias manos, si regresa a Alejandría.
A mitad de camino entre la puerta Ostro y el canal marítimo está la actual biblioteca, el Serapeo, templo de Serapis, un dios híbrido surgido de Osiris y Apis con reminiscencias de Zeus creado por los Ptolomeos. Allí estaba la biblioteca filial, la última que quedaba después de la destrucción de la biblioteca matriz, los libros y pergaminos que pudieron salvarse de la destrucción, se encontraban en su interior.
En esos momentos,Teodosio es ya emperador de Roma, y se rodea de cristianos como él, tenemos al comandante de guarnición un godo a su servicio, que como buen defensor de la susodicha moral, encarcela a su copero por mantener relaciones homosexuales con un auriga. Esto ocurre en Tesalónica, donde quién más quien menos tiene su desliz homosexual, por lo tanto se indignan, y linchan al godo.
El buen Teodosio en su magnanimidad, hace ver que los perdona, e invita al pueblo a una carrera donde participa el auriga gay ya excarcelado.
El pueblo se vuelca al estadio, los guardias cierran la puerta y cargan sobre ellos. Total siete mil cadáveres, entre ellos mujeres y niños. El obispo de Milán ve su oportunidad,obliga a Teodosio ha hacer un acto de contrición y a pronunciar la frase “Imperator enim intra ecclesiam non supra ecclesiam est”, o sea que a partir de ese día del 390, el emperador estará dentro de la iglesia, por encima de ella.


Última edición por el Jue Feb 14, 2008 9:27 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia   Jue Feb 14, 2008 2:21 am

VOLVEMOS A LA CIUDAD

Vuelta a Alejandría nos encontramos a otro "angelito", el obispo Teófilo, este tiene a su vez, un adorable sobrinito llamado Cirilo a quién la iglesia posteriomente en su ingenua candidez nombrará "santo". San Cirilo, opinaba que las ciencias naturales era blasfemas y heréticas ya que socavaban la autoridad de dios, y atacaban su divina majestad.
En la parte de los racionalista-paganos, tenemos a Olimpio, no muy conforme con la situación, ya que poco tiempo atrás los cristianos habían destruido el templo de Baco, y dentro de lo malo se lo había tomado con filosofía (por eso era filósofo).
Teófilo y Cirilo, convocan a su cruzada. Hay que destruir todo vestigio herético. Sus hordas, ponen sitio al Serapeo basando sus razones en que según decreto estaban prohibidos todo tipo de ritos paganos, y como estaban a punto de celebrarse las fiestas de Serapis la ley los respaldaba. El sitio duró cincuenta y seis días, gracias a que las quejas de Olimpio consiguieron llegar al emperador Teodosio.
Este les dice que si los refugiados en el Serapeo deponen sus armas y salen en paz, serán perdonados, pero han de convertirse a la religión verdadera, aunque el templo y todos los paganos de Alejandría, serán destruidos. Después de tantos días, los sitiados que ya se habían hecho a la idea de reunirse con sus dioses, respiraron aliviados y decidieron someterse a su destino.
Teófilo, y su gente decidieron descargar su frustración contra la biblioteca, así que atacan las dependencias del museo. Para mayor gloria de dios, queman libros, instrumentos científicos, musicales, vamos, todo lo que pillan, hasta que descubren un cadáver en la sala de anatomía, preparado por un catedrático para practicar autopsias con sus alumnos.Aquí tienen la prueba de las prácticas impías de esa gente. ¡Osan profanar un cuerpo, que es imagen y semejanza de dios!! Todo acaba en la hoguera mientras rezan repetitivos padrenuestros .
Esto es lo que nos cuenta la historia muy resumido, sobre el sitio del Serapeo. En cuanto al origen del cristianismo en Alejandría, existe esta curiosa carta, que vale la pena leer.
Heineman en su libro”The Scriptores Hístoriae Augustae”, nos cita textualmente.
“……yo (Flavius Vospicus de Siracusa) citaré una de las cartas de Adriano (emperador romano), tomando las palabras de su liberto Phlegon, el cual revela por completo el carácter de los egipcios:
VIII. De Adriano Augustus para Servianus el cónsul, saludos. La tierra de Egipto, las excelencias de la cual me has relatado mi querido Serviano, he encontrado que es totalmente fácil de convencer, inestable, y soplada por cada aliento de rumor. Aquellos que adoran a Serapis son, de hecho, cristianos, y aquellos que se llaman a si mismos obispos de Cristo son, de hecho, devotos de Serapis. No hay ningún jefe en la sinagoga judía, ningún samaritano, ni presbítero cristiano, que no sea astrólogo, ni adivino, ni ungidor. Incluso el patriarca mismo, cuando viene a Egipto, es forzado por algunos para que adore a Serapis, por otros para adorar a Cristo. Son los compañeros de conspiradores, muchos engañadores, la mayoría dados a la injuria; pero su ciudad es próspera, rica, fructífera, y en ella no hay vagabundos.


Última edición por el Jue Feb 14, 2008 9:30 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia   Jue Feb 14, 2008 2:22 am

Como hemos dicho anteriormente, poca, muy poca documentación ha sobrevivido sobre la vida de Hipatia, por lo tanto las cartas de su alumno Sinesio de Cirene, obispo de la diócesis de Tolemaida, son un pequeño tesoro de información sobre ella.
Sinesio, era cristiano, Hipátia como filósofa neoplatónica, poco debía de imprtarle la religión profesada por sus alumnos, tenemos constancia de que sus alumnos eran de diversas creencias. También sabemos que le gustaba la mecánica ya que fue ella quien le enseñó le enseñó a Sinesio a construir instrumentos científicos.
Años más tarde este buen señor le escribió una carta diciéndole con orgullo, que con los conocimientos adquiridos en sus clases, había creado un nuevo tipo de catapulta. Gracias al artilugio se decidido la suerte de una batalla, descabezando a un obispo rebelde en Tracia.
No creo que a Hipatia le sentara muy bien el aprovechamiento de este señor de sus clases de mecánica. También lideró un movimiento antigermano, donde sus hombres masacraron a unos ocho mil visigodos por arrianos. Ella dejó de contestar a sus cartas.
Maria Dzielsska, catedrática de historia romana en la universidad de Cracovia, opina que Sinesio murió de pena al no recibir contestación a sus cartas. Sinceramente, leyendo sus palabras y contrastando sus hechos, no lo veo tan sensible. En sus sermones consta “Feliz aquel que descargue en ellos su venganza; feliz quien pueda apoderarse de sus hijos y estrelle sus cabezas contra las piedras”, vamos para encima alabarle las gracias, no me extraña que no quisiera saber nada de él, menuda joya.

Nunca se volvió a reconstruir la segunda Biblioteca de Alejandría tras aquel desastre que sepultó en el interior del templo de Serapis a cientos de paganos, quedando mezclados sus restos con las columnas quebradas. Los arqueólogos no han encontrado allí ningún vestigio ni bizantino ni islámico. Cuando volvía a su Iberia natal, Orosio vio entristecido en el 416, a su paso por Alejandría, las ruinas de los templos con "sus armarios vacíos de libros", añadiendo en su "Historia" que "fueron saqueados por hombres de nuestro tiempo". En antiguos palacios, resucitaron y sobrevivieron todavía las escuelas paganas hasta el 529, cuando Justiniano las mandó cerrar, destruyendo así el último legado del patrimonio antiguo. Pero tras el 391, la colina de Rhakotis quedó como un lugar maldito, embrujado por las almas de las víctimas insepultas o amontonadas en fosas, alrededor de los escombros de la Columna del Sol. Este espectáculo dantesco fue presenciado por los asombrados ojos de los arqueólogos del siglo pasado, que excavaron las terrazas del santuario entre los fragmentos de columnas y paramentos, rotos con encarnizamiento. Sus testimonios científicos, cuidadosamente silenciados, como si de un tabú se tratara, revelan sin lugar a dudas que aquel lúgubre y terrible lugar fue el final indigno de la milenaria cultura griega y faraónica.
Sobre ese montón de cadáveres que descubrió el arqueólogo G. Botti, el emperador bizantino Arcadio mandó erigir la Columna Teodosiana o Arcadia, para conmemorar el "Triunfo del Cristianismo". Esta columna monolítica, de treinta metros, provenía de algún templo alejandrino cercano al Serapeum y fue llamada la "Columna de Pompeyo" por los cruzados, milagro de equilibrio del fuste más alto y bello de la antigüedad, de granito pulido, mantenido como por magia sobre exigua base. Su erección tras la destrucción del Serapeum marca con su enigmática presencia el silencio de los paganos muertos, pero también su postrer triunfo.
Más tarde, durante el siglo VI, Alejandría fue presa de violentas luchas civiles entre cristianos monofisitas y melquitas, la emperatriz bizantina Teodora, esposa de Justiniano (527-567), incendió la ciudad por esta causa. Para remate, los persas destruyeron completamente lo que quedaba de Alejandría en el 619.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia textos   Jue Feb 14, 2008 2:23 am

Damascio, Vida de Isidoro.

Hipatia, hija del geómetra y filósofo Teón de Alejandría, fue ella misma una conocida filósofa. Fue la esposa del filósofo Isidoro y alcanzó la madurez bajo el emperador Arcadio. Autora del comentario de Diofanto, también escribió un trabajo titulado El canon astronómico y un comentario a Las cónicas de Apolonio. Fue despedazada por los alejandrinos y su cuerpo fue ultrajado y dispersado por toda la ciudad. La causa de esto fue su destacada sabiduría, especialmente en astronomía. Hay quienes dicen que Cirilo fue responsable de esta atrocidad; otros culpan a la innata ferocidad y a las tendencias violentas de los alejandrinos porque pactaron con algunos de sus obispos del mismo modo por ejemplo que Jorge y Proterio.
Hipatia se crió y se educó en Alejandría. Como ella superó en inteligencia a su padre y no estaba satisfecha con la instrucción en cuestiones matemáticas; también se dedicó diligentemente a todas las cuestiones de filosofía.
Acostumbraba a ponerse su manto de filósofa y pasear por medio de la ciudad interpretando públicamente a Platón, a Aristóteles, y las obras de otros filósofos para quienes deseaban escucharla. Además de su habilidad en la enseñanza, destacaba en el pináculo de la virtud. Era justa y casta y permaneció siempre virgen. Era tan bella y bien constituida que uno de sus discípulos se enamoró de ella y al ser incapaz de controlarse a si mismo le mostró un signo de su encantamiento.
Hipatia intentó sin conseguirlo, calmarle mediante la música. La verdad es que la historia acerca de la música no es correcta. En realidad, ella cogió paños que había manchado durante su menstruación y se los mostró como signo de la suciedad de su menstruación y dijo:"Esto es lo que amas, joven, y esto no es bello". Él se sintió tan avergonzado y asustado ante la horrible visión que experimentó un cambio en su corazón y se convirtió rápidamente en un hombre mejor. Así era Hipatia, tanto inteligente y elocuente en el discurso como prudente y cortés en sus actuaciones. La ciudad entera la quería sin lugar a dudas y le tenía gran veneración, pero los gobernantes de la ciudad la envidiaron desde el principio, algo que frecuentemente ocurría en Atenas también. Pues si la filósofa había perecido, sin embargo, su nombre aún parecía venerable y magnífico a los hombres que ejercían de líderes en el estado. Ocurrió un día que Cirilo, obispo del grupo opuesto (el cristianismo) pasaba por delante de la casa de Hipatia y vio una gran multitud de gente y de caballos a su puerta. Algunos estaban llegando, otros marchando y otros por allí alrededor. Cuando él preguntó por qué estaba una multitud allí y para qué todo ese jaleo, le dijeron que era la casa de la filósofa Hipatia y que ella estaba saludándoles. Cuando Cirilo oyó esto le entró tal ataque de envidia que inmediatamente empezó a conspirar su asesinato y la forma más atroz de asesinato. Cuando Hipatia salió de su casa, tal y como tenía costumbre, una multitud de hombres mercenarios y feroces que no temía castigo divino ni venganza humana matan a la filósofa, así cometieron un monstruoso y atroz acto contra su patria. El emperador estaba irritado y la habría vengado si Adesio no hubiese sido sobornado. El emperador asumió el castigo y la familia pagó el precio por su descendiente. El recuerdo de estos sucesos todavía permanece vivo entre los Alejandrinos".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia textos   Jue Feb 14, 2008 2:23 am

Juan, Obispo de Nikiu: Crónica 84. 87-103

"Por aquella época apareció en Alejandría una mujer filósofa, una pagana llamada Hipatia que se dedicaba como nunca se había visto a la magia, los astrolabios y los instrumentos de música y ella entretenía a mucha gente a través de sus argucias satánicas. El gobernador de la ciudad la honró en gran medida debido a que ella le había sobornado a través de su magia. Él cesó de acudir a la iglesia como era su costumbre. Pero él se puso en una situación peligrosa. Y no solo eso, sinó que él mismo llevó a algunos creyentes hacia ella y él mismo recibió a no creyentes en su casa y un día cuando ellos estaban divirtiéndose con una exhibición teatral de danza, el gobernador de la ciudad publicó un edicto sobre las exhibiciones públicas en Alejandría: y todos los habitantes de la ciudad se habían congregado allí ( en el teatro). Ahora Cirilo, que había sido nombrado patriarca después de Teófilo, estaba ansioso de tener información exacta de este edicto. Había un hombre llamado Hierax, un cristiano cuya perspicacia e inteligencia usaba para mofarse de los paganos, era un incondicional del ilustre padre el patriarca y obediente a sus admoniciones. También estaba versado en la fe cristiana. Este hombre fue al teatro para saber la naturaleza del edicto. Pero cuando los judíos lo vieron en el teatro empezaron a gritar y a decir: "Este hombre no ha venido con ningún buen propósito, solamente para provocar un alboroto". Y el prefecto Orestes estaba disgustado con los niños de la iglesia sagrada, y Hierax fue detenido y sometido a castigo público en el teatro, a pesar que él no tenía culpa alguna. Y Cirilo se encolerizó con el gobernador de la ciudad por lo que estaba haciendo y además por su ejecución de un ilustre monje del convento de Pernoj llamado Amonio y también otros monjes y cuando el magistrado de la ciudad leyó esto, el comunicó a los judíos lo siguiente: "Detened vuestras hostilidades contra los cristianos". Pero ellos no atendieron a lo que estaban oyendo, sino que se envalentonaron en apoyo del prefecto que estaba con ellos, y así insultaron insistentemente y planearon una masacre por medio de un traicionero complot. Se colocaron al lado de ellos de noche en todas las calles de la ciudad algunos hombres, mientras otros gritaban y decían: "La iglesia Atanasio está quemando: acudid en su auxilio todos los cristianos". Y los cristianos al oír los gritos acudieron no dándose cuenta en absoluto de la emboscada de los judíos. Y cuando los cristianos avanzaron, los judíos aparecieron y los masacraron con saña y se derramó la sangre de muchos inocentes. Por la mañana cuando los cristianos supervivientes se enteraron de la horrible acción de los judíos, ellos mismos se dirigieron al patriarca. Y los cristianos se agruparon y se dirigieron furiosos a las sinagogas de los judíos y tomaron posesión de ellas y las purificaron convirtiéndolas en iglesias. A una de ellas la llamaron San Jorge. Y los judíos asesinos fueron expulsados de la ciudad, confiscadas sus posesiones, perseguidos y despojados de todo, y Orestes el prefecto, fue incapáz de proporcionarles ayuda. Y después de esouna multitud de creyentes en dios apareció bajo la dirección del magistrado Pedro -ahora este Pedro es un perfecto creyente en Cristo Jesús -y ellos buscaron a la mujer pagana que había entretenido a la gente de la ciudad y al prefecto con sus encantamientos. Cuando supieron el lugar donde ella estaba, la siguieron y la encontraron en una silla y bajándola de ella, la arrastraron hasta la iglesia de Cesarión. Esto ocurría en días de ayuno. Ellos rasgaron sus vestiduras y la arrastraron por las calles hasta que murió. Luego la llevaron a un lugar llamado Cenarion y quemaron su cuerpo. Toda la gente rodeó al patriarca Cirilo y lo llamaron "el nuevo Teófilo", porque había destruído los últimos restos de idolatría de la ciudad".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia textos   Jue Feb 14, 2008 2:24 am

Sócrates Escolástico; Historia Eclesiástica, 7.13[i]

"Había una mujer en Alejandría llamada Hipatia, hija del filósofo Teón que tuvo tales logros en literatura y ciencia como para sobrepasar a los filósofos de su tiempo. Siguiendo la escuela de Platón y de Plotino, ella explicaba los principios de la filosofía a sus oyentes, algunos de los cuales venían de lejos para oir sus lecciones. Debido a su autocontrol y distinción que había adquirido como a partir del cultivo de su mente, ella aparecía en público en presencia de magistrados. Ella no se avergonzaba de acudir a una asamblea de hombres. Todos los hombres tenían gran admiración por ella debido a su extraordinaria dignidad y virtud. Cayó víctima de la envidia política que dominaba en aquellos tiempos. Dado que ella se había entrevistado con frecuencia con Orestes, fue acusada calumniosamente entre los cristianos de que esto era lo que impedía que Orestes se reconciliase con el obispo.
Algunos de ellos, cuyo cabecilla era un maestro llamado Pedro, corrieron a toda prisa empujados por un ardor salvaje y fanático, la asaltaron cuando ella volvía a casa, la sacaron de su carro, y la llevaron a la iglesia llamada de Cesarión, donde la desnudaron completamente y la mataron con escombros de tejas. Después de descuartizar su cuerpo llevaron sus trozos al Cenarión y allí los quemaron. Este asunto constituyó un gran oprobio, no solo bajo Cirilo, sino bajo el conjunto de la iglesia alejandrina.
seguramente nada puede estar más lejos del espíritu de la cristiandad que el consentimiento de masacres, luchas y asuntos de esta clase. Esto ocurrió en el mes de marzo, durante la cuaresma, en el cuarto año del episcopado de Cirilo, bajo el décimo consulado de Honorio, y el sexto de Teodosio".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia textos   Jue Feb 14, 2008 2:25 am

Carta 136 donde Sinesio le escribe a su hermano sus impresiones de la filosofía en Atenas y compara esta con la de Alejandría donde la autoridad es Hipatia.

"El hecho que estoy escribiendo "desde Anagirunte". y he estado en Efesto, Tría, Cefisia y Falero. ¿Y que parezca de mala suerte el malvado patrón del buque que me trajo hasta aquí. Que la Atenas de hoy no tiene nada de venerable más que los nombres de sus famosos lugares. Lo mismo que "después de consumirse la víctima" queda la piel como vestigio del ser vivo de antaño, de idéntica manera, después de haber emigrado de aquí la sabiduría, lo que queda a los visitantes es admirar la Academia, el Liceo y, "por Zeus", el pórtico pintado[...]
Sin duda, hoy en día, en nuestro tiempo, es Egipto el que ha acogido y hace germinar la sabiduría de Hipatia. Atenas, por su parte, la ciudad que antaño era hogar de sabios, en la actualidad sólo merece la admiración de los apicultores. Y de ahí, entonces, que esa pareja de plutarqueos, que congregan a los jóvenes en los teatros no gracias a la fama de su elocuencia, sino a los tarros de miel del Himeteo".
_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia textos   Jue Feb 14, 2008 2:26 am

Las incertidumbres con respecto a la vida de Hipatia comienzan a la hora de situar el año de su nacimiento. Se barajan tres fechas, en torno al 355, entre el 370 y el 375, y hacia el 390.
La primera fecha es admitida como la más pausible por la catedrática de historia romana antigua en la Universidad Jagelónica de Cracovia, Dzielska, autora de un estudio sobre Hipatia, el cual no acaba de convencerme ya que no se basa en un punto de vista neutral, Maria Dzielska, da su opinión como devota y fervorosa cristiana polaca. En un principio y sobre la fecha de nacimiento de Hipatia, se basa en los argumentos del autor bizantino del siglo VI John Malalas, el cual describía a Hipatia como una palará(mujer mayor). Otros argumentos adicionales para situar esta fecha son las cartas que su discípulo Sinesio le escribe. Este discípulo estudió con Hipatia en la década del 390, aunque tampoco tengamos certeza del nacimiento de Sinesio, se le calculan unos 20 años en la época de sus estudios con Hipatia. Debido al tono reverencial que usa para tratarla, dificilmente puede creerse que son dos jóvenes de la misma edad en caso de admitir que Hipatia hubiera nacido entre el 370-375. Así en la Carta 136, dirigida a su hermano (anterior post), escrita en torno al 400, Sinesio afirma que en Egipto es donde se puede encontrar la verdadera filosofía gracias a la semilla de Hipatia. Si Hipatia solo hubiese contado con unos 25 años en ese momento, difícilmente hubiera estado asentada su figura como maestra.

Hipatia, ilustración de Kingsley


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: Alejandría, Hipatia textos   Dom Mar 09, 2008 9:07 am

Otro de los aspectos de la vida de Hipatia que han llegado hasta nosotros, son su belleza y virginidad, dato importante de una mujer que se ha considerado como un símbolo entre los conflictos entre cristianos y paganos, ya que su virginidad la conectaría con un emergente ideal de mujer cristiana, que paradójicamente sería asesinada por cristianos.
Sobre el ascetismo sexual de Hipatia, nos encontramos con un "hecho" relatado por Damascio.

Narración de Toland, donde expone su visión a la anécdota de Damascio:

"Uno de sus discípulos se enamoró de ella, ella procuraba curarle de su pasión mediante los preceptos de la filosofía (....). El enamorado insistía con vehemencia.....hasta que ella estaba indispuesta: ella cogió un paño higiénico del que había hecho uso en aquella ocasión y tirándoselo a la cara dijo: "Esto es lo que tu amas joven tonto, y no algo que es bello".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maat

avatar

Cantidad de envíos : 13274
Fecha de inscripción : 17/06/2007

MensajeTema: Alejandría, su biblioteca, Hipatia, y el cristianismo.   Dom Ago 16, 2009 1:15 am



video sobre Hipatia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Circe

avatar

Cantidad de envíos : 4506
Fecha de inscripción : 10/06/2007

MensajeTema: http://egiptomaniacos.top-forum.net/templos-monumentos-piram   Lun Ago 17, 2009 2:24 am

Parece que Hipatia va a estar de moda Crying or Very sad, y no me gusta para nada xD, ya empezamos con este corto, ni se sabe el año de su nacimiento ni la despedazaron con conchas marinas ¡¡¡que rebuscados xD!! ¿ningún guionista sabe lo que es un ostraca?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Alejandría, su biblioteca, Hipatia, y el cristianismo.   

Volver arriba Ir abajo
 
Alejandría, su biblioteca, Hipatia, y el cristianismo.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Alejandría, su biblioteca, Hipatia, y el cristianismo.
» Hipatia de Alejandría
» La Biblioteca de Alejandría era dirigida por LOS GNÓSTICOS
» El viaje de Hipatia y Maya
» Ciudad de leyenda: Alejandría

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
egiptomaníacos2007 :: 

HISTORIA DEL EGIPTO FARAÓNICO

 :: Templos, monumentos, pirámides , mastabas y tumbas
-
Cambiar a: